Van como zombies

Por Ana Maria GT
Marzo 11, 2011

Dios nos creo con libre albedrío, y eso quiere decir que nos deja en libertad para vivir nuestra vida como mejor nos parezca. Si El mismo, que nos creo, no nos obliga a que vivamos una vida agradándolo a El, nosotros tampoco lograremos que nuestros hijos vivan de acuerdo a como nosotros queremos. Lo que si, es que Dios es muy claro en decirnos lo que nos traerá maldición y lo que nos traerá bendición, El pone delante de nosotros la vida y el bien; o la muerte y el mal (Deutoronomio 28 y Deutoronomio 30:14-20). Y el nos dice: “Escoge la Vida, escoge a Jesus”; aún asi, nos deja vivir como nosotros queremos.

Una vez que hemos venido a Cristo, y nos ha dado vida (espiritual), nos ha pasado de muerte a vida, podemos ver la cantidad de muertos (espirituales) que andan como zombies caminando hacia el pozo. Por mas que queramos que despierten y vean hacia donde van, siguen caminando como si no escucharan, están sordos a las palabras, son ciegos, muchos siguiendo a otros ciegos y otros siendo ciegos guías de ciegos. Es cuando les hablamos y no nos escuchan, cuando nos damos cuenta que no tenemos poder para despertarlos y hacerlos reaccionar. [De ahi nos sacó Dios también a nosotros los que ahora tenemos vida en Cristo].

Vemos a un amigo, a un hermano o a un hijo tomando decisiones que los estan llevando al pozo. Vemos las amistades con las que andan que buscan fumar, emborracharse, probar drogas, experimentar con el sexo, mintiendo y engañando a sus seres mas queridos y quienes mas los aman. Buscan una libertad de hacer lo que les de la gana, que los esta llevando a una esclavitud… la del pecado de la cual solos no podrán salir. Vemos como una mala decisión los lleva a otra mala decisión. Van abriendo puertas y dando entrada al enemigo, al príncipe de este mundo, al padre de la mentira. Por curiosidad empiezan viendo pornografía, eso los lleva a querer ponerlo en práctica, algo de alcohol y droga para no estar tan concientes de lo que estan haciendo. Lo hacen a escondidas para que no los regañen; mienten, y cuando los descubren se les hace fácil pedir perdón. Traen el lema de que es mejor pedir “perdón” a pedir “permiso”, y los papás estamos en la luna, la mayoría sin darnos cuenta en los terrenos en los que andan nuestros hijos. Muchas veces, los mismos padres, no saben con quien se fué su hijo al antro, hasta que reciben una llamada por teléfono de que su hijo que venía con fulano en el carro, y que venían tomados, tuvieron un accidente. Los hijos piden “su libertad”, y eso significa decirles a sus papás que “los dejen vivir” a su manera, porque es SU vida. Piden su computadora, su bb, su carro, y su dinero para mal usarlo. Se justifican diciendo que “todo el mundo” lo hace, y que nosotros los padres no entendemos. Y cada día siguen caminando y tomando decisiones que los van llevando al pozo.

Que podemos hacer cuando nos encontramos que en la familia hay un muerto en vida, que no escucha y no ve, llendo como zombie hacia el pozo?

Hay solamente uno que nos puede dar vida, vida espiritual, y se llama Jesucristo. El vino para darnos vida, y vida en abundancia. El es la Luz, y el que lo sigue no andará en tinieblas. Pero la Biblia dice que la Revelación de quien es Jesucristo, la Verdad que nos hace libres, es solamente dada por el Padre y a quién el Hijo se lo quiera revelar.

También sabemos que para Dios no hay imposibles, lo que es imposible para nosotros es posible para Dios. Es en esto en lo que debemos creer, y hacer nuestra parte de oración. Debemos de rodillas clamarle a Dios, en el nombre de Jesus, para que resucite a nuestro familiar muerto en vida. Rogarle que se le REVELE para que lo libre de la esclavitud del pecado, del alcohol, de la droga, de la pornografía, del sexo, de la mentira y de toda esa vida de maldición totalmente contraria a lo que Dios tiene para sus hijos.

Dios tiene un plan y un propósito para cada uno de nosotros, Dios tiene un plan para tu familiar, para tu hijo o tu hija. Ellos son especial tesoro para Dios. Dios nos ha dado a nuestros hijos como flechas para que los lancemos al blanco, directo a EL. Y lo mas poderoso que podemos hacer es orar por ellos, para que Dios los guarde del mal, para que Dios los atraiga a EL, para que encuentren en Jesucristo ese amor que estan buscando. Que lo conozcan como ese amigo íntimo y consejero en quien pueden confiar plenamente. Es nuestra oración día tras día, y nuestra conducta casta y respetuosa, lo que logrará que nuestros hijos sean ganados para Cristo. Disciplinémoslos en amor y de acuerdo a Su Palabra. Hagamos nuestra parte lo mejor que podamos, y dejémosle a Dios el resto. El sabe…, tiene un plan, esperemos en El, que El obrará.

Si el juez injusto, le hizo justicia a la viuda por su necedad e insistencia… Cuanto mas nos hará justicia Dios a nosotros por la insistencia de que Salve a nuestro cónyuge, hermano, hijo o hija. Es de rodillas como ganaremos la batalla, y en Cristo somos mas que vencedores! La promesa de que tu y toda tu casa será salva, sigue vigente. Unámonos hoy en oración, todos los que tenemos un familiar perdido, y veamos a Dios obrando con poder. El va a rescatar a todos nuestros familiares que son Saulos, necios y tercos, para convertirlos en Pablos, que cuando se encuentren personalmente con Jesucristo, asi como Saulo de Tarzo, compartirán las Buenas Nuevas de Jesus a todo el mundo. En el hay perdón de pecados y una nueva vida. Confiemos en el Señor, y unámonos en oración.

Y todo lo que pidáis en oración creyendo, lo recibireis. Mateo 21:22

 

Esta entrada fue publicada en Aflicciones, Mensajes, Promesas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *