Humildad y Mansedumbre

Por Ani Garza T
Mayo 7, 2014

Mateo 11:29

Mateo 11:29

Otras de las Virtudes de Aquel que nos llamó de las tinieblas a su luz admirable son: Humildad y Mansedumbre.

Los que hemos tenido el privilegio de encontrarnos con Cristo, sabemos que:

Más vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;

 vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia.
1 Pedro 2:9-10

Jesucristo nos ha llamado para que anunciemos sus virtudes, y en el mensaje pasado: ANUNCIAR SUS VIRTUDES, hablamos principalmente del AMOR, una de las mayores virtudes que cualquier ser humano pueda tener.

Hoy hablaremos de la importancia de aprender a ser: Mansos y Humildes.

Jesús lo dijo así:
Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y HALLAREIS DESCANSO PARA VUESTRAS ALMAS.
Mateo 11:29

Hay dos cosas que me llaman la atención en este pasaje:

1.- Hay que aprender de Jesús. Esto me hace comprender que la humildad y la mansedumbre no es algo que nos viene por naturaleza; sino que debemos buscar al Maestro para aprender de Él, como serlo.

2.- Una vez que hayamos aprendido a ser mansos y humildes, es que entonces hallaremos  descanso para nuestras almas, podremos estar en paz.

Comprendamos un poquito mejor lo que significan Humildad y Mansedumbre:

Humildad:  Actitud de la persona que no presume de sus logros, reconoce sus fracasos y debilidades y actúa sin orgullo.

Al leer la definición de humildad, y comprender que es una actitud que además de: no presumir de sus logros y de reconocer los fracasos;  actúa sin orgullo o soberbia.
En este pasaje podemos comprender lo que Dios piensa de los orgullosos:

Pero El da mayor gracia.
Por eso dice: Dios resiste a los soberbios pero da gracia a los humildes.

Santiago 4:6

Dios resiste a los soberbios y orgullosos, Dios se opone a ellos y los rechaza.  Cuando leí esto, inmediatamente supe que no quería que Dios me rechazara, y por eso la importancia de querer aprender del Maestro a ser humilde; porque es a los humildes a los que Dios da mayor ayuda con su gracia.

Mansedumbre: De naturaleza apacible y tranquila; suavidad y benignidad en la condición y en el trato; fuerza bajo control.

La mansedumbre es otra virtud que también es necesario aprender.
Qué mayor mansedumbre podemos ver, que cuando Jesucristo, como un Cordero, fue llevado al matadero, a la crucifixión y no abrió su boca.

Fue oprimido y afligido, pero no abrió su boca;
como cordero que es llevado al matadero,
y como oveja que ante sus trasquiladores permanece muda,
no abrió El su boca.
Isaías 53:7

Que podamos aprender de Jesús a ser mansos también. Porque solamente aprendiendo y practicando estas dos virtudes de humildad y mansedumbre, podremos tener descanso para nuestras almas; ser pacíficos y estar en paz.

En el sermón del monte, Jesús llamo Bienaventurados, Felices, a los mansos:

Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad.
Mateo 5:5

El ser manso no implica ser débil o cobarde; Jesús y Moisés fueron llamados mansos en la Biblia, y sin embargo, los dos eran hombres de fuerte convicción que no permitían ser controlados; pero demostraban dominio propio aún ante las injusticias de los demás.

El ser manso, tampoco significa ser pasivo.  Moisés era un hombre manso (Números 12:3), y sin embargo reprendió severamente la idolatría:

Y sucedió que tan pronto como Moisés se acercó al campamento, vio el becerro y las danzas; y se encendió la ira de Moisés, y arrojó las tablas de sus manos, y las hizo pedazos al pie del monte.
Éxodo 32:19

Jesús también era un hombre manso, y recordemos la forma en que entró al templo:

Y entró Jesús en el templo de Dios, y echó fuera a todos los que vendían y compraban en el templo, y volcó las mesas de los cambistas, y las sillas de los que vendían palomas;
y les dijo: Escrito está: Mi casa, casa de oración será llamada; mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones.
Mateo 21:12-13

En los dos casos, podemos ver que sus reacciones de enojo no fueron por ser atacados personalmente, sino por las acciones tomadas en contra de los principios de Dios, aún y de que los conocían.

Meditemos en la forma en que Jesús era humilde y manso…
Al aprender a ser humildes, recibiremos mayor gracia de parte de Dios; y al aprender a ser mansos, recibiremos la tierra por heredad, recibiremos las mayores bendiciones que Dios tiene para nosotros no solamente en el cielo, sino también mientras estamos aquí en la tierra.

Busquemos al Maestro, a Jesús, y aprendamos de Él a ser mansos y humildes de corazón, porque esto traerá paz y bendición a nuestras vidas.

[moodthingy]

 

Esta entrada fue publicada en Mensajes, Prosperidad, Valores y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Humildad y Mansedumbre

  1. Como predicar a las personas en las calles?

    • Ani dijo:

      La mejor manera para predicar a las personas en la calle, es identificar su necesidad. Si están enfermos o tienen algún familiar enfermo, empezamos a presentar a Jesús cómo el Médico de médicos; si están pasando por una necesidad económica, lo presentas como proveedor; si se sienten solos, como amigo o como El Consolador; si se sienten culpables, como perdonador; si han sido traicionados, como Dios fiel; etc.

      Lo importante es interesarnos por la persona, detectar cual es su necesidad y presentarles la Esperanza que hay en Jesús, Él es Todo y poco a poco lo irán conociendo en toda Su Majestad.

      Dios te bendiga, y te de la sabiduría y unción para compartir de Jesús con autoridad y denuedo.

  2. Yolandita dijo:

    Dios los continué bendiciendo siempre. Gracias por compartir sus mensajes positivos y muy bien explicado. Para mi me ah ayudado mucho en mi vida espiritual.Realmente hay temas muy interesantes. Gracias.

  3. france dijo:

    muy buena enseñanza para ponerla en practica con la ayuda de Dios, porque solos jamas lo lograremos

    • Ani dijo:

      Así es, France, solamente el poder del Espíritu Santo obrando en nosotros, podrá producir el fruto de la mansedumbre y dominio propio. Que privilegio es poder ser templo de Su Espíritu y que El vaya haciendo la obra de transformación en nuestro carácter.
      Dios, en nombre de Jesús, te bendiga!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *