Es Santo

Por Ani Garza T
Mayo 16, 2014

Ser-Santo

Jesús es Santo.
Este mes, hemos empezado a ver algunas de las Virtudes de Aquel que nos llamó de las tinieblas a su luz admirable.  En el primer mensaje nos enfocamos en: para que hemos sido llamados y en el AMOR;  y en el segundo mensaje vimos la importancia de aprender de Jesús a ser: MANSOS y HUMILDES de corazón.

Hoy compartiremos otra de las virtudes de Cristo:  la SANTIDAD, y si nosotros no la adquirimos, no podremos ver al Señor.

Buscad la paz con todos y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.
Hebreos 12:14

Empecemos definiendo lo que significa ser santo según Wikipedia y otros:

Los santos ( en latín (sanctus);  griego (hagios), hebreos (kadosh): significa: ‘elegido por Dios’ o bien ‘diferenciado’, ‘distinguido’ según el pensamiento contemporáneo hebreo). Son hombres o mujeres destacados en las diversas tradiciones religiosas por sus atribuidas relaciones especiales con las divinidades o por una particular elevación ética.

La palabra “santidad” transmite la idea de puro o limpio en sentido religioso, apartado de la corrupción. La santidad de Dios denota su absoluta perfección moral.

Según la Biblia, un santo es aquel que se ha encontrado con Cristo; y que ha decidido vivir una vida apartada para Dios, apartarse del mal para servirle y cumplir el propósito que Dios tiene para su vida.

Un santo es una persona que reconoce lo que Dios dice en Su Palabra y la pone en práctica guiado por el Espíritu Santo:

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en El antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de Él. En amor nos predestinó para adopción como hijos para sí mediante Jesucristo, conforme al beneplácito de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia que gratuitamente ha impartido sobre nosotros en el Amado. 
Efesios 1:3-6

Dios nos escogió desde antes de la fundación del mundo para que fuéramos santos y sin mancha. Somos predestinados para ser como su Hijo Jesucristo; y sabemos que la obra que Dios ha iniciado en nosotros, la perfeccionará por medio del Espíritu Santo hasta el día de su venida. Dios quiere que no nos conformemos con la vida que teníamos antes de que fuéramos llamados:

14 Como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais en vuestra ignorancia, 15 sino que así como aquel que os llamó es santo, así también sed vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; 16 porque escrito está: Sed santos, porque Yo soy santo. 
1 Pedro 1:14-16

Un santo, según la Biblia: es una persona que ha decidido apartarse para Dios, cambiar su manera vana de vivir para cumplir el propósito que Dios tiene en su vida. Es una persona que ha recibido la revelación de que Jesús es Dios y ahora forma parte de la Iglesia de Cristo. Jesús es su único Señor y Rey, y ahora vive para Él y Su Reino.

Podemos leer las cartas de Pablo a la Iglesia de Cristo en los diferentes lugares; y la mayoría de las veces, en su saludo inicial, se dirige a las personas como: santos; y podemos ver que les habla a los creyentes que obviamente están vivos.

Veamos algunos ejemplos:

Pablo y Timoteo, siervos de Cristo Jesús: A todos los santos en Cristo Jesús que están en Filipos, incluyendo a los obispos y diáconos…
Filipenses 1:1

Pablo, apóstol de Cristo Jesús por la voluntad de Dios: A los santos que están en Efeso y que son fieles en Cristo Jesús
Efesios 1:1

Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, y el hermano Timoteo, a los santos y fieles hermanos en Cristo que están en Colosas…
Colosenses 1:1

Pablo, llamado a ser apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, y Sóstenes, nuestro hermano, a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los que han sido santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos, con todos los que en cualquier parte invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro: Gracia a vosotros y paz de parte de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.
1 Corintios 1:1-3

Y así… podemos leer, la forma en que Pablo saludaba a la Iglesia de Cristo en cada uno de los lugares en donde predicaba. Pablo reconocía que había sido llamado a ser apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios y se dirigía a la Iglesia o Cuerpo de Cristo en los diferentes lugares que visitaba, reconociendo que habían sido santificados en Cristo Jesús y llamados a ser santos…

Me voy a permitir hacer un paréntesis {} que considero importante de mencionar: 

{(… A diferencia de la religión tradicional: en dónde solamente un muerto que ya está en el cielo, puede ir avanzando al nivel de santidad o de santo, según el Papa vaya reconociendo sus “virtudes heroicas” y vaya haciendo “milagros desde el cielo” a la gente que le rece;  para así,  ir recibiendo del Papa los diferentes grados como: “siervo de Dios”, “venerable”, “beato”, hasta llegar al escalón de: “santo”.)

La religión católica promueve el rezar a los muertos, para pedir milagros, cuando Dios lo prohíbe:

Cuando entres en la tierra que el Señor tu Dios te da, no aprenderás a hacer las cosas abominables de esas naciones. 10 No sea hallado en ti nadie que haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni hechicería, o sea agorero, o hechicero, 11 o encantador, o médium, o espiritista, ni quien consulte a los muertos.12 Porque cualquiera que hace estas cosas es abominable al Señor; y por causa de estas abominaciones el Señor tu Dios expulsará a esas naciones de delante de ti. 13 Serás intachable delante del Señor tu Dios.
Deuteronomio 18:9-13

Porque los que viven saben que han de morir,
pero los muertos no saben nada,
ni tienen ya ninguna recompensa,
porque su memoria está olvidada.
En verdad, su amor, su odio y su celo ya han perecido,
y nunca más tendrán parte en todo lo que se hace bajo el sol.
Eclesiastés 9:5-6

Los muertos ya nada saben de lo que está bajo el sol, aquí en la tierra; así es que: además de que no escuchan nuestros rezos, es una práctica que Dios ha prohibido.

Dios nos ama de tal manera, que nos ha dado a Jesucristo, quién sí está vivo y nos escucha; porque murió y resucitó al tercer día y ascendió al cielo en cuerpo y alma; Jesús es el único que puede interceder por nosotros. Él está sentado a la derecha de Dios Padre, y estará ahí, hasta que todos sus enemigos sean puestos bajo sus pies.  Porque llegará el tiempo, donde toda rodilla se doblará y confesará que Jesús es El Señor, para la gloria de Dios Padre (el Creador de todo cuanto existe, El Señor de todo el Universo).  }

Pero volvamos a lo que dice la Biblia en cuanto a: ser santo, y como esta virtud se refiere a las personas creyentes que están vivas.

Las personas pasan a ser santificadas por medio de Cristo Jesús; así es que bíblicamente hablando, los santos son los cristianos. Y sabemos que solamente mediante el poder del Espíritu Santo morando en nosotros, podemos llegar a ser perfectos, sí permitimos que Él haga la obra.
Reconocemos que Dios es el alfarero, y nosotros el barro… y “aquí estamos Señor, termina la obra que ya has iniciado en nosotros, para la honra y gloria de Tu Nombre”.

Veamos algunos ejemplos de lo que dice la Biblia en cuanto al carácter de los santos:

Son personas:

-> Dispuestos a ayudar a otros:

16 Os recomiendo a nuestra hermana Febe, diaconisa de la iglesia en Cencrea; que la recibáis en el Señor de una manera digna de los santos, y que la ayudéis en cualquier asunto en que ella necesite de vosotros, porque ella también ha ayudado a muchos y aun a mí mismo.
Romanos 16:1-2

-> Sirven en la edificación del cuerpo de Cristo:

11 Y El dio a algunos el ser apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, a otros pastores y maestros, 12 a fin de capacitar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, a la condición de un hombre maduro, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; 14 para que ya no seamos niños, sacudidos por las olas y llevados de aquí para allá por todo viento de doctrina, por la astucia de los hombres, por las artimañas engañosas del error]15 sino que hablando la verdad en amor, crezcamos en todos los aspectos en aquel que es la cabeza, es decir, Cristo, 16 de quien todo el cuerpo (estando bien ajustado y unido por la cohesión que las coyunturas provee), conforme al funcionamiento adecuado de cada miembro, produce el crecimiento del cuerpo para su propia edificación en amor.
Efesios 4:11-16

-> Andan como hijos de Dios, viviendo dignamente para honrarlo:

Pero que la inmoralidad, y toda impureza o avaricia, ni siquiera se mencionen entre vosotros, como corresponde a los santosni obscenidades, ni necedades, ni groserías, que no son apropiadas, sino más bien acciones de gracias. Porque con certeza sabéis esto: que ningún inmoral, impuro, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. Que nadie os engañe con palabras vanas, pues por causa de estas cosas la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia. Por tanto, no seáis partícipes con ellos; porque antes erais tinieblas, pero ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de la luz (porque el fruto de la luz consiste en toda bondad, justicia y verdad), 10 examinando qué es lo que agrada al Señor. 11 Y no participéis en las obras estériles de las tinieblas, sino más bien, desenmascaradlas; 12 porque es vergonzoso aun hablar de las cosas que ellos hacen en secreto. 13 Pero todas las cosas se hacen visibles cuando son expuestas por la luz, pues todo lo que se hace visible es luz. 14 Por esta razón dice:

Despierta, tú que duermes,
y levántate de entre los muertos,
y te alumbrará Cristo.

15 Por tanto, tened cuidado cómo andáis; no como insensatos, sino como sabios,16 aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. 17 Así pues, no seáis necios, sino entended cuál es la voluntad del Señor. 18 Y no os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución, sino sed llenos del Espíritu, 19 hablando entre vosotros con salmos, himnos y cantos espirituales, cantando y alabando con vuestro corazón al Señor;20 dando siempre gracias por todo, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, a Dios, el Padre; 21 sometiéndoos unos a otros en el temor de Cristo.
Efesios 5:3-21

La Palabra de Dios es muy clara en cuanto a lo que espera de los cristianos, somos predestinados para ser como Jesucristo; pero sabemos que con nuestras fuerzas, jamás lograremos cumplir ese propósito.

Y es por esto, que reconocemos que necesitamos a Jesús en nuestras vidas, nacer de nuevo, del espíritu; porque sabemos que para poderlo verlo cara a cara, debemos decidir buscar al Príncipe de Paz y apartarnos para Él.

Buscad la paz con todos y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.
Hebreos 12:14

 

Esta entrada fue publicada en Mensajes, Personalidad, Valores, Vida Espiritual. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *