La renuncia del Papa

Por Ani Garza T
Febrero 12, 2013

Renuncia-del-Papa13 Pero El contestó y dijo: Toda planta que mi Padre celestial no haya plantado, será desarraigada.
Mateo 15:13

Este fue el primer pasaje que vino a mi mente después de que escuché que el Papa Benedicto había renunciado.

Esta noticia sin duda sacude a los católicos y a muchos otros, y algunos se preguntan: ¨¿cómo puede ser posible que el “pastor” deje su rebaño?”.

Jesucristo ha sido muy claro en las Palabras que ha dejado escritas a sus discípulos, y aunque los hombres queramos hacer las cosas a nuestra manera, Dios seguirá haciendo las cosas a Su manera.

Jesús y no el Papa es el Pastor de Su rebaño. Jesús tiene ovejas que por ahora andan en otro rebaño, pero pronto las atraerá a Él.

11 Yo soy el buen pastor; el buen pastor da su vida por las ovejas.
12 Pero el que es un asalariado y no un pastor, que no es el dueño de las ovejas, ve venir al lobo, y abandona las ovejas y huye, y el lobo las arrebata y las dispersa.
13 El huye porque sólo trabaja por el pago y no le importan las ovejas.
14 Yo soy el buen pastor, y conozco mis ovejas y las mías me conocen,
15 de igual manera que el Padre me conoce y yo conozco al Padre, y doy mi vida por las ovejas.
16 Tengo otras ovejas que no son de este redil; a ésas también me es necesario traerlas, y oirán mi voz, y serán un rebaño con un solo pastor.
17 Por eso el Padre me ama, porque yo doy mi vida para tomarla de nuevo.
Juan 10:11-17

Si no lo creemos, es porque aún no somos de las ovejas de Jesús. Una vez que pasemos a ser parte de Su rebaño, podremos escuchar su voz.

26 Pero vosotros no creéis porque no sois de mis ovejas.
27 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco y me siguen;
28 y yo les doy vida eterna y jamás perecerán, y nadie las arrebatará de mi mano.
29 Mi Padre que me las dio es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano del Padre.
30 Yo y el Padre somos uno.
Juan 10:26-29

Cristo y no el Papa es la cabeza de la Iglesia.

23 Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, siendo El mismo el Salvador del cuerpo.
Efesios 5:23

Uno de los dogmas de fe de la religión católica es que el Papa es infalible. Una persona infalible no requiere de pedir perdón por sus errores; ya que un infalible no comete errores.

También podemos comprobar con la Biblia que el Papa no puede ser el “vicario” o sustituto de Cristo. Cristo no dejó a un hombre para guiarnos y que lo sustituyera cuando El ascendió al cielo. Jesús mismo le dijo a Pedro, que sobre el fundamento de haber reconocido quién es El Cristo, El Mesías, El Hijo del Dios viviente sería fundada Su Iglesia. La Iglesia de Cristo somos los que por Su Gracia y sin merecerlo, hemos recibido tal Revelación del Padre, la misma que hace dos mil años recibió Pedro.

Jesús claramente nos dice a sus discípulos a Quién es a quién nos ha dejado como guía espiritual.

7 Pero yo os digo la verdad: os conviene que yo me vaya; porque si no me voy, el Consolador no vendrá a vosotros; pero si me voy, os lo enviaré.
8 Y cuando El venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio;
9 de pecado, porque no creen en mí;
10 de justicia, porque yo voy al Padre y no me veréis más;
11 y de juicio, porque el príncipe de este mundo ha sido juzgado.
12 Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis soportar.
13 Pero cuando El, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y os hará saber lo que habrá de venir.
14 El me glorificará, porque tomará de lo mío y os lo hará saber.
15 Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que El toma de lo mío y os lo hará saber.
16 Un poco más, y ya no me veréis; y de nuevo un poco, y me veréis.
Juan 16:7-16

El Consolador, El Espíritu Santo y no algún hombre es el guía espiritual a quién Jesús nos ha dejado para convencernos de pecado, de justicia y de juicio; y nos guiará a toda la verdad. Y Él jamás tirará la toalla ni nos dará la espalda.

Ojalá que después de este acontecimiento, la renuncia del Papa y el abandono de sus ovejas, muchos verdaderamente puedan voltear su mirada y unirse al rebaño del Verdadero Pastor y La Cabeza de la Iglesia. Y podamos ser guiados por El Espíritu Santo a toda la Verdad de La Palabra de Dios, y cumplir con lo que dice la escritura:

16 Tengo otras ovejas que no son de este redil; a ésas también me es necesario traerlas, y oirán mi voz, y serán un rebaño con un solo pastor.
Juan 10:16

20 ‘He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo.
Apocalipsis 3:20

Gracias Jesús!

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La renuncia del Papa

  1. Saúl Paredes P. dijo:

    He leido atentamente algunos artículos aqui publicados y me parecen muy razonables ya que las bases son extraidas de la Biblia que es la palabra de Dios escrita por personas inspiradas por el espíritu Santo, cuyos versículos tomados de la misma no dejan duda alguna de lo que puede esperar una persona que a confiado en la acción salvífica de nuestro seño Jesus, siendo el único que dio su vida por la redención de los seres humanos. Mi respeto por la bienaventurada virgen María que fue escogida para traer al mundo al hijo de Dios para rescatar a la humanidad perdida, ejemplo de pobreza, humildad y fe en Cristo Jesús. Solamente Cristo es el camino hacia el Padre….

    • Ani dijo:

      Gracias Saúl, por su mensaje. La Palabra de Dios es Viva y Eficaz, y cumple el propósito por la cual es enviada, penetra hasta la médula de los huesos, y transforma nuestros corazones…
      Sin duda la virgen María fue una gran mujer, un ejemplo de sencillez, humildad y obediencia, bienaventurada al haber sido escogida por Dios para ser la madre de Jesucristo, nuestro Señor y Salvador, y único Camino al Padre. Esperamos que cada mensaje escrito aquí, sea de bendición para usted y su familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *