Como enfrentas la ofensa?

Por Ana Maria GT
Agosto 8, 2010

Cual es la emoción que viene a ti al recibir una ofensa? Es de duda, (al pensar si le importas a la persona que te ofendió), desánimo, depresión, coraje o venganza? Todos hemos tenido estas emociones después de haber recibido una ofensa, una palabra hiriente, un mal trato, un engaño, un rechazo, un abandono, una herida, sobre todo cuando proviene de las personas que amamos. No podemos entender porque si las personas nos dicen amar, nos pueden hacer tanto daño.

Si no logramos entender la forma en que Dios nos dice que debemos reaccionar ante la ofensa, esta se quedará clavada como una daga en el corazón, será un resentimiento que irá generando raices de amargura que contaminará a muchos. Estos momentos de dolor o aflicción que vienen a nuestra vida son parte del plan de Dios. El nos creo con libre albedrío, es decir, la capacidad de que nosotros elijamos si queremos vivir en el bien o en el mal, bendecir o maldecir, aliviar o dañar. El pone delante de nosotros dos caminos, el de la vida y el de la muerte, aconsejándonos que escojamos La Vida. Que escojamos a Jesús, quien dijo ser La Vida.

Jesús nos advirtió que en este mundo tendríamos aflicción, pero que confiaramos en él, porque Él ha vencido todas esas cosas de este mundo. El ya pasó por todo lo doloroso que nosotros pudiéramos pasar. Jesús fue rechazado, burlado, golpeado, engañado, martirizado por otros seres humanos, él sabe del dolor causado, el sabe de heridas, el padeció mucho dolor y sin merecerlo, y aún en medio de esas circunstancias tan difíciles por las que estaba pasando, no abrió su boca; fue llevado como un cordero al matadero. Y aunque en un momento no soportaba mas el dolor, le pidió al Padre que permitiera que pasara de él esa copa tan amarga que estaba tomando, pero al final dijo: “Padre, pero que no sea mi voluntad sino la tuya”. Gracias al dolor que el soportó, a las heridas que el padeció, nosotros somos salvos. (Podremos nosotros recibir algunas heridas a cambio de salvar a otros? Que por medio de nuestra conducta casta y respetuosa otros sean ganados para Cristo?).

Fue hasta después, que los discípulos reconocieron que ese hombre, Jesús, verdaderamente era el Hijo de Dios, y había venido a cumplir un propósito específico asignado por el Padre.

Como reaccionó Jesús ante tantas ofensas y maltrato? Les pagó como merecían? Jesús nunca tomó venganza, nunca. Jamás se defendió, y por sus llagas, nosotros hemos sido sanados. Jesús nos enseña una gran lección, el nos dice: “Aprended de mi, que soy manso y humilde de corazón, y ENTONCES hallareis descanso para vuestras almas”. Hay que aprender a ser mansos y humildes, no nacemos siendo así, por eso Jesús nos dice que aprendamos de Él. La mansedumbre y la humildad de corazón es lo que permite tener un descanso en nuestra alma, tener esa paz que sobrepasa todo entendimiento, independientemente de la situación. La mayoría de las veces, es la forma en que reaccionamos lo que nos quita la paz.

Si hemos recibido una ofensa muy dolorosa, y hemos caido en desánimo, y estamos pensando en como tomar venganza “solamente para que sepan lo que se siente”. Escucha a Dios hoy diciendote: “la venganza es mia, yo pagaré”, “a ustedes les corresponde pagar bien por mal”, porque eso halla gracia delante de Dios. Es la actitud de mansedumbre y humildad que aprendamos de Jesús, lo que permitirá que hallemos descanso para nuestras almas. Dios da gracia a los humildes, pero resiste a los soberbios y orgullosos. Cuando somos tan orgullosos que no podemos perdonar, y queremos pagar el mal recibido con venganza, Dios se retira, nos ve de lejos y nos deja luchar solos con estas emociones que nos quitan la paz. No es fácil amar a nuestros enemigos, y a veces ni siquiera a nuestros familiares y amigos que nos han dañado.
La única manera de lograrlo es buscar conocer a Dios, porque Dios es amor, y cuando conocemos a Dios, a través de la carta que nos escribió, de su hijo Jesús, podremos conocer el amor. Y solo así podemos amar a quienes nos ofenden.

Amados, amemonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor. (1 Juan 4: 7-8)

 

Esta entrada fue publicada en Aflicciones, Amor, Engaño espiritual, Mensajes. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Como enfrentas la ofensa?

  1. Manuel dijo:

    “La única manera de lograrlo es buscar conocer a Dios, porque Dios es amor, y cuando conocemos a Dios, a través de la carta que nos escribió, de su hijo Jesús, podremos conocer el amor. Y solo así podemos amar a quienes nos ofenden” ¿que carta nos escribió Jesús?

  2. jessica goytia dijo:

    Realmente no hay nadie como tu mi Dios, quisiera todos los dias y lo trato de seguir amando al projimo y perdonando y pidiendo perdon, que hermosos es Dios, digno y poderoso, gracias por sus maravillas en mi, gracias……………..

  3. Paola dijo:

    Muy buen mensaje… ojalá todos aprendamos a reaccionar como
    reacciona Jesus ante la ofensa, este sería otro mundo, gracias -Paola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *