Somos embajadores

Por Ana Maria GT
Enero 17, 2011

Te has puesto a pensar en lo que significa ser embajador de Cristo en esta tierra? Dios nos dice a sus hijos que ya no somos mas de este mundo, sino embajadores aquí en la tierra, nuestra ciudadanía ahora es del cielo. Cuando hemos conocido a Dios, y hemos sido adoptados como hijos, Dios pasa a ser nuestro Padre Celestial. El envía el Espiritu de su Hijo Jesus a nuestro corazón por medio del cual ahora le podemos llamar “Padre o querido Papá”. Empezamos a sentirnos un poco incómodos en este mundo tan corrompido, porque ya no pertenecemos mas aquí. Ahora andamos como peregrinos cumpliendo la obra que Dios nos ha encomendado. Buscamos extender el Reino de los Cielos aquí en la tierra.

Pablo lo dijo muy claro:
“Porque nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también ansiosamente esperamos a un Salvador, el Señor Jesucristo…” Filipenses 3:20

Ya no somos solamente regios o mexicanos, ahora nuestra ciudadanía a pasado a ser en el cielo. Somos embajadores de Cristo para cumplir el propósito que ahora nos ha dado a cada quién, para cumplir mientras andamos de pasada o como peregrinos en esta tierra.

“Por tanto, somos embajadores de Cristo, como si Dios rogara por medio de nosotros: en nombre de Cristo os rogamos: Reconciliaos con Dios!” 2 Corintios 5:20

Es en este mundo donde debemos encontrar la vida eterna y asegurarnos de que conocemos al Dios Verdadero y no uno que nos hayamos hecho a nuestra imaginación. Es mientras estamos en esta tierra que debemos buscar al Dios Verdadero con todo nuestro corazón para heredar la vida eterna.

Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado. Juan 17:3

La vida eterna, pasar a ser ciudadano del cielo, inicia cuando conocemos al único Dios verdadero, y a Jesucristo como Señor. Y es en esta tierra cuando Dios quiere manifestarse a nosotros, si esperamos conocer a Dios al morir, ya será demasiado tarde. Hoy es el día de Salvación, hoy es el día de reconciliarnos con Dios. Hoy es el día de reconocer nuestro pecado, arrepentirnos, volvernos de los malos caminos para buscar a Dios; y recibir su perdón a través de la muerte de su Hijo Jesús en la cruz. Quien resucitó al tercer día y ahora esta sentado a la derecha de Dios Padre intercediendo por ti y por mi. Hoy es el día de recibirlo como Salvador y Señor, invitarlo a nuestro corazón. El enviará su Espiritu Santo a morar en nosotros para guiarnos a toda la Verdad de la Palabra de Dios. Hoy es el día para ponernos a cuentas con Dios y asegurarnos de la vida eterna.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dió a su Hijo unigénito, para que todo aquel que CREE en EL, no se pierda, mas tenga vida eterna.” Juan 3:16

Hay tanta maldad aquí en la tierra porque el mundo yace bajo el poder del maligno, satanás es el príncipe de este mundo, es el padre de la mentira y el engañador. El ha venido para matar, robar y destruir, ese es su propósito. Pero Jesus, ha venido para que tengamos vida en abundancia. La vida que Jesus nos da es la espiritual, nada comparable a lo que podemos recibir en este mundo. Es por eso que cuando hemos conocido a Cristo, podemos declarar lo que Pablo dijo:

“Pues para mi, el vivir es Cristo, y el morir es ganancia”. Filipenses 1:21

Lo que ahora yo vivo aquí en la tierra, lo vivo por amor a Cristo; porque yo ya espero ansiosamente su venida. Espero esa nueva Jerusalén, esa tierra y cielo nuevo en donde reinará el amor, la verdad, y la justicia. Anhelo ese lugar en donde estaremos cara a cara con Nuestro Señor Jesús. Espero ese día en que nos casaremos con Él, las Bodas del Cordero, cuando Cristo, que ahora esta preparando morada para nosotros, a donde nos llevará a vivir eternamente, vendrá para casarse con su Novia, La Iglesia, una Iglesia pura y sin mancha. No porque seamos puros por nosotros mismos, sino porque el nos ha lavado ya con su sangre.

Cuando me pongo a orar por un México mejor, y veo tanta maldad, secuestros, fraudes, avaricia, ambición de poder, guerras, violencia intrafamiliar, engaños, adulterios, resentimientos, rencores, grocerías, faltas de perdón, enfermedades, terremotos, huracanes, vanas filosofias, idolatrías, estatuas ocupando el lugar que solamente le corresponde a Dios (llamensele estatuas de santos o la virgen de Guadalupe)…. de verdad que me molesto y desanimo. Y me doy cuenta que no se orar como conviene. Porque cuando empiezo de verdad, a clamarle a Dios para que arregle nuestro Monterrey, El me responde:

5Porque muchos vendrán en mi nombre, diciendo: “Yo soy el Cristo”, y engañarán a muchos.
6Y habréis de oír de guerras y rumores de guerras. ¡Cuidado! No os alarméis, porque es necesario que todo esto suceda; pero todavía no es el fin.
7Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino, y en diferentes lugares habrá hambre y terremotos.
8Pero todo esto es sólo el comienzo de dolores.
9Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis odiados de todas las naciones por causa de mi nombre.
10Muchos tropezarán entonces y caerán , y se traicionarán unos a otros, y unos a otros se odiarán.
11Y se levantarán muchos profetas falsos, y a muchos engañarán.
12Y debido al aumento de la iniquidad, el amor de muchos se enfriará.
13Pero el que persevere hasta el fin, ése será salvo.
14Y este evangelio del reino se predicará en todo el mundo como testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin. (Mateo 24:5-14)

Jesús ya nos lo había advertido, antes del fin, todo esto que esta sucediendo ES NECESARIO, que suceda. Quizá porque es la forma de Dios de llamarnos la atención, no se. Pero también nos dice que no debemos alarmarnos. Entonces podemos seguir confiando en Él, y esperando en El, comprendiendo que ya no somos mas de este mundo; sino embajadores de Cristo, trabajando para Él. Este mundo gobernado por el enemigo no va a mejorar, mejorará solamente cuando Cristo venga a reinar. Cuando recibamos a Cristo como el Rey, y eso será muy pronto…. es ya Cristo tu Rey?? Si quieres pertenecer al Reino de los Cielos, donde Jesús es el Rey, es necesario que lo hagas tu Rey hoy mismo. Y aunque seguiremos en este mundo…, tomados de la mano de Jesús, podremos afrontar cualquier situación y salir victoriosos. Bendiciones.

 

Esta entrada fue publicada en Mensajes, Promesas, Vida Espiritual. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *