Estudio Gálatas Cinco

Estudio Carta a los Gálatas 5
Por Ana Ma GT

Base Bíblica: Gálatas 5:13-26 
13Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; sólo que no uséis la libertad como pretexto para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros. 

14Porque toda la ley en una palabra se cumple en el precepto: AMARAS A TU PROJIMO COMO A TI MISMO.
15Pero si os mordéis y os devoráis unos a otros, tened cuidado, no sea que os consumáis unos a otros.
16Digo, pues: Andad por el Espíritu, y no cumpliréis el deseo de la carne.
17Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne, pues éstos se oponen el uno al otro, de manera que no podéis hacer lo que deseáis.
18Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley.
19Ahora bien, las obras de la carne son evidentes, las cuales son: inmoralidad, impureza, sensualidad,
20idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos, enojos, rivalidades, disensiones, sectarismos,
21envidias, borracheras, orgías y cosas semejantes, contra las cuales os advierto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.

22Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad,
23mansedumbre, dominio propio; contra tales cosas no hay ley.
24Pues los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.
25Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu.
26No nos hagamos vanagloriosos, provocándonos unos a otros, envidiándonos unos a otros.

Verso para meditar: 
5:22-23Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio; contra tales cosas no hay ley.

Introducción 
En el capítulo 5 de la carta a los Gálatas, Pablo toca 3 puntos importantes:

1)    A libertad hemos sido llamados.

Por medio de Jesucristo hemos sido llamados a libertad, al que el Hijo libertare, ese será verdaderamente libre. Libres de la atadura de pecado o adicciones que nos controlaban.  Cuando hemos conocido a Cristo, Su Palabra, EL nos ha libertado,  y Pablo nos dice que no volvamos al yugo de esclavitud donde nos encontrábamos antes.  Dios ya nos perdonó por medio de Jesucristo, nos ha dado una nueva vida en El, y ahora El quiere que seamos libres para servir y amar a los demás.

2)   Conflicto entre el Espíritu y la carne.

Pablo también nos habla del conflicto que existe entre la carne y el Espíritu.  Hay una lucha diaria entre lo que nosotros queremos hacer, y lo que Dios quiere que hagamos.  Es el deseo de la carne que se opone contra el del Espíritu y es por eso que no podemos hacer el bien que deseamos.

3)   El fruto del Espíritu.

Cuando hemos creído en Jesus, el Espiritu Santo viene a hacer morada en nosotros y el fruto del Espíritu se manifiesta en: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio propio.

Entendiendo la Palabra de Dios
¿Por medio de quién, ahora somos libres de la esclavitud de pecado?
Gálatas 5:1; Juan 8:32-34; Juan 8:36

¿Por qué es importante que dejemos el pecado completamente?
Gálatas 5:9; 1 Corintios 5:6-8; 1 Pedro 5:8

Ahora que somos libres, ¿qué espera Dios que hagamos?
Gálatas 5:13-14; Levítico 19:18; 1 Corintios 8:9; Gálatas 5:16

¿Por qué no  podemos hacer lo bueno que deseamos?
Gálatas 5:17; Romanos 7:18-24; Romanos 7:15

¿Cuáles son las obras de la carne?
Gálatas 5:19-21; 1 Corintios 6:9-10

¿Cómo podemos ser lavados y santificados?
1 Corintios 6:11; Hebreos 10:10; 1 Juan 1:7

¿Cuál es el fruto del Espíritu?
Gálatas 6:22-24

Aplicando esta Palabra a tu vida
¿Sigues teniendo luchas entre la carne y el Espíritu?
Gálatas 5:16; Romanos 8:4-8

¿Has sido ya santificado por medio de Jesucristo?
Hebreos 10:14-18; Gálatas 5:24-25; Romanos 6:6-11

¿Cómo puedes fortalecerte en el Espíritu y dar mucho fruto?
Juan 6:63; 1 Pedro 2:2; Juan 15:5

¿Amas a los demás?
Filipenses 2:1-8; 1 Corintios 13:4-8

¿Tienes gozo y paz en tu vida?
Salmo 16:11; Isaías 26:3

Conclusión
Diariamente enfrentamos una lucha entre la carne y el Espíritu; debemos buscar andar en el Espíritu y no satisfacer las obras de la carne.  La única manera para fortalecernos en el Espíritu es mediante el alimento espiritual que recibimos al leer y meditar en la Palabra de Dios.  Jesucristo dijo que Él es La Vid verdadera y nosotros los pámpanos o ramas, apartados de él, nada podemos hacer, no podemos dar fruto.

Es solamente buscando la presencia de Dios, permanecer en Cristo, en Su Palabra, perseverando en Él, que podremos obtener el gozo y la paz que estamos buscando.

 

Esta entrada fue publicada en Estudios Biblicos, Estudios Varios. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *