¿Espiritual?

Por Ani Garza T
Junio 17, 2014

EspiritualHoy amanecí con una gran necesidad de compartir este mensaje que Dios puso en mi corazón.

El Señor quiere que comprendamos, que no todo lo “espiritual” viene de Dios, y nos exhorta a probar los espíritus, para que no seamos engañados.

4 Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus para ver si son de Dios, porque muchos falsos profetas han salido al mundo. 2 En esto conocéis el Espíritu de Dios: todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; 3 y todo espíritu que no confiesa a Jesús, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, del cual habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo.
1 Juan 4:1-3

No es nada complicado conocer el tipo de espíritu que tiene cualquier persona. Si confiesa a Jesús, cómo Hijo de Dios y Dios mismo venido en carne, es porque ya ha recibido la revelación de parte del Padre. Si ha nacido del espíritu de Dios y puede confesar a Jesús como su único y suficiente Salvador y Señor, entonces sabemos que el Espíritu Santo mora en esa persona.

Pero, si no puede confesar que Jesús es Dios venido en carne; entonces, la Biblia nos enseña que es el espíritu del anticristo, el cual sabemos que está en este mundo, y no es de Dios.

Solamente quien conoce a Dios, puede oír esta Palabra e identificar el espíritu de verdad, el de Jesucristo; y el espíritu del error, el del anticristo.

4 Hijos míos, vosotros sois de Dios y los habéis vencido, porque mayor es el que está en vosotros que el que está en el mundo. 5 Ellos son del mundo; por eso hablan de parte del mundo, y el mundo los oye. 6 Nosotros somos de Dios; el que conoce a Dios, nos oye; el que no es de Dios, no nos oye. En esto conocemos el espíritu de la verdad y el espíritu del error.
1 Juan 4:4-6

Dios es amor, y el que ama es de Dios, porque Él nos amó primero. El que no ama y trata de abusar de los demás, no es de Dios. Dios quiere alertarnos de estos falsos profetas que se consideran “espirituales”, pero niegan a Jesucristo.

Hoy Dios quiere darnos esta advertencia para que no permitamos que cualquiera imponga manos sobre nosotros, y menos que masajee nuestro cuerpo, que sabemos que es el templo del Espíritu Santo.

En cambio, para los que poseen el Espíritu Santo, que han nacido de nuevo al recibir a Jesucristo en su corazón, y lo han hecho El Señor de sus vidas: pueden imponer manos santas sobre otros, para impartir bendición y sanidad, en el nombre de Jesús.

Jesús lo dijo así:

Pondrán las manos sobre los enfermos y ellos sanarán.
Marcos 16:18

8 Y sucedió que el padre de Publio yacía en cama, enfermo con fiebre y disentería; y Pablo entró a verlo, y después de orar puso las manos sobre él, y lo sanó.
Hechos 28:8

Además de sanar, la imposición de manos de los creyentes, es otra manera que también Dios ha dispuesto para que otros, después de recibir la Palabra y Creer, y estando en oración, reciban el Espíritu Santo.

Tal como lo leemos en diferentes pasajes en el libro de los Hechos.

17 Entonces les imponían las manos, y recibían el Espíritu Santo.
Hechos 8:17

6 Y cuando Pablo les impuso las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo, y hablaban en lenguas y profetizaban.
Hechos 19:6

Si vas a recibir la imposición de manos, asegúrate que estas sean manos santas:

8 Por consiguiente, quiero que en todo lugar los hombres oren levantando manos santas, sin ira ni discusiones.
1 Timoteo 2:8

Dios también da la advertencia de que no impongamos manos sobre otros con ligereza:

22 No impongas las manos sobre nadie con ligereza, compartiendo así la responsabilidad por los pecados de otros; guárdate libre de pecado.
1 Timoteo 5:22

No debemos de imponer manos sobre cualquier persona, y tampoco debemos permitir que otros impongan manos sobre nosotros.

Por eso la importancia de tener el discernimiento para identificar el espíritu de Dios, que es el Espíritu Santo y trae bendición; y otros espíritus, que nada tienen que ver con Dios.

Aquí vemos otro caso en donde Ananías, un hombre enviado por Jesús, fue a imponer manos sobre Saulo:

17 Ananías fue y entró en la casa, y después de poner las manos sobre él, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recobres la vista y seas lleno del Espíritu Santo.
Hechos 9:17

Saulo, que también es Pablo, por medio de la imposición de manos de Ananías, recibió la sanidad en su vista y además recibió el Espíritu Santo.

La imposición de manos santas traerá bendición a tu vida y glorificará a Dios; pero la imposición de manos de otros, podría contaminarte, impartirte un espíritu malo y hacerte partícipe de sus pecados.

Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón;
Porque de él mana la vida.
Proverbios 4:23

 

Esta entrada fue publicada en Engaño espiritual, Mensajes y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *