Destrucción de Sodoma y Gomorra

Ya-es-el-tiempo-640

.

Continuando con el mensaje anterior, hoy vamos a comprender, que aunque Dios es amor y es misericodioso, también es justo: y así como perdona a los que se arrepienten, también destruye a los que insisten en vivir en pecado.

En el mensaje de: fiel y justo, vimos como Nínive, aunque era una ciudad llena de pecado y Dios pensaba destruírla, finalmente no lo hace porque el pueblo se arrepiente de su maldad y abandonan sus malos caminos.

Muchos creen que porque Dios es AMOR, sería incapaz de destruir; pero Su Palabra comprueba lo contrario.
La siguiente historia la podemos leer en Génesis 19.

19 Llegaron, pues, los dos ángeles a Sodoma al caer la tarde, cuando Lot estaba sentado a la puerta de Sodoma. Al verlos, Lot se levantó para recibirlos y se postró rostro en tierra, 2 y dijo: He aquí ahora, señores míos, os ruego que entréis en la casa de vuestro siervo y paséis en ella la noche y lavéis vuestros pies; entonces os levantaréis temprano y continuaréis vuestro camino. Pero ellos dijeron: No, sino que pasaremos la noche en la plaza.

3 El, sin embargo, les rogó con insistencia, y ellos fueron con él y entraron en su casa; y les preparó un banquete y coció pan sin levadura, y comieron. 4 Aún no se habían acostado, cuando los hombres de la ciudad, los hombres de Sodoma, rodearon la casa, tanto jóvenes como viejos, todo el pueblo sin excepción. 5 Y llamaron a Lot, y le dijeron: ¿Dónde están los hombres que vinieron a ti esta noche? Sácalos para que los conozcamos. 6 Entonces Lot salió a ellos a la entrada, y cerró la puerta tras sí, 7 y dijo: Hermanos míos, os ruego que no obréis perversamente.

Los hombres de la ciudad de Sodoma, venían buscando a los dos hombres que habían llegado a casa de Lot, porque querían tener relaciones sexuales con ellos; una obra perversa.  De ahí que a los homosexuales también se les dice: sodomitas.

Pero Lot, reconociendo la perversidad de lo que estos sodomitas querían hacer, prefirió sacrificar a sus hijas; quizá pensando que serían despreciadas o simplemente se sentía tan ofuscado al pensar que pudieran hacerle algo a sus invitados de honor, que no supo bien que hacer o decir para protegerlos de semejante aberración.

8 He aquí ahora tengo dos hijas que no han conocido varón; permitidme sacarlas a vosotros y haced con ellas como mejor os parezca; pero no hagáis nada a estos hombres, pues se han amparado bajo mi techo. 9 Mas ellos dijeron: ¡Hazte a un lado! Y dijeron además: Este vino como extranjero, y ya está actuando como juez; ahora te trataremos a ti peor que a ellos. Y acometieron contra Lot y estaban a punto de romper la puerta, 10 pero los dos hombres extendieron la mano y metieron a Lot en la casa con ellos, y cerraron la puerta. 11 Y a los hombres que estaban a la entrada de la casa los hirieron con ceguera desde el menor hasta el mayor, de manera que se cansaban tratando de hallar la entrada.

Dios había enviado a estos dos hombres, ángeles, que venían a proteger a Lot y a su familia, inclusive a decirles que salieran de Sodoma que sería destruída; porque Dios había visto que Lot era un hombre justo.

12 Entonces los dos hombres dijeron a Lot: ¿A quién más tienes aquí? A tus yernos, a tus hijos, a tus hijas y quienquiera que tengas en la ciudad, sácalos de este lugar; 13 porque vamos a destruir este lugar, pues su clamor ha llegado a ser tan grande delante del Señor, que el Señor nos ha enviado a destruirlo. 14 Y salió Lot y habló a sus yernos que iban a casarse con sus hijas, y dijo: Levantaos, salid de este lugar porque el Señor destruirá la ciudad.
Pero a sus yernos les pareció que bromeaba. 15 Y al amanecer, los ángeles apremiaban a Lot, diciendo: Levántate, toma a tu mujer y a tus dos hijas que están aquí, para que no seáis destruidos en el castigo de la ciudad.

16 Mas él titubeaba. Entonces los dos hombres tomaron su mano y la mano de su mujer y la mano de sus dos hijas, porque la compasión del Señor estaba sobre él; y lo sacaron y lo pusieron fuera de la ciudad. 17 Y aconteció que cuando los habían llevado fuera, uno le dijo: Huye por tu vida. No mires detrás de ti y no te detengas en ninguna parte del valle; escapa al monte, no sea que perezcas.
18 Pero Lot les dijo: No, por favor, señores míos. 19 Ahora he aquí, tu siervo ha hallado gracia ante tus ojos, y has engrandecido tu misericordia la cual me has mostrado salvándome la vida; mas no puedo escapar al monte, no sea que el desastre me alcance, y muera. 20 Ahora he aquí, esta ciudad está bastante cerca para huir a ella, y es pequeña. Te ruego que me dejes huir allá (¿no es pequeña?) para salvar mi vida. 21 Y él le respondió: He aquí, te concedo también esta petición de no destruir la ciudad de que has hablado. 22 Date prisa, escapa allá, porque nada puedo hacer hasta que llegues allí. Por eso el nombre que se le puso a la ciudad fue Zoar.

23 El sol había salido sobre la tierra cuando Lot llegó a Zoar. 24 Entonces el Señor hizo llover sobre Sodoma y Gomorra azufre y fuego, de parte del Señor desde los cielos; 25 y destruyó aquellas ciudades y todo el valle y todos los habitantes de las ciudades y todo lo que crecía en la tierra. 26 Pero la mujer de Lot, que iba tras él, miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal.

27 Y Abraham se levantó muy de mañana, y fue al sitio donde había estado delante del Señor; 28 y dirigió la vista hacia Sodoma y Gomorra y hacia toda la tierra del valle y miró; y he aquí, el humo ascendía de la tierra como el humo de un horno. 29 Y aconteció que cuando Dios destruyó las ciudades del valle, se acordó Dios de Abraham e hizo salir a Lot de en medio de la destrucción, cuando destruyó las ciudades donde habitaba Lot.
Génesis 19:1-29

En esta historia, podemos ver claramente que nuestro Dios de amor, sí es capaz de destruir un pueblo en donde hay tanta maldad y corrupción; pero también podemos ver que puede salvar a los que lo buscan y claman a Él.

Hoy en día, hay tanta corrupción y maldad empezando por las autoridades, que no debe de sorprendernos que Dios desee destruirnos.  Es por esto, que hoy más que nunca, debemos pedirle al Señor, Dios todopoderoso,  que tenga misericordia de nuestra familia, ciudad y pais,  que derrame de su Espíritu Santo trayendo convicción de pecado y el don de arrepentimiento.
Para que así, podamos volvernos de los malos caminos y que Dios nos perdone, y que así como decidió no destruir a Nínive, también tenga misericordia de nosotros y levante en autoridad a un hombre que nos pueda guiar por el Camino de Verdad.

Aunque hoy muchos le llaman a lo bueno malo, y a lo malo bueno; Dios sigue diciendo lo que está bien y lo que está mal, y en eso, jamás cambiará de opinión.
No podemos seguir engañados creyendo que todo esta bien y que todos heredaremos el reino de Dios …

9 ¿O no sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os dejéis engañar: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, 10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los difamadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios.
11 Y esto erais algunos de vosotros; pero fuisteis lavados, pero fuisteis santificados, pero fuisteis justificados en el nombre del Señor Jesucristo y en el Espíritu de nuestro Dios.
1 Corintios 6:9-11

Por eso, ya es el tiempo de buscar a Dios, si oramos para que nos envíe a Su Espíritu Santo y nos guíe a la Verdad, a Jesucristo, podremos ser justificados delante de Él,  seremos lavados y transformados para que nuestra tierra sea sanada.
¿Te parece imposible?

27 Y El respondió: Lo imposible para los hombres, es posible para Dios.
Lucas 18:27

 

Esta entrada fue publicada en Aflicciones, Confianza, Mensajes y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *