Lo que dice un ateo

Salmos 14:1

Salmos 14:1


Dios si existe, aunque los ateos digan lo contrario. Una de las cosas que Dios nos concede, es el libre albedrío, y eso quiere decir que nos permite que decidamos en qué creer y como actuar. Así es que si Dios lo ha permitido, ¿quienes somos nosotros para impedir que cada quien crea lo que le plazca?

Hay principalmente dos razones por las cuales, las personas no creen en Dios:
por ignorancia y/o por necedad; y Dios trata los dos casos de diferente manera.
A los ignorantes les tiene paciencia, pero a los necios, los disciplina.
Pero este es otro tema que trataremos después.

Lo que hoy quiero compartir, porque me llama mucho la atención es: como el discurso de un ateo, puede destruir la fe de los más débiles, al burlarse de la Palabra de Dios.

El científico Richard Dawkins, quién por si mismo se considera ateo, toma algunos pasajes de la Biblia fuera de contexto, para interpretarlos a su manera, principalmente con la intención de ridiculizar la Palabra de Dios y según él, a llevar a las personas al ateísmo.
Por un lado: nos permite a los creyentes ver su necedad y su maldad; pero por otro lado, confunde a quienes no han tenido el privilegio de conocer a Dios de una manera personal y los que aún no comprenden las Escrituras.

Después de burlarse de cada uno de los mandamientos que Dios nos dejó, utiliza el siguiente argumento (traducido de inglés a español) para burlarse también de Dios:

“Dios, el creador del Universo, el inventor de las leyes de la Física y la Mecánica Cuántica y la Relatividad… este “Dios genio”, no pudo pensar en una mejor manera de perdonar nuestros pecados que venir a la Tierra como su alter ego, su hijo, dejándose torturar y ejecutar horriblemente para poder perdonarse a si mismo en representación de toda la humanidad, incluyendo las futuras generaciones, tuvieran o no intención de pecar cuando llegaran a existir.”

¿Cuál sería una mejor manera? ¿Será que el señor Dawkins es más inteligente que Dios y tiene una mejor solución para erradicar la maldad en el corazón del hombre? Seguro que se preguntará: ¿qué maldad?

Dios da gracia a los humildes, pero a los soberbios y orgullosos los ve de lejos.
No es hasta que los hombres reconocemos la incapacidad que tenemos para cumplir los mandamientos y recibimos con humildad el don de arrepentimiento, que podremos encontrarnos con la necesidad de conocer a Dios, para recibir el perdón de acuerdo al plan perfecto que Dios estableció por medio de Su Hijo.
Convirtiéndonos además, en criaturas nuevas.

Dios es amor y es misericordioso para con quienes se arrepienten, pero también es justo. Nuestro Dios es Santo y por eso aborrece el pecado que nos mantiene separados de Él. Una y otra vez podemos leer en el Antiguo Testamento, lo mucho que Dios aborrece el pecado, y nos hace saber que quién lo practica, merece la muerte.
Dios sabe que el pecado nos daña; no solamente a nosotros, sino también a quienes nos rodean.

Por su amor, Él nos ha dejado escritas en las tablas de piedra, las leyes o mandamientos que debemos cumplir, para que vivamos libres y en armonía con Dios y con los demás.
El pecado es: transgresión a Su ley o romper estos mandamientos, y cuando no los cumplimos, dañamos nuestra relación con Dios y con los demás.  La Biblia dice que morimos espiritualmente, es decir, perdemos la comunión con Dios.

Dios es justo y Él ha establecido lo siguiente:

23 Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.
Romanos 6:23

La paga de pecado es muerte, muerte espiritual que nos separa de Dios. Dios es Santo y Justo, y Él ha dicho que si pecamos, morimos.
Pero Dios no quiere que muramos espiritualmente, Él desea que todos nos demos cuenta que sin el poder del Espíritu Santo, es imposible cumplir los mandamientos. La Biblia afirma que no habemos ninguno que podamos ser justificados delante de Dios por cumplir la Ley.

La Ley solamente fue dada, para que al darnos cuenta que no la podemos cumplir, seamos guiados a Cristo, a Nuestro Salvador:

21 Esto no significa que la ley esté en contra de las promesas de Dios. ¡De ninguna manera! Porque si la ley pudiera darnos vida eterna, entonces Dios nos hubiera aceptado por obedecerla. 22 La Biblia dice que el pecado nos domina a todos, de modo que el regalo que Dios prometió es para los que confían en Jesucristo. 23 Antes de eso, la ley fue como una cárcel, donde estuvimos encerrados hasta que vimos que podíamos confiar en Cristo. 24 La ley fue como un maestro que nos guió y llevó hasta Cristo, para que Dios nos aceptara por confiar en él. 
Gálatas 3:21-24

Dios no quiere que muramos espiritualmente y nos perdamos por causa del pecado, Él desea que todos procedamos al arrepentimiento y nos encontremos con Él.

9 El Señor no se tarda en cumplir su promesa, según algunos entienden la tardanza, sino que es paciente para con vosotros, no queriendo que nadie perezca, sino que todos vengan al arrepentimiento.
2 Pedro 3:9

Recordemos que Dios es Amor y también es Justo; y la justicia implica que la paga del pecado es muerte.  Pero Dios nos ama tanto, que no quiere que muramos y que nos perdamos, Él nos quiere Salvar.
Pero para que esto pueda ser posible, alguien tiene que pagar, algún sustituto, para que así, se pueda cumplir la justicia de Dios. Alguien sin pecado, un cordero sin mancha que no merezca la muerte…, Dios ya nos había prometido que Él proveería ese regalo de la Salvación. Gracias Dios.

16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en El, no se pierda, mas tenga vida eterna. 17 Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por El. 18 El que cree en El no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.
Juan 3:16-18

¿Puedes ahora comprender lo que significa el que Dios haya enviado a Su Hijo Jesús a tomar el lugar que nosotros merecíamos y así ser justificados delante de Él?

Cuando Cristo murió, el velo del templo que separaba el Lugar Santo del Lugar Santísimo se rasgó en dos, de arriba abajo, permitiendo que ahora podamos tener acceso directo a la Presencia de Dios. Jesucristo ha pasado a ser nuestro único intermediario delante de Dios.

El Plan de Dios es perfecto, todo el Antiguo Testamento apunta a que Dios enviaría a Su Hijo Jesús, para que por medio de Él recibamos misericordia, perdón y la vida eterna. Gracias Jesús.

¿Y qué es la vida eterna?

3 Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.
Juan 17:3

La vida eterna la puedes recibir en el momento que conoces al único Dios Verdadero, y a Jesucristo como Salvador, Señor, Rey, Pastor y todo lo que El ES; incluyendo que ha venido a darnos vida, y vida en abundancia!
Cree y recibe a Jesús y juntamente con Él, todas las promesas que Dios tiene para bendecir tu vida.

Dios te bendiga!

 

Esta entrada fue publicada en Engaño espiritual, Mensajes, Otros y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Lo que dice un ateo

  1. Mauricio dijo:

    hola buenas noches con todo respeto difiero en lo que dices:
    La Ley solamente fue dada, para que al darnos cuenta que no la podemos cumplir, seamos guiados a Cristo, a Nuestro Salvador

    en mi opinión la ley es dada por Dios y la cumplimos en la manera que podemos,porque en A.T vivíamos en desorden, es decir esta el pecado pero había un exceso, en ves de libertad libertinaje, el ejemplo es la destrucción de Sodoma y Gomorra.

    Y somos guiados no por la Ley sino por la Fe, porque Dios se encuentra dentro de nosotros, como repuesta libre respondemos a esos mandamiento que se refuerzan con los sacramentos.

    • Ani dijo:

      Hola Mauricio,

      Gracias por participar en este foro. En cuanto a que difieres con lo que digo, no lo digo yo, sino la Palabra de Dios, si crees que la Biblia es la Palabra de Dios (inspirada por el Espíritu Santo).

      23 Y antes de venir la fe, estábamos encerrados bajo la ley, confinados para la fe que había de ser revelada. 24 De manera que la ley ha venido a ser nuestro ayo para conducirnos a Cristo, a fin de que seamos justificados por la fe. 25 Pero ahora que ha venido la fe, ya no estamos bajo ayo, 26 pues todos sois hijos de Dios mediante la fe en Cristo Jesús. 27 Porque todos los que fuisteis bautizados en Cristo, de Cristo os habéis revestido.
      Gálatas 3:23-27

      La Biblia dice que no habemos ninguno justo, en cuanto a que todos hemos pecado, es decir trasgredido los mandamientos de Dios. Y en tu opinión, de que la cumplimos en la manera que podemos, no es suficiente para Dios el que “trataemos” de hacerlo, ya que mira lo que dice la Biblia:

      Porque cualquiera que guarda toda la ley, pero tropieza en un punto, se ha hecho culpable de todos.
      Santiago 2:10

      La ley fue dada por Dios a Moises en las tablas de piedra, para demostrarnos que no las podemos cumplir. Tu lo has dicho, en el antiguo testamento vemos la abundancia del pecado, o sea la trasgresión a esta ley.
      Dios nos ha dado a Su Hijo Jesús, para que todos los que creemos en Él, y nos hemos arrepentido de nuestro pecado podamos recibir el Espiritu Santo, el único que nos capacita para cumplir la ley, y esto es por la fe en Cristo, en la Palabra de Dios.
      El libro de Hebreos, habla de que la Ley que dio Dios a Moisés en las tablas de piedra, ahora, son inscritas en el corazón por medio del Espiritu Santo y nos capacita para cumplirla toda, y no según podemos con nuestras fuerzas.

      Dios viene a morar en nosotros, por medio del Espíritu Santo, solamente cuando nos hemos arrepentido de nuestro pecado y recibido a Jesucristo como único y suficiente Salvador y Señor.
      Dios te bendiga, y te de más hambre por conocer toda la Verdad de Su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *