No pierdas la oportunidad

EncuentrosconJesus.com

Cuando tengo la opción de escoger entre un elevador o escalera eléctrica, y una escalera normal, me decido subir o bajar por la escalera normal.
Lo veo como una oportunidad para hacer ejercicio y fortalecer las piernas; ya que espero que Dios me de muchos años en salud y bienestar para disfrutar de todo lo bueno que me ha dado.

Me encantan los deportes y espero tener buena condición por muchos años más.  Cuando ando de viaje con mi familia o con mi esposo, cada vez que vemos unas escaleras, siempre les digo: “Nunca pierdan la oportunidad de hacer chamorrito”  o pierna, como dirían algunos.

Pero en las última salidas que hemos hecho y por lo que he visto, he estado pensando también en: “No pierdas la oportunidad de orar por un enfermo”, ya que es el mejor tiempo para compartirles del Médico de médicos y Señor de señores, al Dios Todopoderoso que puede venir con su mano sanadora y hacer el milagro que los enfermos, o los familiares de los enfermos necesitan.

¿Cuántas veces has querido compartirles de Cristo a tus familiares y amigos?  ¿Por lo general rechazan ese tipo de conversaciones?  Yo sé que sí, me ha pasado muchas veces.
Cuando conocemos a Jesús, y nos apasionamos tanto por Él, queremos hablar de Él y que todos lo conozcan, pero cuando no están dispuestos a escuchar, nos desanimamos, y muchas veces dejamos de intentarlo.

Aunque tenemos claro, que cuando nos encontramos con Cristo, y nos dijo que lo siguiéramos… y que Él nos enseñaría a ser pescadores de hombres, queremos seguir haciéndolo a nuestra manera y eso no nos da resultado.

17 Seguidme, y yo haré que seáis pescadores de hombres.
Marcos 1:17

Él es Quien nos puede enseñar a ser pescadores de hombres para Su Reino y que así podamos cooperar para extender el Reino de Dios aquí en la tierra.
Nos ha llamado a sembrar Su Palabra para que pueda dar fruto, al ciento por uno. Pero debemos estar atentos a Su enseñanza.

Dios me ha mostrado, que la tierra más fértil en donde podemos sembrar, es cuando las personas tienen alguna necesidad y finalmente reconocen que solas no pueden salir de la situación y que necesitan de algo más grande y poderoso que las pueda ayudar.
Aunque muchas veces primero buscan en personas, objetos, lugares o filosofías equivocadas, algunos llegan a la conclusión de que eso no les ayudará y entonces, llegan a tener el deseo sincero de conocer a Dios. Por lo general, esperando un milagro de Su parte.

Este es el tiempo perfecto para compartir del Único Dios Verdadero y a Su Hijo Jesucristo como Señor. Podemos hacerles saber del amor tan grande y propósito que Dios tiene por cada uno de ellos y la razón por la cual permite situaciones difíciles en nuestra vida. Y por supuesto, también presentarlo como el Hacedor de Milagros, para Quien no hay nada imposible!

Voy a dejar algunos pasajes, para que podamos meditar en ellos y permitir que sea Dios,  Quien nos traiga dirección,  para que así, podamos hacer las obras que ya Él, de antemano preparo, para que Sus hijos y seguidores andemos en ellas.

Uno de los pasajes, que El Señor me ha traído en más de una ocasión, cuando me da una cita divina para compartir de su amor cuando hay alguna necesidad, es el siguiente:

19 Además os digo, que si dos de vosotros se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan aquí en la tierra, les será hecho por[q] mi Padre que está en los cielos.20 Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.
Mateo 18:19

Este pasaje es un buen comienzo para iniciar la conversación, ya que te puedes unir en oración con la persona que tiene la necesidad específica, sabiendo que Dios escuchará nuestro petición y cumplirá Su Promesa.

Es importante reconocer que Jesús nos enseña a orar al Padre, Padre Nuestro…, por lo que al meditar en el siguiente pasaje, reconocerán la necesidad que tienen de recibir a Jesús, (la misma Palabra hecha carne) en su vida, para convertirse en hijos de Dios. Solamente Él, los guiará al arrepentimiento.
Al convertirnos en hijos de Dios, podremos heredar todas las promesas que Dios nos ha dejado en el Testamento, siendo herederos de Dios y coherederos con Cristo.

11 A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron.
12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;
Juan 1:11-12

Esta es una manera en la que podemos empezar a compartir de Jesús, pero la Biblia dice: que El Espíritu Santo, nos recordará lo que Jesús ya nos ha enseñado, y lo podremos compartir en el momento en que El Señor nos vaya dirigiendo para dar la Palabra que Él quiere dar a ese corazón necesitado y dispuesto.
El es Quien hace las citas, por lo que siempre debemos estar preparados.

26 Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, El os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que os he dicho.
Juan 14:16

Por esto, la importancia de pasar tiempos con Jesús, leyendo y meditando en Su Palabra, La Biblia;  y así, cuando Él nos guíe a alguna persona, el Espíritu Santo nos pueda recordar lo que Cristo ya nos había enseñado para poder llevar el mensaje de Salvación, Esperanza y Vida Eterna a otros.

Que el Señor te lleve a compartir ejemplos en los Evangelios de milagros y sanidades que hizo antes: la multiplicación de los panes, la mujer del flujo de sangre, el ciego, el paralitico, la resurrección de Lázaro, etc.  porque la fe viene por el oír, y por el oír la Palabra de Dios.
Y Jesús sigue siendo el mismo ayer, hoy y siempre por lo que podemos saber, que los milagros que hizo antes, los sigue haciendo hoy para todos aquellos que deciden creerle.

No pierdas la oportunidad de orar por alguien que está enfermo, porque Cristo ha venido a traer Sanidad y Salvación, y Él espera que seamos vasijas útiles en sus manos, para hacer la obra para la cual nos ha llamado y nos ha estado preparando.
No te preocupes por lo que habrás de decir; porque El Espíritu Santo te recordará lo poco o lo mucho que hayas aprendido de Jesús; y El mismo te guiará a hablar Su Palabra con autoridad y denuedo.

Y si tu, que estás leyendo este mensaje, eres de los que aún no te has encontrado con Jesús de una manera personal; y estas enfermo o pasando alguna situación difícil, busca a ese familiar o amigo que ha querido hablarte de Cristo, y permite que unidos, puestos de acuerdo, levanten una oración por ese milagro que necesitas; y El Señor, que es fiel a Su Palabra, no les fallará.

Dios te bendiga, en el nombre de Jesús, y puedas ver Su Gloria manifestarse en tu vida y en tu situación.

Por tu Encuentro con Jesús,
-Ani Garza T

 

Esta entrada fue publicada en Aflicciones, Confianza, Esperanza, Mensajes, Vida Espiritual y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *