Ya estaba escrito

Por Ana Maria GT
Dic. 23, 2010

La historia del nacimiento de Jesus no es un acontecimiento aisaldo. En su nacimiento, vida, muerte y resurección se cumplen mas de 400 profecías del Antiguo Testamento.

Aproximadamente 700 años antes de que naciera Jesus, el profeta Isaías había escrito lo siguiente:

Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado, y la soberanía reposará sobre sus hombros; y se llamará su nombre Admirable Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz. (Isaías 9:6)

Por tanto, el Señor mismo os dará una señal: “He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel. (Isaías 7:14)

Un ángel se le aparece a María para darle el anuncio de como será el nacimiento de Jesus:

Y al sexto mes, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre que se llamaba José, de los descendientes de David; y el nombre de la virgen era María.
Y entrando el ángel, le dijo: ¡Salve, muy favorecida! El Señor está contigo; bendita eres tú entre las mujeres. Pero ella se turbó mucho por estas palabras, y se preguntaba qué clase de saludo sería éste.

Y el ángel le dijo: No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios. Y he aquí, concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Este será grande y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de su padre David; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.

Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto, puesto que soy virgen? Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso lo santo que nacerá será llamado Hijo de Dios. Y he aquí, tu parienta Elisabet en su vejez también ha concebido un hijo; y este es el sexto mes para ella, la que llamaban estéril.

Porque ninguna cosa será imposible para Dios. Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de su presencia.
(Lucas 26:38)

Al saber la noticia, Jesús quiso abandonarla en secreto, pero cuando pensaba en esto, vino a José también un ángel en un sueño:

Pero mientras pensaba en esto, he aquí que se le apareció en sueños un ángel del Señor, diciendo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que se ha engendrado en ella es del Espíritu Santo. Y dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque El salvará a su pueblo de sus pecados.

Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había hablado por medio del profeta, diciendo: HE AQUI, LA VIRGEN CONCEBIRA Y DARA A LUZ UN HIJO, Y LE PONDRAN POR NOMBRE EMMANUEL, que traducido significa: DIOS CON NOSOTROS. Y cuando despertó José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y tomó consigo a su mujer; y la conservó virgen hasta que dio a luz un hijo; y le puso por nombre Jesús. (Mateo 1:20-25)

Dios Padre nos ama tanto, que dió a su Hijo Unigénito para que todo aquel que en el CREE no se pierda, sino que tenga vida eterna. Dios nos DIO a su Hijo, es el mejor regalo que jamás hayamos recibido. En Jesús, Dios nos da el regalo de Salvación y Vida Eterna. La razón de la celebración, es este regalo maravilloso que Dios nos dió en Jesucristo.

Porque necesitamos a Jesus? La Palabra de Dios dice que “La Paga de Pecado es Muerte”, muerte eterna, separados de Dios por siempre. Y no habemos ni uno justo en cuanto a que todos hemos pecado y merecemos la muerte. Pero Dios también dice que “La Dádiva de Dios es Vida Eterna en Cristo Jesus”. La misericordia de Dios hacia nosotros es tan grande que nos ha dado una salida muy fácil, un regalo, por gracia, para librarnos del fuego eterno. Y esta VIDA (espiritual eterna) esta en Jesucristo. No podemos darnos el lujo de rechazar este regalo maravilloso, sin Jesucristo estamos perdidos, como ovejas sin Pastor.

Volviendo a la historia del Nacimiento de Jesús, en Lucas 2, habla de que en aquellos días salió un edicto de César Augusto para que se hiciera un censo de todo el mundo habitado. Y se les pidió que cada uno regresara a su tierra natal. Es por esto que María y José regresan a Belén, la ciudad del rey David, para inscribirse en el censo.

Y sucedió que mientras estaban ellos ahí, María dió a luz a Jesus, envolviendolo en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón. Que trizte!! El Hijo del Dios Altísimo y no había para El lugar en el mesón. Estuvieron pidiendo posada y nadie los quiso recibir, les pasó de noche la llegada del Salvador del mundo. Quién Dios envió para librarnos de nuestros pecados.

Que no nos suceda lo mismo a nosotros. La Biblia esta llena de hermosas historias que Dios nos dejó para que aprendamos de los errores de Su Pueblo, y no los volvamos a cometer! No seamos como los que no le dieron posada a Jesús, recibamoslo en nuestra casa, en nuestro hogar, en nuestra vida. El sigue tocando a nuestro corazón para que lo dejemos entrar. El quiere entrar a nuestra vida en Su Espiritu Santo, El sigue esperando a que le demos morada. El quiere que seamos EL Templo de Su Santo Espíritu, El quiere que nuestro cuerpo sea su habitación, su morada. Hoy es el día de Salvación! Y que aprendamos lo que Pablo le dijo a los Gálatas: “Ya no soy yo, sino que Cristo vive en mi.”

Dios quiere que nos pongamos a cuentas con Él, que dejemos de ser cabritos para pasar a ser ovejas de su rebaño. El quiere ser el Pastor que nos guía a lugares de verdes pastos y junto a aguas de reposo.
Jesus dijo: “Yo soy El Buen Pastor, y mis ovejas escuchan mi voz… y me siguen”.

Venid ahora, y razonemos –dice el SEÑOR– aunque vuestros pecados sean como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; aunque sean rojos como el carmesí, como blanca lana quedarán.
Si queréis y obedecéis, comeréis lo mejor de la tierra; pero si rehusáis y os rebeláis, por la espada seréis devorados. Ciertamente, la boca del SEÑOR ha hablado.
(Isaías 1:18-20)

Que hermosa historia la de Jesus, sin duda la mejor y mejor contada por Dios mismo.

Feliz Navidad! Que este llena de regalos y cosas bonitas, pero recordemos que Dios Padre nos dió el mejor regalo en su Hijo Jesús, le costó toda su sangre. El precio que pagó por nuestro rescate llevando nuestro pecado a la cruz, fué con su vida. Tienes idea de lo que vales para Dios? Fuimos comprados no con cosas perecederas como el oro y la plata, sino con la sangre misma del Hijo de Dios. Nuestro Salvador, Señor y Rey! Venid y adoreeemos, venid y adoreeeemos…. venid y adoreeeeeeeemos a Cristo El Señor!!!!

 

Esta entrada fue publicada en Fe, Mensajes, Vida Espiritual. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *