Ya somos sanos

Por Ana Maria GT
Enero 11, 2011

Sabes cuales son tres de las razones principales por las que Jesús siendo Dios vino a la tierra tomando forma de hombre? El, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a que aferrarse, sino que se despojó de si mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres, para venir a cumplir la voluntad del Padre y no su propia voluntad. El sabía exactamente cual era su misión aquí en la tierra.

Y hoy trataremos el tema de la sanidad física, aunque la emocional y espiritual son mucho mas importantes. Hay muchas personas que se creen una mentira y dicen: “Es que es la voluntad de Dios que yo este asi, enferma y con dolor.” Esto es totalmente contrario a la voluntad del Padre. Que le decía Jesús a la multitud cuando estuvo aquí en la tierra?

“Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.” (Juan 6:38)

Y que se la pasó haciendo Jesus en su ministerio? Podemos leer en los cuatro Evangelios como estuvo sanando a los enfermos. La Biblia dice que Jesus sanaba a todos los que venían a sus pies. Y si Jesús no estaba haciendo su propia voluntad, sino la del Padre, y sanaba a todos los enfermos que venían a sus pies, es porque esa también era la voluntad del Padre. Jesus no sanó a TODOS los enfermos, sino a los que VENIAN a sus pies, reconociendo quién es EL. Reconociendo que tiene todo el poder para sanar, y llegando a sus pies, de rodillas, de una forma humilde.

La voluntad de Dios para Jesús era que EL tomara nuestro lugar en la cruz, porque la paga de pecado es muerte (nosotros merecíamos la cruz), y no habemos ni uno justo, en cuanto a que todos hemos pecado. Pero la dádiva de Dios es vida eterna en su Hijo Jesucristo, los que recibimos el regalo de Salvación en El.
La Voluntad de Dios para todos nosotros también es muy clara:

“Porque esta es la voluntad de mi Padre: que todo aquel que ve al Hijo y cree en El, tenga vida eterna, y yo mismo lo resucitaré en el día final.” (Juan 6:40)

La voluntad de Dios para nosotros es que VEAMOS y CREAMOS en su Hijo Jesucristo. Si nosotros le creemos a Jesús, estamos haciendo la voluntad del Padre, y Dios nos dice que por la FE en Jesucristo, por creer en El, pasamos a ser hijos de Dios. Todos somos creación o creaturas de Dios, pero solamente los que recibimos a Jesus, Dios nos da el derecho de ser llamados hijos de Dios. Cuando recibimos esta REVELACIÓN de parte de Dios, de quien es JESUS, no solamente un gran maestro o un iluminado mas, sino como el Unigénito Hijo de Dios, pasamos a ser herederos de todas las bendiciones de Dios y coherederos con su Hijo Jesucristo.

Cuando Dios nos da la REVELACIÓN de quien es JESUS, y venimos a sus pies, entonces el extiende su mano poderosa sobre nosotros y podemos escuchar su voz diciéndonos lo mismo que al paralítico: “Tus pecados te son perdonados, levántate, toma tu camilla y anda”. Y el pasaje dice que el paralítico al instante se levantó y se fue a su casa glorificando a Dios. El paralítico enfermo, no tuvo la más mínima duda, que Jesús, Dios lo había sanado.

Si estas enfermo hoy, y Dios te sana, serás capaz de darle la gloria a Jesús, o se la darás a algo o alguien más? Dios sabe exactamente que harás con la bendición, le darás la gloria a Dios?. Jamás dudes que Dios te quiere sanar, EL lo hizo con cada enfermo de todo tipo que venía a sus pies, y lo sigue haciendo HOY para todos los que deciden ir a sus pies, rindiendo su vida a Él. Lo crees, tienes suficiente fe?

Sabes como viene la fe? La fe viene por el oir y el oir por la Palabra de Dios. Si tu fe es muy pequeña, o mas bien, no esta puesta en Dios…. al leer y meditar en Su Palabra, en los Evangelios, tu fe aumentará, creerás en Jesús, irás a sus pies y el te sanará.

“Y vinieron a El grandes multitudes trayendo consigo cojos, lisiados, ciegos, mudos y muchos otros enfermos y los pusieron a sus pies y El los sanó; de modo que la muchedumbre se maravilló al ver que los mudos hablaban, los lisiados quedaban restaurados, los cojos caminaban y los ciegos veían; y glorificaron al Dios de Israel.” (Mateo 15:30-31)

Si puedes llegar, o alguien te puede llevar a los pies de Jesús, el te sanará, para que Su Nombre sea glorificado. Lo hizo hace 2000 años y lo sigue haciendo hoy para quienes creen. Porque EL es el mismo ayer, hoy y por los siglos de los siglos. En El no hay ni sombra de variación y su Palabra permance para siempre.

La principal razón por la cual Jesús vino a esta tierra, es para tomar nuestro lugar en la cruz y nos sepamos perdonados. La segunda razón es para darnos el REGALO de sanidad, recíbelo… por sus llagas ya hemos sido sanados. Jesús, además de llevar tu pecado y mi pecado a la cruz, también llevó todas nuestras enfermedades y dolor, para que nosotros no lo tengamos mas. Creelo, porque es un regalo que El te quiere dar cuando recibes a Jesús en tu corazón.

Y la tercer razón, es que EL se hizo maldición por nosotros, para que no tuviéramos que cargar mas con las maldiciones generacionales. El se hizo maldición por nosotros, porque la Biblia dice que maldito todo aquel que es colgado de un madero. Jesucristo fue crucificado y colgado de un madero para romper con las maldiciones de nuestra vida.

Es por gracia, gratis, que somos salvos y sanos, por medio de la FE en Cristo Jesús, y esto es un don de Dios, no es por obras, para que nadie se gloríe. No es por lo que hagamos, sino por los méritos de lo que Jesus hizo por nosotros. Es un regalo que Dios Padre nos da por su grande amor y misericordia, no seamos tan orgullosos y nos creamos tan autosuficientes que no podamos recibir este regalo en Jesús. Cuando le abrimos nuestro corazón, recibimos el regalo de Salvación, Sanidad, y todas las maldiciones generacionales quedan rotas. Además de recibir todos los planes de bendición que Dios tiene para nosotros.

Como sabemos que desde hoy somos sanos?

“Mas EL fué herido por nuestras transgresiones, molido por nuestras iniquidades. El castigo, por nuestra paz, cayó sobre EL, y por sus héridas hemos sido sanados.” (Isaías 53:5)

“y El mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre la cruz, a fin de que muramos al pecado y vivamos a la justicia, porque por sus heridas fuisteis sanados.” (1 Pedro 2:24)

 

Esta entrada fue publicada en Aflicciones, Fe, Mensajes. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Ya somos sanos

  1. eduardo dijo:

    En verdad que lindas palabras de coro he recibido con gusto alegria y umildemente a Jesucristo en mi vida nunca lo había hecho como hoy ni m avía dado la oportunidad de declararlo en q el es mi salvador y espero su bondad su reino y voluntad en mi vida y q deje a este humilde ser ,servirle de la mejor manera y q more en mi por siempre y se q lo q dicen es verdad pues el es todo amor y misericordia yo lo busco no s si este bien la manera pero lo hago de corazon y se q el m conose y sabe quien soy ve y sabe dentro de mi , en verdad quiero decirles q el es bueno santo fiel y leal no como nosotros muchas veces ,DIOS Y JESUCRISTO SER MARAVILLOSO Y VIVO ASI COMO EL ESPIRITUD SANTO LOS ACOMPAÑEN Y BENDIGAN POR SIEMPRE A TODOS Y ASUS FAMILIAS Y A TODO SER VIVO Q LE BUSQUE Y QUE CLAME SU NOMBRE

    • Ani dijo:

      Dios te bendice Eduardo. Jesucristo ha prometido que estará contigo hasta el fin del mundo. Quizá hoy recibiste una respuesta del Señor por lo que habías estado clamando. Dios es bueno y jamás abandonará a sus hijos. Esfuerzate y se valiente, porque el Señor está contigo a donde quiera que vayas. Oro para que tengas mas hambre de conocerlo, y puedas estar confiado que el tiene todo bajo control y un propósito grande para tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *