Quienes son tus amigos?

Por Ana Maria GT
Junio 23, 2011

Recuerdas el pasaje de los cuatro amigos que llevaron al paralítico con Jesús para que lo sanara? Te gustaría tener amigos, y ser un amigo asi?

3Entonces vinieron a traerle un paralítico llevado entre cuatro.
4Y como no pudieron acercarse a El a causa de la multitud, levantaron el techo encima de donde El estaba; y cuando habían hecho una abertura, bajaron la camilla en que yacía el paralítico.
5Viendo Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados.
6Pero estaban allí sentados algunos de los escribas, los cuales pensaban en sus corazones:
7¿Por qué habla éste así? Está blasfemando; ¿quién puede perdonar pecados, sino sólo Dios?
8Y al instante Jesús, conociendo en su espíritu que pensaban de esa manera dentro de sí mismos, les dijo*: ¿Por qué pensáis estas cosas en vuestros corazones?
9¿Qué es más fácil, decir al paralítico: “Tus pecados te son perdonados”, o decirle: “Levántate, toma tu camilla y anda”?
10Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico):
11A ti te digo: Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa.
12Y él se levantó, y tomando al instante la camilla, salió a vista de todos, de manera que todos estaban asombrados, y glorificaban a Dios, diciendo: Jamás hemos visto cosa semejante. Marcos 2:3-12

Que bendición tener unos amigos así, que sean capaces de hasta romper y entrar por el techo para poder llevar a su amigo necesitado con Jesús. No sabemos si el paralítico tenía fe, pero los amigos sabían, conocían a Jesus. Ellos sabían que Jesus tenia todo el poder y quería sanar a su amigo paralítico, y así fue. Jesus lo sano, no por la fe del paralítico, sino por la fe de sus amigos, porque ellos creían en el poder de Jesús.

Que bendición es contar con amigos que nos recuerden que Jesus nos ama, que nos den una Palabra que venga directamente de él que nos conforte, nos aliente, nos sane, porque eso es lo que Jesús quiere para nosotros. Amigos que no se avergüencen de confiar en que Jesus es todopoderoso y además quiere perdonarnos y sanarnos. Tienes amigos asi?

Y tu, eres un amigo así? Pueden tus amigos confiar en que quieres lo mejor para ellos? Eres de los amigos que buscas ayudar en vez de perjudicar? De defender en vez de acusar? Eres de los amigos que oras por quien esta en alguna necesidad? Puedes llevar a tus amigos a Jesus cuando estan pasando por alguna situación difícil? Tienes la certeza de que Jesús los puede sanar, no solamente en lo físico, sino también en lo emocional y espiritual?

Es una bendición tener amigos que tengan fe, fe en el poder de Dios, de Jesus… pero es una mayor bendición poder ser un amigo así. Dios nos capacite para serlo, en el nombre de Jesus. Que podamos ser llenos del Espiritu Santo para ser esos amigos que otros necesiten, que podamos edificar en vez de destruir, que podamos bendecir en vez de maldecir. Que podamos ser de bendición para otros, independientemente si se lo merecen o no. Nosotros no mereciamos el amor incondicional que Jesús nos tiene. Tanto amor, que dio su vida por nosotros aún siendo pecadores. Que podamos recibir el amor de Cristo, para poder darlo a otros de una manera incondicional.

Este es mi mandamiento: que os améis los unos a los otros, así como yo os he amado. Nadie tiene un amor mayor que éste: que uno dé su vida por sus amigos. Juan 15:13

 

Esta entrada fue publicada en Amistad, Mensajes. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *