Dos de acuerdo

Por: Ani Garza T
Septiembre 18, 2012

Si dos de vosotros se ponen de acuerdo

Mateo 18:19

Uno de los pasajes que más ha impactado mi vida, es el siguiente:

19 Además os digo, que si dos de vosotros se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan aquí en la tierra, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.
Mateo 18:19

Jesús está hablando a sus discípulos, del poder de dos poniéndose de acuerdo para levantar una oración a nuestro Padre Celestial. Dios contestará la oración cuando dos de nosotros, nos ponemos de acuerdo para pedirle cualquier cosa.

Es importante notar que Jesús en este pasaje está hablando a sus discípulos, solamente a los que creen en Él y no a todo el mundo. Jesús se refiere a Dios como su Padre, y sabemos que hay una condición para que nosotros también seamos adoptados hijos de Dios para así poder recibir todas las promesas que Él nos ha dejado en El Testamento.

12 Pero a todos los que le recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios, es decir, a los que creen en su nombre, 13 que no nacieron de sangre, ni de la voluntad de la carne, ni de la voluntad del hombre, sino de Dios.
Juan 1:12

Para poder llegar a ser hijos de Dios, debemos recibir a Jesús en nuestro corazón, creer en Su Nombre.

Es por la fe en el Hijo de Dios, en Jesucristo, en la misma Palabra de Dios hecha carne, que pasamos a hacer adoptados hijos. Dios ha dejado muchísimas promesas en Su Palabra, pero solamente son efectivas para sus hijos; por eso la importancia de comprender esta verdad.

26 pues todos sois hijos de Dios mediante la fe en Cristo Jesús.
Gálatas 3:26

¿Qué es exactamente lo que necesitamos para poder comprender las cosas de Dios, el Reino de los Cielos y así poder creer o tener fe en Jesús?

13 que no nacieron de sangre, ni de la voluntad de la carne, ni de la voluntad del hombre, sino de Dios.
Juan 1:13

Así es: Nacer de Nuevo, no de la carne otra vez, sino de Dios, del Espíritu. Nicodemo vino a Jesús de noche porque sabía que Jesús era un gran maestro, y sabía que venía de parte de Dios por todo lo que hacía, pero no lograba ver el Reino de Dios. En el Evangelio de Juan, Jesús le explica a Nicodemo y a nosotros, como es que podemos comprender el Reino de Dios, las cosas de Dios. Te invito a que tomes tu Biblia y leas todo el capítulo tres del Evangelio de Juan.

Pero antes de poder nacer de nuevo, del Espíritu de Dios hay una cosa que debemos hacer. ¿Sabes qué es? Debemos arrepentirnos: de nuestra incredulidad, de haber andado a nuestra manera, y reconocer que hemos fallado a los mandamientos que Dios nos dejó.

Juan el Bautista lo dijo así:

1 Yo a la verdad os bautizo con agua para arrepentimiento, pero el que viene detrás de mí es más poderoso que yo, a quien no soy digno de quitarle las sandalias; El os bautizará con el Espíritu Santo y con fuego.
Mateo 3:11

Antes de poder recibir el Espíritu Santo, debemos de confesar todo nuestro pecado a Dios, arrepentirnos, pedirle perdón y buscar a Jesús con todo nuestro corazón creyendo que Él pagó por nuestro pecado en la cruz. Decidir andar en Su Camino. Es por la fe en Jesucristo que pasamos a ser hijos de Dios, herederos de todas sus promesas y coherederos con Cristo Jesús. Esa es la manera en que Dios lo dispuso. Una vez que pasamos a ser hijos de Dios, discípulos de Jesús; podemos hacer nuestra, la siguiente promesa:

19 Además os digo, que si dos de vosotros se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan aquí en la tierra, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.
Mateo 18:19

Hay poder en la oración cuando dos hijos de Dios se unen, poniéndose de acuerdo, para pedirle algo. ¿Qué necesitas pedirle a Dios hoy? ¿Necesitas un milagro? ¿Provisión? ¿Salud para ti o para algún miembro de tu familia? ¿Quizá la restauración de tu matrimonio? ¿Qué tu hijo deje las malas amistades, el alcohol o las drogas? ¿Qué necesitas que Dios haga por ti? ¿Qué te devuelva la paz y el gozo? Hoy es el día para convertirte en hijo de Dios. Lee tu Biblia. Busca a esa persona que te ha estado compartiendo de Jesús y pónganse de acuerdo para levantar tu necesidad a Dios Padre en el nombre de Jesús, y deléitate en la forma en la que Dios obra.

2 Así dice el SEÑOR que hizo la tierra, el SEÑOR que la formó para establecerla; el SEÑOR es su nombre: “Clama a mí, y yo te responderé y te revelaré cosas grandes e inaccesibles, que tú no conoces.”
Jeremías 33:3

 

Esta entrada fue publicada en Esperanza, Fe, Jesus dijo:, Mensajes, Poder, Promesas, Vida Espiritual y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *