No comparte su gloria

Por Ana Maria GT
Ene. 23, 2011

Ultimamente me he dado cuenta que cuando una persona esta pasando por algún problema de salud o depresión, o tiene algún familiar enfermo, y lo comenta con alguien, la recomendación por lo general es que vaya con tal persona. Ya sea algún médico, terapeuta, o hasta algún guru, o que se meta a algún curso de “sanación” o “filosofía” en donde aprenderá técnicas físicas o mentales para poder sanar.

Me llama la atención que la recomendación es casi siempre que vaya con alguien o tome algún curso para recibir esa sanidad. A veces también buscan utilizar aparatos “modernos” que “leen” los problemas de las personas para poder dar un diagnóstico. Otros inclusive confían en medallas, pulseritas o estatuas para recibir sanidad. Son pocas las personas que van a consultar a quién las creo y quién tiene el mejor consejo, medicina y curso de sanidad. Dejan como última opción al Todopoderoso, que con una sola Palabra que diga puede dar la sanidad completa a quién la necesita y la PIDE.

Si, hay un creador de todo, y tiene el poder para sanar, pero es entendible que las personas que no lo conocen puedan ir a Él. Por eso no es de extrañarse que busquen otras opciones, antes de invocar a quien no conocen. Algunos piensan que es una idea infantil el creer que Dios es todopoderoso, y otros creen que podrán ser avergonzados por creerlo. Pero esto no es verdad:

11Pues la Escritura dice: TODO EL QUE CREE EN EL NO SERA AVERGONZADO. 12Porque no hay distinción entre judío y griego, pues el mismo Señor es Señor de todos, abundando en riquezas para todos los que le invocan; 13porque: TODO AQUEL QUE INVOQUE EL NOMBRE DEL SEÑOR SERA SALVO.
14¿Cómo, pues, invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?
15¿Y cómo predicarán si no son enviados? Tal como está escrito: ¡CUAN HERMOSOS SON LOS PIES DE LOS QUE ANUNCIAN EL EVANGELIO DEL BIEN!
Romanos 10:11-15

La Sanación viene con la Salvación, el que invoque el nombre del Señor será Salvo y Sano, podemos leer en la Biblia como estas dos palabras son intercambiables. Para Dios es mas importante la salvación de nuestra alma, ya que la sanidad viene como consecuencia natural, así como la paz y el gozo. Cuando buscamos a Dios de corazón, El se manifiesta con poder y gran gloria, cuando recibimos a Jesus en nuestra vida, Él nos dice:

… yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.
Juan 10:10

Jesús sigue tocando a la puerta de nuestro corazón para que le demos entrada, el tiene planes de bendición para nuestra vida, un futuro y una esperanza. El quiere que pongamos nuestra confianza en Él, en Su Palabra, porque El nunca nos fallará, el es fiel para cumplir lo que promete y es por eso que quiere que vayamos a Él. Cristo nos ama tanto, que sabe que si confiamos en algo o alguien mas, seguro seremos defraudados, por eso la insistencia de que vayamos a Él. El sabe de nuestros problemas y nuestras cargas, pero Él quiere llevarlas para que nuestra vida sea mas ligera, creamos esto. Muchos de los dolores físicos y emocionales que nos quitan la paz y nos hacen caer en depresión son porque hemos llevado cargas muy pesadas, pero Dios quiere que se las entreguemos a Él.

Venid a mi, todos los que estáis cansados y cargados, y yo os haré descansar.
Mateo 11:28

Jesus nos invita a ir a Él, quiere que tengamos una relación personal y podamos comprender que El ES Todopoderoso. No espera que busquemos una religión, sino a Él. Y para esto necesitamos poner algo de nuestra parte, Jesús solamente quiere que demos un solo paso, y Él dará todos los demás que sean necesarios para encontrarse con nosotros, demos el primer paso para agradarlo. Estas dispuesto?

Y sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que El existe, y que es remunerador de los que le buscan.
Hebreos 11:6

Crees que Dios remunera a los que le buscan? Sin fe es imposibe agradarlo. Pero la fe no debe estar puesta en cualquier cosa ni en cualquier persona, ni siquiera en ti mismo ni en tu capacidad. La fe, para que sea fe, debe estar puesta en quién la inventó, en el autor.

Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, quien por el gozo puesto delante de Él soportó la cruz, menospreciando la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono de Dios.
Hebreos 12:2

Busca a Dios si tienes alguna necesidad de sanidad física o emocional. En el nombre de Jesús El te sanará. Dios puede obrar por medio de personas también, pero busca que sea El quien te guíe, y recuerda que cuando sanes, por medio de lo que Dios haya querido usar, dale las gracias y reconoce que de Él proviene la sanidad. Es en Dios en quién debemos confiar, bendiciendo la forma en que Él lo hará, Es en EL en quién esta puesta nuestra confianza. El no comparte su gloria con nadie ni nada. El Señor tiene todo el poder, la gloria es para ti Jesus.

Yo soy el Señor, ése es mi nombre; mi gloria a otro no daré, ni mi alabanza a imágenes talladas.
Isaías 42:8

Ve a Él, confía en Jesús, porque El tiene la medicina que te sanará y podrás sin duda darle la gloria y la honra a quién cumple lo que promete.

5Confía en el SEÑOR con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento.
6Reconócele en todos tus caminos, y El enderezará tus sendas.
7No seas sabio a tus propios ojos, teme al SEÑOR y apártate del mal.
8Será medicina para tu cuerpo y refrigerio para tus huesos.
Proverbios 3:5-8

 

Esta entrada fue publicada en Fe, Promesas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *