Entrando a Su Presencia

Entrando-a-Su-Presencia-640

.

Dios ha puesto en cada uno de nosotros el deseo y la necesidad de conocerlo, de que busquemos encontrarnos con Él. Pero lo mas hermoso de todo, es que Él no espera que “descifremos” o que esperemos encontrar alguna “fórmula mística” para poder lograrlo. Ni siquiera espera que seamos grandes estudiosos de teología para poder llegar a conocerlo o a conectar con Él, como algunos dicen.

Dios mismo, por medio de hombres inspirados por Su Espíritu Santo, nos ha dejado escrito en Su Palabra, la Biblia, cómo es que podemos encontrarnos con Él y tener una relación personal. Lo empezamos a conocer, cuando leemos Su Palabra con un corazón dispuesto.

Aunque se diga que hay muchos caminos para llegar a Dios; la Biblia nos advierte que no nos dejemos engañar por filosofías, doctrinas y falsos maestrosque pretenden ayudarnos a conectar con Dios mediante meditaciones guiadas o dogmas de fe, que nada tienen que ver con la Palabra de Dios.
La meditación debe ser en Su Palabra; y la fe, puesta en Su Poder.

Dios ya nos había advertido que llegaría el tiempo, donde la gente dejaría de lado la Verdad de Su Palabra, para rodearse de falsos maestros:

3 Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana doctrina, sino que, llevados de sus propios deseos, se rodearán de maestros que les digan las novelerías que quieren oír.
2 Timoteo 4:3

Algunos ya no toleran la sana doctrina (El Evangelio de Jesucristo, las Buenas Noticias), el cual nos enseña con claridad lo que debemos hacer para reconciliarnos con Dios: reconocer nuestra maldad y nuestro pecado, pedirle a Dios el don de arrepentimiento y ponernos a cuentas con Él por medio de lo que Jesucristo hizo en la cruz. Es solamente por medio de Jesús que podemos relacionarnos con Dios.

8 Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros. 9 Si confesamos nuestros pecados, El es fiel y justo para perdonarnos los pecados y para limpiarnos de toda maldad (iniquidad).
10 Si decimos que no hemos pecado, Lo hacemos a El mentiroso y Su palabra no está en nosotros.

1 Juan 1:8-10

Cualquiera que diga que no tenemos pecado, hace a Dios mentiroso y no conoce Su Palabra. En cambio, Dios es fiel y justo para perdonar y limpiar al que le confiesa su pecado y le pide perdón.
Tenemos la opción de: 1- creerle a Dios por medio de la Biblia y reconocer nuestro pecado, o 2- creerle a maestros que enseñan acerca de otros libros y filosofías que dicen que no tenemos pecado y que simplemente, estamos en la ignorancia.

Una vez que hemos reconocido nuestro pecado y nos hemos arrepentido, Dios nos perdona; pero para que se manifieste la justicia de Dios, alguien tiene que pagar. 
Jesús pagó por mi pecado y por el tuyo, y su sangre es la que nos limpia, Su Palabra es la que nos purifica, y El Espíritu Santo que Dios ha hecho morar en nosotros cuando recibimos a Jesús, es por medio de quien podemos conocer y relacionarnos con Dios.

Porque…

11 Nadie puede conocer los pensamientos de una persona excepto el propio espíritu de esa persona y nadie puede conocer los pensamientos de Dios excepto el propio Espíritu de Dios.
1 Corintios 2:11

Para conocer los pensamientos de Dios es necesario haber nacido del Espíritu Santo. Solamente por medio del Espíritu Santo podremos ser guiados a la Verdad de la Palabra de Dios, y podremos discernir el bien del mal, y la verdad de la mentira.
No son las meditaciones guiadas, ni rituales establecidos lo que te llevará a encontrar la paz que estás buscando.  La paz llegará cuando hagas paz, con el Príncipe de Paz.

La paz, el gozo, el amor, la bondad, la mansedumbre, el dominio propio, etc. son fruto del Espíritu Santo, cuando Jesús se revela a nuestra vida y lo recibimos; y no son consecuencia de llegar a ese estado debido a una búsqueda en las cosas de afuera (que son temporales) o meditaciones en uno mismo.

Nadie puede ver las cosas de Dios, el Reino de los Cielos, en donde Jesús es El Rey, si no nace de nuevo, del Espíritu. Nuestra alma, que son nuestros pensamientos (mente) y sentimientos (corazón) no pueden conectarse con Dios. Nuestra mente sin Jesucristo se envanece, y nuestro corazón sin Jesucristo es engañoso y perverso.
La única manera de relacionarnos con Dios: es mediante el nuevo nacimiento, del Espíritu; tal como Jesús nos lo explica en el Evangelio de Juan capítulo tres.

Cuando creemos en Jesucristo, y lo recibimos por fe, haciéndolo el Salvador y El Señor de nuestra vida, pasamos a ser adoptados hijos de Dios.

26 Pues todos ustedes son hijos de Dios mediante la fe en Cristo Jesús.
Gálatas 3:26

5 nos predestinó para adopción como hijos para sí mediante Jesucristo, conforme a la buena intención de Su voluntad.
Efesios 1:5

Y es ahora, y no antes,  que nos podemos relacionar con Dios, de hijo a Padre. No se trata de una experiencia mística ni mental; sino de una experiencia real en donde podemos orar o hablar con Él, de persona a persona.

Una vez que nos hemos reconciliado con Dios, podemos entrar confiadamente al trono de la gracia, en Su Presencia, con gratitud y cantos en su honor:

1 Vengan, cantemos al Señor con alegría;
cantemos a nuestro protector y Salvador.
2 Entremos a su presencia con gratitud,
y cantemos himnos en su honor.
Salmo 100:1-2

Y sabemos que en donde dos o más estamos reunidos en su nombre, ahí esta Jesús; con quién podemos hablar con toda confianza y Él nos responderá.

Y cuando necesitemos más intimidad, podemos entrar en nuestra recámara, cerrar la puerta y hablar con nuestro Padre en privado y El nos responderá.

Jesús es la Luz, Él trae claridad; y en Él no hay confusión ni oscuridad. Solo en Él obtendremos esa vida espiritual y eterna que hoy buscamos.
¿Sabes qué es la vida eterna?

3 Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.
Juan 17:3

Es importante recibir el Espíritu Santo quién nos guía a la Palabra de Dios y quién nos da el entendimiento para meditar en ella.

Dios, en nombre de Jesús, te bendiga y te de hambre de Él, para que puedas ser saciado con el Verdadero Pan de Vida, que es La Palabra de Dios.

2 Así dice el Señor que hizo la tierra, el Señor que la formó para establecerla; el Señor es Su nombre: 3 ‘Clama a Mí, y Yo te responderé y te revelaré cosas grandes e inaccesibles, que tú no conoces.’
Jeremías 33:2-3

Cántale a Dios:

 

Esta entrada fue publicada en Engaño espiritual, Estudios Biblicos, Nueva Era y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Entrando a Su Presencia

  1. Luz Marina dijo:

    son muy hermosas estas frases y lineas ya que todo esta escrito en la Santa Biblia Dios bendiga a las personas que se ocupan de hacernos ver lo real de la vida y del fin Amemos a nuestro Dios con mucho amor y respeto.

    • Ani dijo:

      Así es Luz Marina, todo ya está escrito en la Santa Biblia, y no sé por qué, nos tardamos tanto en entenderlo. En un solo libro yo encontré lo que estuve buscando en decenas de libros. Dios te bendiga!

  2. NORMA dijo:

    MIS QUERIDOS HNOS.
    GRACIAS POR COMPARTIR LA PRESENCIA DE DIOS, SOLO EN SU PRESENCIA PODEMOS SER CONSUMIDOS Y RENOVADOS, Y LO MARAVILLOSO ES PORQUE JESUS DIO SU VIDA PARA PODER ENTRAR A LA PRESENCIA DE DIOS LAS VECES QUE DESEARMOS, UN REGALO PARA LA ETERNIDAD. CADA DIA AMO MAS LA PRESENCIA DE DIOS COMO SU PALABRA PARA QUE SEA REVELADA EN MI VIDA Y PODER COMPARTIR CON OTROS. BENDICIONES.

    • Ani dijo:

      Así es Norma, gracias a que Jesús dió su vida por nosotros, y el velo del templo que nos separaba de la presencia de Dios se rasgó de arriba a abajo, sabemos que ahora tenemos entrada a la Presencia de Dios.

      ¡Qué bendición es que Dios nos haya mostrado esto!
      Porque hoy, hay muchos que se pierden queriendo encontrar a Dios en alguna experiencia “mística” que nada tiene que ver con Su Palabra.
      Dios, en nombre de Jesús, te bendiga!! y gracias por tu comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *