Que deseas que haga por ti?

Que deseas que haga por ti?
Por Ana Maria GT
Agosto 18, 2010

“Que deseas que haga por ti?” Fue la pregunta que Jesús le hizo a el ciego Bartimeo después de escuchar la forma en que le gritaba “Jesús, hijo de David, ten misericordia de mi!”. Aunque muchos lo reprendían y le decían que se callara, Bartimeo seguía gritando “Jesus, hijo de David, ten misericordia de mi!”. Bartimeo sabía quien era Jesus, había oido hablar de él, y al saber que pasaba por donde el estaba sentado, no dudó en clamar y gritarle hasta que Jesús se detuviera y le pusiera atención.

Al escucharlo gritar, Jesús lo manda llamar…. y la pregunta que Jesus le hace es: “Que deseas que haga por ti?”. Bartimeo sabía quien era Jesus, y lo que podía hacer. Si no hubiera sabido a quien se estaba dirigiendo quizá le hubiera pedido solamente un favor. Alomejor le hubiera pedido un bastón para poder caminar con un poco de mayor seguridad, o un perro pastor alemán que lo guiará en su caminar, podía haberle pedido algo de dinero para suplir alguna necesidad básica, pero no, Bartimeo sabía que era el tiempo de su milagro, estaba con Jesus! Y sin dudar en lo mas minimo, el ciego le dice: “Maestro, que recobre la vista”. Y Jesus le dijo: “Vete, tu fe te ha sanado.” Y al instante recobró la vista, y le seguía por el camino.

Fue al instante que el el ciego recobró la vista. Eso es lo que Jesus hace cuando confiamos en Él, cuando ponemos nuestra fe en el autor y perfeccionador de la misma. El libro de Hebreos nos dice que Jesus es el autor de la fe, la fe existe gracias a Jesus y nadie mas, el la inventó, es la fe en SU poder lo que permitirá que recibamos ese milagro por el que hemos esperado dias, meses o años. Jesús nos dice, “Y TODO lo que pidiereis al Padre en mi nombre, yo lo haré, para que mi nombre sea glorificado”. También nos dice: “No recibis, porque pedís mal”. Jesus es muy claro cuando nos dice que todo lo que pidamos al Padre, a Dios, en nombre de Jesús nos será hecho. No es en el nombre de Pedro, ni Juan, ni Judas, ni María, ni ningún otro santo, sino en el Nombre de Jesus. En la Biblia podemos leer una y otra vez todos los milagros que Jesus hizo, dice que todos los enfermos que eran llevados a los “pies” de Jesus, reconociendo su grandeza, Jesús los sanaba. Jesus es el mismo ayer, hoy y siempre, por lo que los milagros que hizo hace 2,000 años los sigue haciendo hoy para quienes confiamos y creemos en él, llendo a sus pies y reconociedolo como el Señor de todo.

Hoy es el día en que te encuentres con Jesús y puedas recibir tu milagro. Dios nos dice una y otra vez: “Clama a MI, y YO te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tu no conoces”. Jesús esta VIVO, el resucitó, su tumba esta vacía, Jesus esta sentado a la derecha del Padre intercediendo por nosotros, Jesus esta VIVO, y sigue tocando a la puerta de nuestro corazón esperando que le demos entrada. Hoy es el día de Salvación. Si tu nunca le has abierto tu corazón a Jesus lo puedes hacer con una oración sincera que salga de tu corazón…. puede ser algo asi:

“Señor Jesus, hoy te abro las puertas de mi corazón, quiero que vengas a habitar en mi, llename de tu Espiritu Santo, perdona mis pecados. Me arrepiento de haber andado tanto tiempo a mi manera, pero hoy reconozco que te necesito en mi vida, necesito de tu dirección y de tu amor incondicional. Sé que tu moriste en la cruz por mis pecados, para darme vida eterna. Hoy te quiero confesar como el Salvador y Señor de mi vida, quiero que seas mi dueño, quiero vivir para ti, ven a mi vida y restaurame…”
Si tu puedes hacer esta oración, o alguna parecida, que salga de tu corazón, sincero… Dios empezará a obrar milagros en tu vida. Lee la Biblia, empieza por el Evangelio de Juan y busca un lugar donde se predique la Palabra de Dios. Dios te bendiga.

 

Esta entrada fue publicada en Fe, Mensajes, Milagros. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *