En busca de sentido

Por Ana Maria GT
Mayo 30, 2011

Hace algunos días tuve la oportunidad de escuchar una conferencia de un joven que a la edad de alrededor de 25 años, había vivido una vida, digámoslo asi, “color de rosa”. Un hombre de familia con padres trabajadores, valores, un buen estudiante, deportista, emprendedor, previsor, con planes, metas y sueños por cumplir, tanto en el area personal, familiar y profesional.

Pero un día, viajando por carretera, sucedió algo que jamás se hubiera imaginado…. un automóvil sale volando y se estrella en el parabrisas y techo de su auto, golpeando su cabeza en la parte superior y literalmente encajándola entre sus hombros dañando una parte de la columna que lo deja cuadrapléjico, es decir, paralítico de sus hombros hacia abajo. En segundos sus sueños habían sido truncados. Llegó la adversidad o aflicción a su vida sin previo aviso.

Mientras el compartía su testimonio y lo que aprendió de ese terrible accidente, yo estuve reflexionando en lo que ahora me gustaría compartir…

Jesús nos advirtió que en este mundo tendríamos aflicción, es algo de lo que no podremos escapar. Pero Jesús también nos dijo que confiaramos en EL, porque El ya ha vencido todo lo de este mundo. Ahora que conozco a Dios, no pudiera imaginar mi vida pasando por alguna adversidad sin El. El me ha prometido que aunque ande en valle de sombra de muerte El estará conmigo hasta el fin del mundo. Estas Palabras de Jesús que hoy me confortan, espero sigan retumbando en mi vida cuando llegue la adversidad. Quiero seguir creyendo que Dios es soberano, y que todo lo que El permite, lo hace para un propósito mayor. Creo que para los que aman a Dios, TODO sucede para bien conforme al propósito para el cual hemos sido llamados. Y esa es una pregunta que contestaré mas adelante… Para que hemos sido llamados?

Cuando escuchaba a este hombre dar su testimonio, y el esfuerzo que puso cada día de su vida para poder salir adelante de esa situación de parálisis, y veía como cada día se iba recuperando… No me quedó la menor duda de que alguien estaba orando por Él. Solamente un milagro podría hacer que el recuperara su movilidad nuevamente…. ni todo el esfuerzo, y empeño que este hombre hiciera, podrían sacarlo de esa situación.

Cuando Fritz, este joven accidentado, nos compartía la forma en que se estaba recuperando (después de haber querido suicidarse), y que era lo que lo motivaba a luchar (compartió que principalmente el amor de su familia); yo seguía pensando en que Dios estaba obrando en El para un propósito mayor, que creo que ni el mismo Fritz todavía se imagina. En ese momento recordé este pasaje:

5Y cuando entró Jesús en Capernaúm se le acercó un centurión suplicándole, y diciendo: Señor, mi criado está postrado en casa, paralítico, sufriendo mucho.
Y Jesús le dijo: Yo iré y lo sanaré.
8Pero el centurión respondió y dijo: Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; mas solamente di la palabra y mi criado quedará sano. …..

13Entonces Jesús dijo al centurión: Vete; así como has creído, te sea hecho. Y el criado fue sanado en esa misma hora. Mateo 8:5-13

Así como el centurión oro por su criado y Jesús lo sanó, alguien que ama mucho a Fritz estuvo orando por él. Quizá Fritz siga creyendo que la sanidad vino a el por su lucha, su esfuerzo, sus virtudes y valores, el amor de su familia, que sin duda ayudaron… pero la realidad es que Jesucristo sigue siendo el Sanador, y El no compartirá su gloria con nadie ni con nada.

Al final de la reunión, alguien comentó que Fritz era un hereo. A lo que Fritz contestó, que fue Dios obrando en un 97% lo que sanó su vida, y el otro 3% fueron los médicos que hicieron una gran cirugía en su columna. Al final de la reunión, Fritz reconoció que si Dios no hubiera querido, el no se hubiera levantado. Eso fue lo que mas movió mi corazón de todo su testimonio. No se si Fritz lo dijo, o yo lo quise entender así… Dios es soberano, y debemos permitir que así sea, no tenemos otra opción… no debemos cuestionar a Dios el “porque a mi?”, sino “para que a mi?, cual es Tu propósito en esto Señor?”, eso dará un verdadero sentido a nuestra situación y vida.

Si podemos estar preparados para la adversidad, sabiendo que Dios está con nosotros, que Él es soberano, y que por nuestro bien debemos permitir que el haga en nuestra vida lo que mejor le plazca, creo que ya estamos de gane para poder sobrellevar las adversidades que seguro llegarán a nuestra vida. No debemos dudar que en EL, en Cristo, somos mas que vencedores, por medio de SU amor.

Es ahora que debemos poner nuestra confianza en Jesucristo, saber que Dios es soberano, es ahora que debemos fundamentar nuestra vida en Cristo, en Su Palabra, y tener Fe para lo que venga. No fe en cualquier cosa, sino Fe en el autor y consumador de la misma, Jesucristo. La fe existe gracias a Jesucristo, El es el inventor de la Fe (Hebreos 12:2), es Fe en el poder de Dios (1 Corintios 2:5) para restaurarnos. El quiere sanar no solamente nuestro cuerpo físico, sino nuestro corazón, alma… Jesús esta mas interesado en conquistar nuestro corazón, porque El quiere que tengamos una vida en abundancia. Y solo en El podremos tener la vida eterna, que inicia cuando conocemos al único Dios Verdadero y a su Hijo Jesucristo como Salvador y Señor (Juan 17:3).

Dios permitirá que pasemos por cualquier adversidad, porque es en la adversidad donde por lo general buscamos ayuda; y sabemos que para lo que a los hombres es imposible, es posible para Dios. El puede hacer un milagro en nuestra vida para restaurarnos de cualquier situación. Pero el mayor milagro que Cristo puede hacer, es cambiar nuestro corazón. Es cuando estando acostumbrados a depender de nosotros, reconocemos la necesidad de alguien mas grande que diriga nuestra vida, y es en ese momento que algunos decidimos entregarsela al Dios todopoderoso. Es cuando sentamos a Jesucristo en el trono de nuestro corazón y dejamos que sea Él quien ahora conduzca nuestra vida, quién nos dará lo que todos estamos buscando independientemente de la situación…. El fruto del Espiritu Santo: amor, gozo, paz, paciencia, bondad, templanza, mansedumbre, fe y dominio propio.

Una vez que hemos tenido un encuentro con Jesucristo, por lo general durante la adversidad, y le hemos entregado nuestra vida, Él nos llama a trabajar con Él. Una vez que nos ha conquistado, el nos llama para enseñarnos a ser pescadores de hombres. El quiere usar nuestra vida para llevar a otros la Esperanza que hay en El, en Su Palabra…. el quiere usarnos para que Su Reino sea extendido.

Cual es el sentido de la vida? Para que nos ha llamado Cristo? Para que llevemos el Evangelio, Las Buenas Nuevas de Jesus a otros y que su Reino, donde Él es el Rey, siga extendiéndose aquí en la tierra. No hay nada que puede darnos mayor gozo que estar en su presencia, en el centro de su voluntad…

Y les dijo: Seguidme, y yo os haré pescadores de hombres. Mateo 4:19

 

Esta entrada fue publicada en Aflicciones, Fe, Mensajes, Vida Espiritual. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a En busca de sentido

  1. NUBIA dijo:

    YO ESTOY CONVENCIDA QUE DIOS ES EL CAMINO LA VERDAD Y LA VIDA PORQUE EL ENVIO A SU HIJO PARA QUE AQUEL QUE EN EL CREA NO SE PIERDA MAS TENGA VIDA ETERNA DEBEMOS ESTAR PEGADOS DE LA MANO DE EL, PORQUE SIN EL NADA SOMOS, LOS INVITO A CONOCER SU PALABRA EN ELLA ESTA TODA LA VERDAD, EL PROPOSITO QUE EL TIENE PARA CADA UNO DE NOSOTROS GRACIAS POR QUE HE LEIDO ESE TESTIMONO AHI ES DONDE SE DA CUENTA QUE DIOS ESTA MAS CERCA DE LO QUE PENSAMOS

  2. paola dijo:

    Muy buen mensaje, gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *