Vas a necesitar un Abogado

Vas a Necesitar un Abogado
Por Ana Maria GT
Sept. 6, 2010

Vas a necesitar un abogado, porque está decretado “que los hombres mueran una sola vez y después el juicio final”. Y en cada juicio que se nos presenta, sabemos que siempre hay un acusador y un defensor. Ya tienes quien te va a representar y defender en el juicio final?

La Biblia dice que no habemos ni un hombre justo, en cuanto a que todos hemos pecado. Y si le damos una repasada a los mandamientos, podremos comprobar que cuando menos hemos fallado la mitad. A la trasgresión a los mandamientos de Dios, se le llama pecado. Y la paga de pecado es muerte, muerte espiritual, apartados de Dios. El pecado nos separa de Dios e impide que recibamos ese favor especial que necesitamos de él todos los días. Y aunque a las filosofias humanistas no les gusta usar este término, Dios lo usa para que podamos reconocer nuestra condición y podamos acudir a él, antes de que sea demasiado tarde. Es en este mundo donde Dios quiere que lo conozcamos. Y aunque Cristo es TODO lo que necesitamos para vivir una vida en abundancia, y una vida eterna que inicia en el momento que conocemos a Dios, y a Jesucristo como Señor; hoy el quiere presentarse a ti como tu abogado.

1Hijitos míos, os escribo estas cosas para que no pequéis. Y si alguno peca, Abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo. 2El mismo es la propiciación por nuestros pecados, y no sólo por los nuestros, sino también por los del mundo entero. 3Y en esto sabemos que hemos llegado a conocerle: si guardamos sus mandamientos.
4El que dice: Yo he llegado a conocerle, y no guarda sus mandamientos, es un mentiroso y la verdad no está en él; 5pero el que guarda su palabra, en él verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado. En esto sabemos que estamos en El. 6El que dice que permanece en El, debe andar como El anduvo. (1 Juan 2:1-6)

El único que te puede salvar del juicio venidero y de la muerte eterna, es Jesucristo. No es nada ni nadie más, no es una religión, una filosofía, o un sacerdote, pastor o santo, ni tu propio ser o tu propia mente, ni las buenas obras que pudieras llegar a hacer. La Biblia dice que nuestras obras son como trapos de inmundicia para Dios. La salvación es dada por gracia. “De tal manera amó Dios al mundo, que a dado a su Hijo Unigénito para que todo aquel que en EL CREE, no se pierda, sino que tenga vida eterna”.

Es por gracia que somos salvos por medio de la fe en Jesucristo nuestro Salvador y Abogado, y esto es un don de Dios. No es por obras, para que no nos gloriemos en nosotros mismos. El nos creo en Cristo Jesús para que hiciéramos las obras que EL de antemano preparó para que andemos en ellas.

Solamente él puede decirnos cuales son esas obras, nos las dejó escritas en Su Palabra. El tiene un propósito para nuestra vida, y es solamente hasta que empecemos a cumplir ese propósito que Dios tiene para cada uno de nosotros, que empezaremos a vivir esta vida en plenitud y con gozo.

Jesucristo es el abogado que necesitamos para estar seguros de donde pasaremos nuestra eternidad, pero necesitamos recibirlo desde hoy!!!, para que empiece a atender nuestro caso. Presentale tu caso y verás como te da una nueva vida, tu propósito, y la victoria!

 

Esta entrada fue publicada en Aflicciones, Confianza, Fe, Mensajes, Nueva Era. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *