Suelta el manto!!

Por Ana Maria GT
Abril 14, 2011

Cada vez que leo el pasaje del ciego Bartimeo en Marcos 10:46-52 me emociono mucho. Me gusta la determinación de Bartimeo para gritarle a Jesus: “Jesus, Hijo de David, ten misericordia de mi!” Nadie lo podía callar, muchos lo reprendían diciéndole que se callara, pero el gritaba mucho más: “Jesus, Hijo de David, ten misericordia de mi!!” Me fascina la forma de Bartimeo de no intimidarse por nadie, y no sentirse avergonzado aún por la forma en que le gritaba a Jesus delante de todos. Bartimeo sabía quien era Jesus, y era su oportunidad de llamarle la atención, porque justo por ahí pasaba.

Bien Bartimeo! Así es como se le clama a Dios cuando queremos ser escuchados, y nadie nos puede callar. Es increíble lo que Jesús le preguntó a Bartimeo: “Que deseas que haga por ti?”, esa es la típica pregunta que Dios nos hace cuando vamos a EL. Es Dios preguntando…, el creador del cielo y de la tierra y de todo cuanto existe preguntándonos que qué queremos que haga por nosotros. Sabes lo que eso significa? Que para Dios nada es imposible. Bartimeo lo sabía, y no le pidió un bastón, o un perro pastor alemán para guiarlo, ni recursos para una operación, no, el ciego sabiendo que Jesus era Dios le pidió lo máximo: “Quiero recobrar la vista”. Y al instante, conforme a su fe, su vista fue recobrada, al instante!!! Me encanta la fe de Bartimeo para tocar a Jesus, y el poder de Jesus para sanar a Bartimeo, al instante.

Ese mismo Jesús, que le preguntó a Bartimeo qué quería que hiciera por él, es el mismo Jesús que resucitó al tercer día y que esta vivo ahora, no está ya en la cruz, no está más en la tumba, esta VIVO, y nos escucha cuando igual que Bartimeo le gritamos: “Jesus, Hijo de David, ten misericordia de mi! Te necesito!!”.  Es Jesus, el mismo de ayer, de hoy y de siempre…. y los milagros que hizo hace 2000 años, los sigue haciendo HOY para quienes le clamamos sin permitir que nadie nos calle.

Bartimeo se encontraba sentado cubriéndose con su manto gritándole a Jesús, Jesús iba caminando y cuando escuchó a Bartimeo clamarle con desesperación, Jesus se detuvo…

49Y Jesús se detuvo y dijo: Llamadle. Y llamaron al ciego, diciéndole: ¡Anímate! Levántate, que te llama. 50Y arrojando su manto, se levantó de un salto y fue a Jesús. Marcos 10:46-50

Lo primero que hizo Bartimeo cuando supo que Jesus le llamaba, fue arrojar su manto, se levantó de un salto y fue a Jesús. Bartimeo arrojó su manto, se despojó de algo que creía lo cubría, hasta que se encontró con Jesús. No sabemos cuanto tiempo había tenido ese manto que lo cubría, pero al encontrarse con Jesús, lo arrojó para levantarse de un salto e ir con Él. Bartimeo arrojó su manto….

¿Hay algo hoy en tu vida que crees que te cubre? ¿Tienes un manto con el que te crees sentir protegido? Ese manto a comparación de Jesús no te servirá de nada. Si todavía no ves a Jesús, pero lo presientes, sientes que Él hoy esta pasando por tu vida, arroja tu manto y vé a EL. Hoy es el día para encontrarte con Jesus.

Suelta el manto!!! Y ve a EL. ¿Cuál es ese manto con el que te cubres, pero que tu sabes esta impidiéndote ir a Jesús? No se si sea muy pesado o simplemente sea algo a lo que te has aferrado por mucho tiempo. ¿Será la religiosidad, o tu religión, quizá sea un pecado que te tiene atado, un vicio, el que dirán, o tu misma incredulidad?

Cada quien tenemos un manto al que nos hemos aferrado pensando que nos cubre, es algo que no podemos soltar tan fácil para ir a Jesús. Para muchos es la propia mente, la propia manera de pensar según lo que hemos leído o nos han enseñado. Pero hoy Dios quiere que nos despojemos de ese manto y vayamos al encuentro de Él. Él nos dará la vista para poderlo ver.

Jesús no quiere que lo veamos mas a traves de un manto, o de un velo, el quiere REVELARSE a nosotros, quitarnos el velo para que lo podamos ver. El quiere darnos la vista espiritual. Quizá tengas ya tiempo de intentar leer la Biblia, pero no la entiendes, es porque el velo esta puesto en tu corazón; y solamente puede ser quitado por Cristo. Es solamente Dios Padre quién te da la revelación de quien es Jesús, y a quien Jesús mismo se quiera revelar. Es solamente cuando decidimos volvernos al Señor, que el velo es quitado. Y entonces, cuando el velo sea quitado, podremos comprender la sencillez de las escrituras. No permitamos que nos pase lo mismo que le paso a su pueblo….

Pero el entendimiento de ellos se endureció; porque hasta el dia de hoy, en la lectura del antiguo pacto el mismo velo permanece sin alzarse, pues sólo en Cristo es quitado. Y hasta el día de hoy, cada vez que se lee a Moisés (los primeros 5 libros de la Biblia), un velo está puesto sobre sus corazones; pero cuando alguno se vuelve al Señor, el velo es quitado. 2 Corintios 3:14-16

Es necesario volvernos primero al Señor para que el velo sea quitado, y no al revés. Si seguimos siendo incrédulos, entonces el dios de este mundo, el enemigo, se aprovecha de la situación:

Y si todavía nuestro evangelio esta velado, para los que se pierden esta velado, en los cuales el dios de este mundo a cegado el entendimiento de los incrédulos, para que no vean el resplandor del evangelio de la gloria de Cristo, que es la imagen de Dios. 2 Corintios 4:3-4

Para los que se pierden, el evangelio sigue estando velado, no les resplandece, no pueden comprender que mismo Cristo es la imagen de Dios. Que de tal manera nos ama Dios, que nos DIO a su Hijo Jesucristo para que todo aquel que en EL CREA, no se pierda, sino que tenga vida eterna.

Si el evangelio, la Biblia, aún esta velada para ti, vuélvete al Señor hoy, arroja cualesquiera que sea ese manto que te esta impidiendo ir a Jesús, y ve a EL hoy, y permite que entre a tu corazón.

“He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, cenaré con él y él conmigo.” Apocalipsis 3:20

Si hemos estado como Job por largo tiempo, declarando: “De oídas te conozco Señor”, hoy es el dia para verlo, y declarar lo que dijo Job al final “Señor, de oidas te conocía, pero ahora mis ojos te ven!!!”.

Despúes de que Cristo te abra los ojos espirituales, te abrirá tu mente y tu entendimiento para la Palabra de Dios. Dios es un Dios de orden, lo primero es volvernos al Señor Jesucristo. El es EL UNICO CAMINO para llegar a Dios Padre.

 

Esta entrada fue publicada en Jesus dijo:, Mensajes, Vida Espiritual. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Suelta el manto!!

  1. Guillermo Gustavo Blomeier dijo:

    ¡Maravillosa perspectiva de lo que representa creer verdadera y confiadamente en Jesus!

    Que sensibilidad para hablar de un pasaje, desarrollaste toda una enseñanza, deberia ser predicada un domingo en la mañana, definitivamente tienes corazon de sierva, de Pastora.

    DIOS te bendiga mas alla de lo que puedas imaginar, pensar o entender.
    Tu pagina deberia estar en Ingles tambien, honestly. Its awesome!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *