Hambre y Sed de Justicia

Por Ana Maria GT
Nov. 29, 2010

Has sufrido alguna injusticia en tu vida? Algo que todavía no entiendes como ni porque te sucedió? Fuiste despojado de algo ya sea material o emocional? Algo que te quitaron injustamente? Te sucedió la injusticia a ti o a algún familiar muy querido? Tienes hambre y sed de que se haga justicia?

Si es así, pues Dios te dice hoy que eres Bienaventurad@.

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, pues ellos serán saciados.
Mateo 5:5

Si tu tienes hambre y sed de justicia, considerate bienaventurado, y ten la seguridad que esa hambre y sed serán saciadas. Nuestro Dios, es un Dios justo y el pagará a cada uno según sus obras (Romanos 2:6). A nosotros nos ha llamado a pagar bien por mal. Pagar bien por bien no tienen ninguna gracia, cualquiera lo hace; pero el que paga bien por mal hallará gracia delante de Dios.

Dios nos ha dicho en su Palabra que la venganza es de EL, que El pagará (Romanos 12:19); y nosotros no debemos ensuciarnos queriendo tomar venganza por nuestra propia cuenta. Cuando lo hacemos, Dios se retira de nuestra vida y nos deja luchar solos. El ha dicho que la batalla es de El, y en EL somos mas que vencedores; por medio de aquel que nos amó, nuestro Salvador y Señor Jesucristo.

Jesucristo es muy sabio en sus consejos, porque lo que El nos aconseja tiene que ver con una vida espiritual y no carnal. Y es cuando andamos en el Espiritu y no en la carne, que tendremos gozo y paz cualesquiera que sea la situación por la que Dios nos permita pasar. Cuando alguien injustamente te quita algo, la reacción carnal natural es impedir que se nos sea quitado; pero veamos que nos aconseja Jesus.

Habeis oido que se dijo: “Ojo por ojo y diente por diente.”
Pero yo os digo: no resistais al que es malo; antes bien, a cualquiera que te abofetee en la mejilla derecha, vuélvele también la otra.
Y al que quiera ponerte pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa.
Mateo 5:38-40

Cualquiera que escucha estas palabras de Jesus, puede pensar que esta loco… y asi es para el hombre natural (1 Co 2.14). La Palabra de Dios es locura o necedad para los que se pierden, pero para nosotros es Poder de Dios. Cuando nosotros somos despojados de algo, nos sentimos robados, traicionados y el corazón queda muy lastimado. Pero si nosotros logramos entender que todo es de Dios, que somos simples administradores de sus bienes, cuando somos “robados” de algo y aún así ofrecemos “algo mas”; esto nos hace sentir que somos nosotros los que lo estamos dando o regalando. Esto nos trae un sentimiento de desprendimiento que hacemos nosotros mismos, y no de un ataque o robo donde nos sentimos agredidos. Cuando dejamos que esta agresión llegue a nuestro corazón, se produce un gran resentimiento, que después se convierte en una raiz de amargura que contamina a muchos.

Este consejo que nos da Jesus, es para que no permitamos que llegue a nuestro corazón un sentimiento amargo que nos contamine. Dios sabe de lo que fuimos despojados, y Su Palabra dice que el nos va a recompensar por todo lo que nos hayan quitado. Confiemos en esto, porque es verdad.

No permitamos que un sentimiento de venganza nos amargue la vida. Dios sigue teniendo todo bajo control, confiemos que para los que lo amamos TODO sucede para bien conforme al propósito para el cual hemos sido llamados (Romanos 8:28). Aún de esta situación difícil Dios logrará algo bueno para nosotros.

Jesus nos dice que debemos de aprender de Él, a ser mansos y humildes; porque es entonces que podremos hallar descanso para nuestras almas. Lo mas precioso que tenemos, que es la relación personal con Jesus y la Vida Eterna con Él es algo que nada ni nadie nos puede quitar; estemos gozosos por eso.

Y no temais a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; mas bien temed a aquel que puede hacer perecer tanto el alma como el cuerpo en el infierno.
Mateo 10:28

No temamos a las personas, porque ellos no pueden tocar nuestra alma; pero temamos a Dios, porque esto es el principio de la sabiduría. El temor a Dios, es aborrecer el mal, el orgullo, la arrogancia, el mal camino y la boca perversa; porque El Señor aborrece todas estas cosas (Proverbios 8:13).

Alguna persona te ha hecho alguna injusticia y tu no has tomado venganza, ni pagado diente por diente; considerate bienaventurado, porque será saciada esa hambre y sed de justicia. Dios es justo, a El no le esta pasando por desapercibido esto que te esta sucediendo o que te sucedió. Confía en El que El hará, descansa en Él que Él hará. Pide la llenura del Espíritu Santo para que puedas pagar bien por mal, para que puedas amar a esa persona que te lastimo porque anda en las tinieblas, al no tener la Luz de Jesús. Ora por esa persona y ve la forma en que Dios obra. Dios te bendiga.

 

Esta entrada fue publicada en Aflicciones, Mensajes, Vida Espiritual. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Hambre y Sed de Justicia

  1. RUBEN CESE dijo:

    Amada hermana, podrias decirme en que parte de la Escritura dice que El nos recompensara por lo que nos hallan quitado? Gracias Bendiciones

    • Ani dijo:

      Hola Rubén,

      En el libro de Job, podemos leer todo lo que le fue quitado a Job… no solamente sus pertenencias materiales, sino sus hijos y hasta su salud. Después, cuando leemos el capítulo 42, podemos ver como Dios le restauró al doble, todo lo que se le había quitado:

      10 Y el Señor restauró el bienestar de Job cuando éste oró por sus amigos; y el Señor aumentó al doble todo lo que Job había poseído.
      Job 42:10

      Me gusta mucho este pasaje, porque aquí podemos ver como Dios le restauro a Job todo lo que se le había quitado, cuando Job oró por sus amigos. Es cuando Job, quitó la mirada de si mismo, para interceder en oración por los demás, que El Señor le restuaró no solamente su bienestar o salud, sino también los bienes materiales.

      Mucho que aprender del libro de Job…
      Dios te bendiga, y te prospere en todas las cosas, así como tu buscas mejorar la relación con El Señor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *