Arrepentimiento o Remordimiento

Por Ana Maria GT
Nov. 18, 2010

Cual es la diferencia entre el arrepentimiento y el remordimiento? Ya que los dos llegan cuando nos hemos dado cuenta que hemos hecho algo que esta mal a los ojos de Dios.

En un mensaje pasado, comentamos la diferencia entre el arrepentimiento y la autojustificación. Cuando hacemos algo mal, Dios nos puede dar el don del arrepentimiento. Esto además de llevarnos a reconocer que hicimos algo mal y poder pedir perdón, produce en nosotros una necesidad de no volver a hacer lo mismo, es decir, a cambiar nuestra conducta. A diferencia de la autojustificación, que no viene de Dios. Aunque sabemos que hemos pecado, autojustificamos nuestra conducta porque “todo el mundo” lo hace; o el “otro” fue el que me provocó, etc. El arrepentimiento genuino produce un cambio de conducta haciendonos responsables a nosotros mismos; la autojustificación produce el seguir haciendo lo mismo porque la situación o los demás “nos” provocan.

Pero hoy trataremos la diferencia entre el arrepentimiento y el remordimiento. Veamos los dos casos de los discípulos que traicionaron a Jesus. Por un lado, vemos a Pedro, negando a Jesus, no solamente una, sino tres veces. Unos dias antes, le había prometido estar con él por siempre, y en la primer oportunidad que tiene, lo niega. Cuando Pedro se da cuenta de lo que ha hecho, al escuchar el gallo cantar, reconoce su falla; se arrepiente y cambia su conducta. Jesús ve el corazón de Pedro arrepentido, lo perdona, y no solamente lo perdona; sino que además lo usa para que siga extendiendo el Reino de Dios. Vemos a Pedro predicando la Palabra con poder en el Pentecostés, leemos las dos cartas que escribió en el Nuevo Testamento; vemos como un hombre necio, agresivo y traidor, es cambiado por el poder de Dios cuando decide volver nuevamente a Jesus, arrepentido y reconociendo su maldad delante de Él.

Por otro lado vemos a Judas Iscariote. Judas fue capaz de vender a Jesus por 30 monedas de plata. Valoró mas el dinero que la amistad que había tenido con Jesus. Hipócritamente lo entrega con un beso. Cuando reacciona, y se da cuenta lo que ha hecho, se siente muy mal, afligido; pero no tiene la suficiente humildad para arrepentirse y pedir perdón. Entonces el remordimiento lo carcome…. tanto, que llega a quitarse la vida, a suicidarse.

El arrepentimiento viene de la humildad, y el remordimiento viene del orgullo. Un mal comportamiento, todos lo podemos tener; Dios sabe que no somos perfectos. Pero lo mas importante, es lo que hacemos cuando reconocemos que hemos obrado mal.

Dios es muy claro en Su Palabra…. El resiste a los orgullosos y a los soberbios, pero da gracia a los humildes. Hay un favor especial que Dios da a los humildes, a quienes son capaces no solamente de reconocer su error o pecado; sino pedir perdón y cambiar su conducta. Cuando nos arrepentimos, Dios nos perdona, nos hace libres y mas blancos que la nieve. Cuando el orgullo impide que pidamos perdón a quienes hemos ofendido, nos atrapará el remordimiento que destruirá nuestra vida.

Asimismo, vosotros, los mas jóvenes, estad sujetos a los mayores; y todos, revestios de humildad en vuestro trato mutuo, porque Dios resiste a los soberbios, pero da gracia a los humildes.
1 Pedro 5:5

Dios no quiere que nadie se pierda, sino que todos procedamos al arrepentimiento.

 

Esta entrada fue publicada en Aflicciones, Mensajes. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *