Estudio Gálatas Cuatro

Estudio Carta a los Gálatas 4
Por Ana Ma GT

Base Bíblica: Gálatas 4:1-9
1Digo, pues: Mientras el heredero es menor de edad en nada es diferente del siervo, aunque sea el dueño de todo,
2sino que está bajo guardianes y tutores hasta la edad señalada por el padre.
3Así también nosotros, mientras éramos niños, estábamos sujetos a servidumbre bajo las cosas elementales del mundo.
4Pero cuando vino la plenitud del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley,
5a fin de que redimiera a los que estaban bajo la ley, para que recibiéramos la adopción de hijos.
6Y porque sois hijos, Dios ha enviado el Espíritu de su Hijo a nuestros corazones, clamando: ¡Abba! ¡Padre!
7Por tanto, ya no eres siervo, sino hijo; y si hijo, también heredero por medio de Dios.
8Pero en aquel tiempo, cuando no conocíais a Dios, erais siervos de aquellos que por naturaleza no son dioses.
9Pero ahora que conocéis a Dios, o más bien, que sois conocidos por Dios, ¿cómo es que os volvéis otra vez a las cosas débiles, inútiles y elementales, a las cuales deseáis volver a estar esclavizados de nuevo?

Verso para memorizar:
4:6 Y porque sois hijos, Dios ha enviado el Espíritu de su Hijo a nuestros corazones, clamando: ¡Abba! ¡Padre!.

Introducción
En el capítulo 4 de la carta a los Gálatas, Pablo vuelve a enfatizar la importancia de que reconozcamos que Dios nos ha adoptado como hijos por medio su Hijo Jesucristo. El lo envió para que fueramos redimidos o liberados de la esclavitud de la ley.

Inicia haciendo una comparación de un heredero menor de edad, con los gálatas y nosotros antes de que conociéramos a Cristo. Un heredero, aunque puede ser el dueño de todas las propiedades que le deja su padre, no puede disponer de ellas mientras siga dependiendo de guardianes y tutores. Sigue siendo como un siervo o un esclavo mas en esa familia. Y nosotros, antes de conocer a Cristo, también eramos esclavos de las cosas del mundo y de las huestes espirituales de las tinieblas y potestades que controlan el universo, sin poder disponer de la herencia que Dios, nuestro Padre Celestial tiene para nosotros.

Pablo, deja muy claro, que la condición para ser adoptados hijos de Dios y ser herederos de todas sus promesas es sólo mediante Jesucristo. Y cuando pasamos a ser hijos de Dios, El envía el Espíritu de su Hijo a nuestro corazón, por medio del cual podemos clamarle “Padre, querido papá”. Que privilegio poderle llamar Papá, al Dios todopoderoso creador del cielo y de la tierra.

La iglesia de Galacia había recibido a Cristo, habían sido adoptados hijos de Dios, El tenía mucho mejores planes para ellos. Asi como Dios había sacado al pueblo de Israel de la esclavitud en Egipto para llevarlos a la tierra prometida, a una tierra mucho mejor, así Cristo había venido a liberarlos de la esclavitud de las cosas débiles, inútiles y elementales. Y ahora, en este capítulo de la carta, Pablo les hace ver que ahora que conocen a Dios y son conocidos por Dios, como puede ser posible que quisieran volver a su vieja manera de vivir. El siente como dolores de parto por esta iglesia mientras Cristo esta siendo formado en ellos.

Entendiendo la Palabra de Dios
Que beneficios recibimos cuando somos adoptados hijos de Dios?
Gálatas 4:6; Gálatas 4:7; Romanos 8:17

Antes de conocer a Dios, de quien eramos siervos o esclavos?
Gálatas 4:8-9; Romanos 6:16-23

Ahora que somos hijos de Dios, quién nos guía?
Romanos 8:14; Juan 14:26

Por medio de quien podemos clamarle a Dios “Padre, papá”?
Gálatas 4:6

Cuales son los dos pactos que engendran hijos, uno para ser esclavos y otro para que sean libres?
Gálatas 4:22-26; Juan 8:36

Aplicando esta Palabra a tu vida
Ahora conoces y te sabes conocido por Dios? 1 Corintios 8:3

Ahora que te sabes guiado por el Espiritu Santo, te a movido a que dejes de hacer o hagas algo?
Hechos 16:6-7; 2 Pedro 1:21; Hechos 13:46-49

Has tenido problemas por decir la Verdad de la Palabra de Dios?
Gálatas 4:16; Amos 5:10

Has sentido dolor por algún familiar o amigo que no quiere saber de Cristo o que al parecer no avanza en el Camino del Señor?
Gálatas 4:19; Efesios 4:13-15

Eres hijo de la promesa, libre de ataduras?
Gálatas 4:28-31; Romanos 9:7-8

Conclusión
Pablo, en el Capítulo 4 a los Gálatas nos muestra dos grupos de personas, los que aún no son hijos de Dios y siguen siendo esclavos de las cosas del mundo sin tener acceso a las promesas de Dios; o los que hemos sido adoptados hijos por la fe en Cristo Jesús, quienes ahora le podemos decir a Dios “Padre o papá” y además somos herederos de Dios y coherederos con Cristo.

También nos muestra la diferencia de ser un Ismael, hijo de la sierva por no creer en la promesa que Dios había dado; o un Isaac, hijo de la libre, de la promesa, por la fe que Abraham tuvo a Dios de que tendría un hijo aún en su edad tan avanzada. Seguimos siendo hijos de la sierva, estando en esclavitud, o somos hijos de la promesa por la fe que tenemos en Dios, en donde Jesucristo nos ha hecho libres?

 

Esta entrada fue publicada en Estudios Biblicos, Estudios Varios. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Estudio Gálatas Cuatro

  1. Veronica Galdames dijo:

    Gracias por ayudarme a preparar la catequesis de confirmación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *