Necesitas un consejero?

Por Ana Maria GT
Marzo 14, 2011

Te ha pasado que sientes que todo va bien en tu vida, has tomado buenas decisiones, piensas que has hecho bien tu trabajo en la casa como esposa, mamá, amiga, estudiante, negocio, etc., que eres una “buena persona” y de repente te llegan noticias que te llegan como patada en el hígado. El orgullo que sentías de creer ser sabia se va para el suelo. Te quedas pensando por un tiempo para ver a quien acudir para un buen consejo, y por mas que piensas a quien le podrías pedir ayuda te das cuenta que la mayoría esta en la misma situación o mucho peor.

Que debemos hacer cada vez que nos encontramos en una situación de impotencia?. Cuando creímos haber hecho lo mejor, y tiempo después nos damos cuenta que no ha resultado como pensábamos. Entonces escuchamos a Dios diciéndonos otra vez:

6Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado,
y la soberanía reposará sobre sus hombros;
y se llamará su nombre Admirable Consejero, Dios Poderoso,
Padre Eterno, Príncipe de Paz. Isaías 9:6

Claro! Jesus sigue siendo el Admirable Consejero, que llegó como niño a nacer en un pesebre, pero creció en estatura y sabiduría, y es a EL a quien debemos ir, porque sus Palabras son sabiduría divina. Voltiamos nuestra mirada a Jesus, y lo escuchamos otra vez diciéndonos:

“Venid a mi, todos los que esten cargados y cansados que yo os haré descansar.”
Mateo 11:28

No hay manera de ir a El y conocerlo, si no abrimos Su Palabra. Y El sigue insistiéndonos que vayamos a EL, porque EL tiene TODAS las respuestas a nuestros problemas, y nos las quiere decir!!! Abramos su Palabra hoy.

Si hasta hoy, hemos sido nosotros los que hemos tomado nuestras propias decisiones, lo hemos hecho a nuestra manera sin consultar a Dios, no nos debe de sorprender que los resultados no sean como esperábamos. Hemos sido sabios a nuestra propia opinión y Jesus nos ha dicho que debemos aprender de EL que es manso y humilde de corazón, y entonces podremos encontrar descanso para nuestra alma. Si nos hemos creído sabios, o nos hemos vanagloriado de nosotros mismos en algunas areas de nuestra vida, seguro seremos avergonzados.

Los sabios son avergonzados, estan abatidos y atrapados; he aquí, ellos han desechado la palabra del Señor, y que clase de sabiduría tienen? Jeremías 8:9

Que clase de sabiduría tenemos? Es la que buscamos dentro de nosotros o en vanas filosofías? Nos creemos sabios a nuestra propia opinión? Escuchamos a Dios claramente diciéndonos lo que debemos hacer en tal situación pero seguimos siendo necios haciéndolo a nuestra manera? O ni siquiera escuchamos la voz de Dios?

En que o quien estamos confiando? Si hemos creído que hemos sido “buenos” cónyuges, padres, amigos, estudiantes, trabajadores, maestros, consejeros, etc…. Dios, por un lado nos llama la atención de que no es en nosotros en quien debemos confiar. Pero por otro, nos da una paz que nos hace reconocer que como humanos somos imperfectos, y que es en EL en quien debemos confiar y depositar nuestras cargas. Darle nuestra vida para que sea EL quien nos moldee como el alfarero al barro, para entonces poder ser vasijas útiles en sus manos. Porque apartados de EL, nada podremos hacer. Dios no quiere que nos gloriemos en nosotros mismos y lo sabios que somos…. porque si nos exhaltamos, seremos humillados.

Descansemos en la Palabra que Dios hoy tiene para nosotros:

23Así dice el SEÑOR:
No se gloríe el sabio de su sabiduría,
ni se gloríe el poderoso de su poder,
ni el rico se gloríe de su riqueza;
24mas el que se gloríe, gloríese de esto:
de que me entiende y me conoce,
pues yo soy el SEÑOR que hago misericordia,
derecho y justicia en la tierra,
porque en estas cosas me complazco–declara el SEÑOR. Jeremias 9:23-24

No nos preocupemos mas por querer ser sabios a nuestra propia opinión y hacer las cosas a nuestra manera, vayamos a El, y si nos queremos gloriar en algo, que solamente sea el que deseamos buscarlo y conocerlo más a Él. Busquemos menguar, para que sea Cristo quien crezca en nosotros, obedezcamos su Palabra, y busquemos agradarlo a El antes que a los hombres. Dejemos de preocuparnos cuando no agrademos a los demás, busquemos agradar a Dios, porque es de EL de quien recibiremos la recompensa eterna.

Jesucristo es quien tiene la respuesta a cualquier problema por el que estemos pasando. Vayamos a Él, que ha estado tocando a la puerta de nuestro corazón para que le demos entrada. El ha venido para que tengamos vida y la tengamos en abundancia, y no importa por la situación por la que nos este permitiendo pasar, El ha prometido que aunque andemos en valle de sombra de muerte, no debemos temer, porque El esta con nosotros. Y en EL somos mas que vencedores, porque lo hemos hecho el Rey y Señor de nuestras vidas, es EL quien pelea la batalla por nosotros. Pidámosle la sabiduría para saber cuando actuar y cuando esperar en EL, y el nos dará la sabiduría que necesitamos.

Pero si alguno de vosotros se ve falto de sabiduría, que la pida a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. Pero que pida con fe, sin dudar; porque el que duda es semejante a la ola del mar, impulsada por el viento y echada de una parte a otra. No piense, pues, ese hombre, que recibirá cosa alguna del Señor, siendo hombre de doble ánimo inestable en todos sus caminos. Santiago 1:5-8

 

Esta entrada fue publicada en Familia, Mensajes. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *