El sabe de heridas

Por Ana Maria GT
Junio 17, 2011

Es delicioso saber que tenemos un Dios todopoderoso, que creo el cielo y la tierra y todo cuanto existe. Pero será suficiente creer que el es todopoderoso? Aún, que hay personas que no creen esto, es más, dicen que eso es una idea infantil. Por otro lado, hay personas que si creen que Dios es todopoderoso, pero no para hacer las cosas que cada quien necesita. Tu que piensas? Crees que el Señor es Todopoderoso?

Y yo seré para vosotros padre, y vosotros seréis para mí hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso. 2 Corintios 6:18

Dios ES Todopoderoso, independientemente que lo creamos. EL ES Todopoderoso y además quiere ayudarnos en cualquiera que sea nuestra necesidad. El problema somos nosotros al no acudir a Él para pedirle ayuda cuando estamos en alguna necesidad. El ha prometido lo siguiente:

Así dice el SEÑOR que hizo la tierra, el SEÑOR que la formó para establecerla; el SEÑOR es su nombre: “Clama a mí, y yo te responderé y te revelaré cosas grandes e inaccesibles, que tú no conoces.” Jeremías 33:2-3

El mismo Señor, que hizo la tierra, es el mismo que ahora nos dice que clamemos a el, y el responderá, y nos irá revelando cosas grandes e inaccesibles que no conocemos. No te emociona esto?? El Dios todopoderoso, espera que clamemos directamente a el, porque nos quiere responder y revelar muchas cosas!

Ya no insistamos más en buscar por otros lados y dejarlo como la última opción. Que sea el Señor el primero en nuestra vida, en todo lo que decidamos y hagamos, pongámoslo en primer lugar; porque Cristo nos responde. El quiere que lo conozcamos como ayudador:

Oh Israel, confía en el Señor; El es tu ayuda y tu escudo. Salmo 115:9

Si perteneces al pueblo de Dios, puedes confiar en el, porque el quiere que lo conozcamos como ayudador, y como escudo protector. El ES Dios, y nos quiere bendecir. Es a él a quien debemos acudir en todo tiempo.

Y lo mas hermoso del Señor, es que además de ser todopoderoso, es tan sensible y humano como nosotros. El sabe de heridas, el sabe de dolor…. El mismo fue tratado de la manera mas injusta y sin merecerlo, por eso entiende por lo que nosotros a veces pasamos. El sintió la misma decepción por su gente, por su maldad, sintió el dolor de ser rechazado, traicionado, burlado, golpeado, desnudado, avergonzado… y aún así, se mantuvo manso y humilde.
No solamente permaneció callado, sin abrir su boca contra los que lo dañaban hasta crucificarlo, sino que además los perdonó. Y no solamente los perdonó, sino que hasta oró por ellos, pidiéndole al Padre que también los perdonara porque no sabían lo que hacían. Jesucristo es nuestro modelo a seguir, Dios nos predestinó para ser como él, Jesus es quien nos muestra el Camino, EL ES el Camino. Y al andar en EL, tendremos el gozo de estar en su presencia, y la paz que sobrepasa todo entendimiento.

Cristo es el perfecto consolador, porque ya pasó por todo y mucho mas, de lo que hemos pasado nosotros. El nos ama, y quiere que lo conozcamos como nuestro consolador. El nos comprende, sabe todo de nosotros, conoce nuestro corazón… y aún así, con todas nuestras imperfecciones y debilidades, nos ama y nos da otra oportunidad, Él es quien nos levanta cada vez que caemos. El es Dios, todopoderoso, y además, sabe de heridas… de tus heridas, y las puede y quiere sanar. Pueden ser heridas provocadas por otros, o heridas provocadas por nosotros mismos, pero al fin heridas dolorosas. El las conoce…. y quiere sanarlas, Jesus es Su Nombre, nombre sobre todo nombre, sobre todo dolor, enfermedad, y cualquier cosa que nos quite la abundancia de vida que Jesus ha venido a darnos. Quizá otros nos hayan dado un diagnóstico de enfermedad, pero el diagnóstico que Jesus nos da cuando vamos el, es de sanidad. El sigue siendo el Médico por excelencia quién sana todas nuestras dolencias o enfermedades.

3El es el que perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus enfermedades;
Salmo 103:3

Y hoy quiere que tu sepas, que todas esas heridas el ya las llevó a la cruz para que nosotros no tengamos que sufrirlas mas. Si crees que el ya llevó todo tu pecado a la cruz, también cree que ya llevó todas tus heridas y toda enfermedad a la cruz. Es un regalo que quiere darnos, pero necesitamos recibirlo. Recibe hoy, en el nombre de Jesus, la sanidad emocional y física que Cristo quiere darte hoy. Y creele, que por SUS llagas, sus heridas, ahora nosotros podemos ser sanos de cualquier dolor emocional o físico. Sé libre de todo dolor, en el nombre de Jesús.

Mas El fue herido por nuestras trasgresiones, molido por nuestras iniquidades. El castigo, por nuestra paz, cayó sobre El, y por sus heridas hemos sido sanados. Isaías 53:5

 

Esta entrada fue publicada en Aflicciones, Confianza, Mensajes. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *