Integridad

Por Ana Maria GT
Dic. 20, 2011

Por qué esperamos que nuestros hijos o empleados sean honestos y honrados cuando nosotros no lo somos? Cuáles son los valores que definen a nuestra familia o negocio? Los tenemos? Los ponemos en práctica?

Me llama la atención como a veces queremos auditar a nuestros empleados porque sospechamos que están robando y solamente están haciendo lo mismo que el jefe hace. Cuantas veces es el mismo dueño de la empresa el que les enseña a sus empleados a robar a los clientes, para después darse cuenta que sus empleados también quieren una rebanadita del pastel?

No debemos sorprendernos cuando nuestros hijos o empleados imitan lo que nosotros hacemos. Si algún cliente paga de más, lo correcto es regresarle su dinero. Si no lo hacemos, nuestros empleados también querrán una parte de ese dinero que le corresponde al cliente y que la empresa no tiene intenciones de regresar.

No os dejéis engañar, de Dios nadie se burla; pues todo lo que el hombre siembre, eso también segará. Galatas 6:7

Si nosotros robamos o abusamos de otros, también recibiremos lo mismo. No hay manera de cosechar lo que no sembramos. Si sembramos honestidad y lealtad en nuestra empresa, eso es lo que recibiremos de nuestros empleados y clientes.

Porque la raíz de todos los males es el amor al dinero, por el cual, codiciándolo algunos, se extraviaron de la fe y se torturaron con muchos dolores. 1 Timoteo 6:10

El dinero no tiene nada de malo, lo necesitamos para vivir, el problema es cuando lo amamos mas que a Dios y no consideramos el mandamiento que nos dejó de “no robar”. El amor al dinero ha destruido familias, y robado la paz y el gozo que Jesus ha venido a darnos. No hay nada que nos pueda dar mas paz que estar en paz con Dios, con una conciencia limpia, sabiendo que si nos arrepentimos de nuestro mal camino, El nos perdona y nos da una nueva vida.

El dinero jamás podrá comprar lo que verdaderamente necesitamos para vivir en abundancia. La paz de estar a cuentas con Dios y mantenernos en su presencia es lo que nos dará la plenitud de gozo. El pecado, el robo, nos separa de Dios, y al estar apartados de Él jamás podremos experienciar lo que finalmente todos buscamos.

Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado. Isaias 26:3

En tu presencia hay plenitud de gozo; delicias a tu diestra para siempre. Salmo 16:11

Hoy es el día de Salvación. Si has estado robando, Dios quiere que al encontrarte con Él, así como lo hizo Mateo (el recolector de impuestos), puedas dejar de hacerlo y enderezar tu Camino. Hoy es el día para ponernos a cuentas con Dios. Arrepentirnos y reconocer que de tal manera nos ama Dios, que dio a su Hijo Unigénito para que todos los que creamos en Él, no nos perdamos en este mundo caído en el que vivimos, sino que al recibir su sacrificio en la cruz, podamos heredar la vida eterna. Cristo ya pagó el precio de nuestro pecado, la muerte, pero venció y nosotros también venceremos juntamente con Él para que el pecado ya no tenga mas poder sobre nosotros. Hoy es el día de Salvación, recibamos a Jesucristo en nuestro corazón, y permitamos que el Espiritu Santo haga la obra de transformarnos a su imagen. Que podamos ser personas íntegras para dar honor y gloria a nuestro Padre Celestial.

 

Esta entrada fue publicada en Mensajes, Valores. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Integridad

  1. fabiana121 dijo:

    M GUSTA ESTA PAGINA ♥

  2. fabiana121 dijo:

    ACABO DE DESCUBRIR ESTA PAGINA, M GUSTA ♥

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *