Mensaje de Jeremías

Bienaventurado-el-hombre-640Por alguna razón he seguido dándole vueltas al Salmo 115, quizá,  porque cuando tengo oportunidad de compartir con alguien de Dios, por lo general terminan por mencionar su objeto milagroso; y caigo en cuenta de que no entendieron nada.

Después de estar meditando en varios pasajes de la Biblia y en especial en el libro de Jeremías; me doy cuenta del impacto y verdad que encierra el Salmo 115.

No es un simple salmo aislado que se le ocurrió a David, sino que realmente demuestra lo que Dios dice y piensa acerca de los que insisten en hacerse y confiar en dioses de algún material.

Veamos lo que Dios habla de los ídolos por medio del profeta Jeremías:

3 Porque las costumbres de los pueblos son vanidad;
Pues un leño del bosque es cortado,
Lo trabajan las manos de un artífice con el cincel;
4 Con plata y oro lo adornan,
Con clavos y martillos lo aseguran
Para que no se mueva.
5 Como los espantapájaros de un pepinar,
Sus ídolos no hablan;
Tienen que ser transportados,
Porque no andan
.
No les tengan miedo,
Porque no pueden hacer ningún mal,
Ni tampoco hacer bien alguno.
Jeremías 10:3-5

No porque la costumbre de hacer ídolos de algún material, y transportarlo en esas famosas peregrinaciones, se haya hecho ya una tradición de años, quiere decir que Dios lo aprueba. Esta Palabra que Dios habló hace cientos de años a través del profeta Jeremías, sigue permaneciendo hasta el día de hoy.

35 El cielo y la tierra pasarán, pero Mis palabras no pasarán.
Mateo 24:35

6 No hay nadie como Tú, oh Señor.
Grande eres Tú, y grande es Tu nombre en poderío.
Jeremías 10:6

14 Todo hombre es torpe, falto de conocimiento;
Todo orfebre se avergüenza de su ídolo;
Porque engañosas son sus imágenes fundidas,
Y no hay aliento en ellas.
15 Vanidad son, obra ridícula,
En el tiempo de su castigo perecerán.
Jeremías 10:14-15

¿Hay entre los ídolos de las naciones alguien que haga llover?
¿O pueden los cielos solos dar lluvia?
¿No eres Tú, oh Señor, nuestro Dios?
En Ti, pues, esperamos,
Porque Tú has hecho todas estas cosas.
Jeremías 14:22

En el capítulo 24, El Señor le mostró a Jeremías dos cestas de higos. Una tenía higos muy buenos, y la otra tenía higos muy malos.
Y Dios le dijo a Jeremías que pondría sus ojos en los higos buenos para bendecirlos:

7 Les daré un corazón para que Me conozcan, porque Yo soy el Señor; y ellos serán Mi pueblo y Yo seré su Dios, pues se volverán a Mí de todo corazón.
Jeremías 24:7

¿Somos higos buenos, dispuestos a volver nuestro corazón a Dios para conocerlo?

Porque El Señor también habló contra los higos malos. Avisándoles por medio del profeta Jeremías, que traería destrucción si no se arrepentían; pero al pueblo no le agradó escuchar el mensaje que venía de parte de Dios; y se congregaron en contra de Jeremías para buscar matarlo.

Volvámonos YA de los ídolos, obras de manos de hombres, a Dios, y no lo provoquemos a ira, como lo hizo el pueblo de Israel:

30 “Porque los Israelitas y los hijos de Judá sólo han hecho lo malo ante Mis ojos desde su juventud. Ciertamente los Israelitas no han hecho más que provocarme a ira con la obra de sus manos,” declara el Señor.
Jeremías 32:30

Pasemos a ser su pueblo, ovejas del redil del Buen Pastor, para que El Señor sea nuestro Dios; así como se lo hizo saber a los israelitas.

38 Ellos serán Mi pueblo, y Yo seré su Dios; 39 y les daré un solo corazón y un solo camino, para que Me teman siempre, para bien de ellos y de sus hijos después de ellos.
40 Haré con ellos un pacto eterno, de que Yo no me apartaré de ellos para hacerles bien, e infundiré Mi temor en sus corazones para que no se aparten de Mí.
Jeremías 32:38-40

Seremos bendecidos cuando decidamos confiar en El Señor:

7 Bendito es el hombre que confía en el Señor,
Cuya confianza es el Señor.
8 Será como árbol plantado junto al agua,
Que extiende sus raíces junto a la corriente;
No temerá cuando venga el calor,
Y sus hojas estarán verdes;
En año de sequía no se angustiará
Ni cesará de dar fruto.
Jeremías 17:7-8

Medita en cada uno de estos pasajes, que es La Palabra de Dios; y si le has fallado, por haber puesto tu confianza en un objeto inanimado hecho por manos de hombres, pídele perdón y dile que te guíe a toda la Verdad de Su Palabra; y comprobarás como Su Palabra es luz a nuestro caminar, trayendo claridad a cualquier tema, duda o situación que estemos enfrentando.
Dios te bendiga!

 

Mensajes Relacionados:

Esta entrada fue publicada en Engaño espiritual, Mensajes, Vida Espiritual y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *