Has perdido algo?

Por Ana Maria GT
Ene. 20, 2011

Hubo un hombre en la tierra de Uz llamado Job; y era aquel hombre intachable, recto, temeroso de Dios y apartado del mal.
Job 1:1

Job, además de ser un hombre recto y apartado del mal, Dios lo había bendecido con talentos, propiedades, animales, esposa, hijos, salud y todo cuanto una persona desea en la vida. Pero sucedió que un día, Satanás llegó…

Satanás que andaba rondando por la tierra vino a presentarse delante del Señor.

8Y el SEÑOR dijo a Satanás: ¿Te has fijado en mi siervo Job? Porque no hay ninguno como él sobre la tierra, hombre intachable y recto, temeroso de Dios y apartado del mal.
9Respondió Satanás al SEÑOR: ¿Acaso teme Job a Dios de balde?
10¿No has hecho tú una valla alrededor de él, de su casa y de todo lo que tiene, por todos lados? Has bendecido el trabajo de sus manos y sus posesiones han aumentado en la tierra.
11Pero extiende ahora tu mano y toca todo lo que tiene, verás si no te maldice en tu misma cara.
12Entonces el SEÑOR dijo a Satanás: He aquí, todo lo que tiene está en tu poder; pero no extiendas tu mano sobre él. Y Satanás salió de la presencia del SEÑOR.
Job 1:8-12

Satanás le contestó a Dios algo muy cierto: “Job teme a Dios y es un hombre apartado del mal, porque tiene todo, tu has bendecido todo en su vida. Pero veamos si le quitas algunas cosas, a ver si no te maldice en tu misma cara”.

Por lo que Dios accedió a que Satanás le quitara algunas cosas a Job, menos su vida. Es importante notar que aunque Satanás vino a la vida de un siervo de Dios, no fue sin el permiso de El. Dios tenía un propósito para tratar duramente a Job.
Y para no hacer la historia mas larga, sucedió que Satanás destruyó mucho de lo que Job tenía, sus animales y pertenencias, su casa, sus hijos y hasta su salud, hiriéndolo con llagas malignas. El dolor de Job por haber perdido todo esto, era tan grande, que maldijo el día de su nacimiento.

Vinieron tres amigos a tratar de consolarlo y cada uno le dió diferentes explicaciones del por que y para que le había sucedido esto, pero nada de lo que le decían tenía que ver con el propósito de Dios en la vida de Job. Job empieza a cuestionar y a justificarse delante del Señor por su situación y es entonces que un hombre de Dios, Eliú se molesta con lo que esta sucediendo. Por un lado, los tres amigos no habían dado respuesta a Job y lo habían condenado, y por el otro, quién era Job para cuestionar a Dios de esa manera? Eliú le trae la Palabra Verdadera de Dios, haciéndole saber quién es Dios, El Todopoderoso y la ignorancia que hay en Job para comportarse de esa manera.

Finalmente, después de todo lo que Eliú, hombre de Dios le hace ver, Job reconoce quien es DIOS…

1Entonces Job respondió al SEÑOR, y dijo:
2Yo sé que tú puedes hacer todas las cosas,
y que ningún propósito tuyo puede ser estorbado.
3″¿Quién es éste que oculta el consejo sin entendimiento?”
Por tanto, he declarado lo que no comprendía,
cosas demasiado maravillosas para mí, que yo no sabía.
4″Escucha ahora, y hablaré;
te preguntaré y tú me instruirás.”
5He sabido de ti sólo de oídas,
pero ahora mis ojos te ven
.
Job 42:1-5

… lo conoce de una forma personal, ya no solamente de oídas, sino que ahora sus ojos espirituales podían verlo.

Y cuando Job quita su mirada de él mismo, de su propia justicia y buenas obras, de su orgullo, para enfocarse en Dios y en sus amigos, Dios restaura el bienestar de Job al doble.

10Y el SEÑOR restauró el bienestar de Job cuando éste oró por sus amigos; y el SEÑOR aumentó al doble todo lo que Job había poseído.
11Entonces todos sus hermanos y todas sus hermanas y todos los que le habían conocido antes, vinieron a él y comieron pan con él en su casa; se condolieron de él y lo consolaron por todo el mal que el SEÑOR había traído sobre él. Cada uno le dio una moneda de plata, y cada uno un anillo de oro.
12El SEÑOR bendijo los últimos días de Job más que los primeros; y tuvo catorce mil ovejas, seis mil camellos, mil yuntas de bueyes y mil asnas.
13Y tuvo siete hijos y tres hijas.
14Llamó a la primera Jemina, a la segunda Cesia y a la tercera Keren-hapuc.
15Y en toda la tierra no se encontraban mujeres tan hermosas como las hijas de Job; y su padre les dio herencia entre sus hermanos.
16Después de esto vivió Job ciento cuarenta años, y vio a sus hijos y a los hijos de sus hijos, hasta cuatro generaciones.
17Y murió Job, anciano y lleno de días.
Job 42:10-17

Has perdido algo? Dios ha permitido que Satanás obre en tu vida destruyendo tus posesiones, finanzas, familia o salud? A Dios no le está pasando por desapercibido todo lo que te sucede, pero ÉL tiene un propósito mayor, uno que esta por encima de lo que puedas estar pasando aquí en la tierra. Considera esta oportunidad para ponerte a cuentas con Dios, deja de mirar en ti para mirarlo a Él y a los demás, Ora en el nombre de Jesus poe otros en mayor necesidad, y ve la mano de Dios restaurando al doble todo lo que has perdido.

 

Esta entrada fue publicada en Aflicciones, Mensajes, Prosperidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *