La Pascua

Que es la Pascua

Que es la Pascua

¿Sabes lo que significa la Pascua?

Al pensar en la fiesta de Pascua,  lo que la mayoría piensa (y yo antes lo pensaba así), es en esa reunión familiar en donde se esconden los  huevos que “puso”  la coneja y cuando son todos encontrados, hay un tiempo de risas y festejo mientras unos a otros se rompen los huevos en la cabeza.  Los huevos contienen confeti, y es muy gracioso ver cómo las personas quedan  cubiertas de estos pedacitos chiquitos de papel.

Bien por estas reuniones familiares, en donde hay muy bonita convivencia y todos disfrutan de este tiempo de risas y festejo para después saborear una rica merienda.  Pero esto no es lo que la Pascua significa. Aunque la podamos pasar muy bien y contentos, estamos perdiéndonos de recordar el verdadero significado, la verdadera razón del festejo.

La Pascua es una de las celebraciones más importantes para los creyentes en Jesucristo. Es la fiesta que nos recuerda cuando el Pueblo de Israel, los judíos, fueron librados de la esclavitud de Egipto.
¿Lo recuerdas?

Durante más de 400 años, el pueblo de Israel estuvo en esclavitud en Egipto. Dios escuchó el clamor de su pueblo, y levantó a Moisés para librarlos del Faraón y guiarlos a la Tierra Prometida.
Cuando Moisés andaba en el desierto, en el Monte Horeb,  Dios le habló en medio de la zarza que ardía en fuego y no se consumía y esto fué lo que le dijo:   (Éxodo 3:1-6)

Y el Señor dijo: Ciertamente he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he escuchado su clamor a causa de sus capataces, pues estoy consciente de sus sufrimientos. Y he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y para sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y espaciosa, a una tierra que mana leche y miel, al lugar de los cananeos, de los hititas, de los amorreos, de los ferezeos, de los heveos y de los jebuseos.
Y ahora, he aquí, el clamor de los hijos de Israel ha llegado hasta mí, y además he visto la opresión con que los egipcios los oprimen. 10 Ahora pues, ven y te enviaré a Faraón, para que saques a mi pueblo, los hijos de Israel, de Egipto.
11 
Pero Moisés dijo a Dios: ¿Quién soy yo para ir a Faraón, y sacar a los hijos de Israel de Egipto? 12 Y El dijo: Ciertamente yo estaré contigo, y la señal para ti de que soy yo el que te ha enviado será ésta: cuando hayas sacado al pueblo de Egipto adoraréis a Dios en este monte.

Éxodo 3:7-12

El Faraón ignoró las peticiones de Moisés que venían de parte de Dios y El Señor envió nueve plagas para mostrar Su Poder.  El Faraón siguió negándose a dejar libre al pueblo, y es cuando Dios envía la décima plaga para dar muerte a todos los primogénitos Egipcios, incluyendo al hijo del Faraón.
El Señor da instrucciones precisas para que esa plaga, el ángel de muerte, no destruyera a Su Pueblo.

Debían tomar un cordero sin mancha, sin defecto, el cual deberían sacrificar y después marcar los dos postes y el dintel de la puerta de sus casas, con esta sangre.
Todo primogénito de hombre o animal perecería, excepto los que habitaran en las casas marcadas con la sangre.

Y tomarán parte de la sangre y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas donde lo coman.
Éxodo 12:7

12 “Porque esa noche pasaré por la tierra de Egipto, y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, tanto de hombre como de animal; y ejecutaré juicios contra todos los dioses de Egipto. Yo, el Señor. 13 Y la sangre os será por señal en las casas donde estéis; y cuando yo vea la sangre pasaré sobre vosotros, y ninguna plaga vendrá sobre vosotros para destruiros cuando yo hiera la tierra de Egipto14 “Y este día os será memorable y lo celebraréis como fiesta al Señor; lo celebraréis por todas vuestras generaciones como ordenanza perpetua.
Éxodo 12:12.14

Pascua significa “pass over” o “pasar por encima”, porque la muerte pasó por encima de los que estaban protegidos con la sangre del cordero.

¿Puedes comprender lo que esto significa?

La Pascua nos recuerda que la sangre derramada de un cordero sin mancha, libró al pueblo judío de la muerte. Jesús es hoy, ese cordero sin mancha, que fue sacrificado, para que al recibir su sangre, seamos librados de la muerte eterna.
La sangre de Cristo nos limpia de todo pecado y de toda maldad, esa sangre derramada en la cruz, representa para nosotros la sangre derramada en los dinteles de las puertas que impiden que muramos eternamente. Sin derramamiento de sangre, no hay perdón de pecado.

Y según la ley, casi todo es purificado con sangre, y sin derramamiento de sangre no hay perdón.
Hebreos 9:22

Dios perdona nuestro pecado por medio de la sangre que Jesucristo derramó, permitiendo que nos reconciliemos con Él, y podamos heredar la vida eterna y vivir para siempre con Él.

23 Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.
Romanos 6:23

Si aún celebramos la fiesta de Pascua buscando huevos, pasemos un tiempo compartiendo el significado verdadero. Y que al buscar los huevos escondidos en el jardín, recordemos que así debemos buscar a Dios en Su Palabra, y en Cristo tendremos una nueva vida.
Hay celebración y gozo al encontrar este tesoro, y saber que Cristo resucitó y que nosotros también viviremos con Él eternamente!

Hoy celebramos, que Cristo es nuestro cordero inmolado, Él es nuestra Pascua, es quien con Su sangre, nos sacó de la cautividad del pecado y nos llevó a la libertad del mismo, en Él somos nuevas criaturas y recibimos una vida nueva.

“…porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros” 
1 Corintios 5:7

 

Esta entrada fue publicada en Esperanza, Mensajes. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *