Comer, Rezar, Amar

Por Ana Maria GT
Oct. 29, 2010

Será en verdad esto suficiente para vivir en la Paz que estamos buscando? Será verdad que la forma en que decidió vivir su vida Julia Roberts (en esta película) la llevó a encontrar la plenitud de vida?. Fue el Dios Verdadero el que le contestó su oración cuando ella le pidió que la orientara y la ayudara? Podría ser que el Dios que había dicho que lo que El unió nada ni nadie los podría separarar, ahora le dijera otra cosa? Ella tenía un problema, y a donde quiera que ella fuera, la compañía de ella misma, su problema y cargas siempre la acompañarían, a menos que encontrara a aquel que le había dicho que en EL podía depositar su carga.

No son los viajes alrededor del mundo los que nos darán paz y gozo, no es dejar la mente en blanco, ni recitar “mantras”; tampoco el amor romántico vivido en adulterio y libertinaje sexual, mucho menos apartarnos de las responsabilidades que nos corresponden. Ella estaba perdida, lo pudo reconocer; pero las decisiones que tomó siguieron siendo equivocadas. No es el hechicero, ni el que te lee las manos el que te dirá tu futuro, tampoco es el que sigas tu propio corazón. No son las experiencias vividas a nuestra manera las que nos llevarán a la verdad, ni lo que nos hará verdaderamente libres. Solamente hay UNA manera, UN Camino lo que nos dará la vida en abundancia que estamos buscando, plenitud de gozo y la paz que sobrepasa todo entendimiento. Tristemente, la mujer buscó en lugares equivocados y no lo pudo encontrar, no pudo encontrar ese UNICO tesoro que le daría TODO lo que ella estaba buscando. Ese alguien que ha prometido suplir TODAS nuestras necesidades. No pudo encontrar la fuente que le daría agua VIVA, quien saciaría su SED de amor. Se alimentó de comida física, para su cuerpo, pero nunca encontró la comida espiritual, la que es leche para el infante o recién nacido, y carne para el adulto. Nunca encontró en quién depositar sus cargas. Rezó al dios de este mundo quien le contestó que hiciera de acuerdo a sus placeres, le llamó amor al adulterio… y al final se quedó sin el regalo que Dios le había dado.

Es muy triste ver cantidad de vidas que se pierden mas, queriendo encontrarse. Es muy triste ver a las personas buscando la felicidad en lugares, cosas y personas equivocadas. Es muy triste vivir en las tinieblas, estando ciegos, pero mas triste es ser ciegos guias de ciegos. Solamente hay UNO que nos puede sacar de las tinieblas a Su LUZ admirable. Solamente hay uno que nos puede guiar a toda la Verdad que nos hace libres.

Es triste ver como hacemos de nuestra mente un dios para hacer lo que queremos, y seguimos nuestro engañoso corazón, en vez de hacer lo que EL, nuestro creador nos dice en Su Palabra. Es triste pasar por esta vida sin leer el testamento que nuestro Padre Celestial nos dejó para conocer todo lo que nos da y el propósito que tiene para cada uno de nosotros, sus hijos. Vamos hasta la India buscando que otros nos lean nuestro futuro, en vez de ir a quien nos ha dicho que tiene planes de bendición y no de calamidad para nuestra vida; quien nos dice que el tiene para nosotros un futuro y una esperanza. Es triste ver a tantas personas llendo por el camino ancho por donde van las multitudes que al final es camino de muerte, en vez de escoger el Camino angosto que lleva a la Vida. Que triste es pasar por esta vida sin conocer al Dios Verdadero, creador de todo cuanto existe, nuestro creador, quien nos ama tanto, que dió a su Hijo Unigénito para que todo aquel que en el CREE no se PIERDA sino que tenga VIDA ETERNA.

Salí de esta película triste, y orando para que Jesucristo se les REVELE a tantas mujeres, que como yo, andabamos perdidas sin Él; buscando en filosofías equivocadas. Andando en la vanidad de nuestra mente, y muy apartadas del Dios Verdadero.

“Tu Señor guardas en perfecta paz, aquel cuyo pensamiento en TI persevera”. Isaias 26:3

 

Esta entrada fue publicada en Engaño espiritual, Mensajes, Nueva Era, Películas. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Comer, Rezar, Amar

  1. Josep dijo:

    Ana Maria, me encanta tu opinión y el análisis que realizas, estoy completamente de acuerdo contigo.

    Bendiciones.

    Josep

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *