El pan de vida

.

.

Jesucristo es el pan de vida, enviado por Dios, que descendió del cielo para alimentarnos espiritualmente y darnos vida eterna.

Así como muchas personas hoy no comprenden o malentienden, a lo que Jesús se refería cuando hizo esta declaración, también hubo muchos judíos en la época de Jesús que también murmuraron… pero veamos la insistencia y paciencia con la que Jesús les aclara su mensaje.

41 Por eso los Judíos murmuraban de El, porque había dicho: “Yo soy el pan que descendió del cielo.” 42 Y decían: “¿No es éste Jesús, el hijo de José, cuyo padre y madre nosotros conocemos? ¿Cómo es que ahora dice: ‘Yo he descendido del cielo’?”

43 Jesús les dijo: “No murmuren entre sí. 44 Nadie puede venir a Mí si no lo trae el Padre que Me envió, y Yo lo resucitaré en el día final. 45 Escrito está en los profetas: ‘Y todos seran enseñados por Dios.’ Todo el que ha oído y aprendido del Padre, viene a Mí. 46 No es que alguien haya visto al Padre; sino Aquél que viene de Dios, El ha visto al Padre. 47 En verdad les digo: el que cree, tiene vida eterna.

Los que hemos tenido el privilegio de encontrarnos con la Palabra de Dios, debemos comprender que por más que compartamos de que Jesús es el Pan de Vida, y el Único Camino para llegar a Dios, las personas no nos entenderán, y hasta se podrán poner de mal humor.
Jesús nos ha dejado bien claro que Nadie puede ir a Él, si no lo trae El Padre.
Dios Padre es el único que puede traer la revelación de Quién es Jesús o a quién Jesús se le quiera revelar.

¿Recuerdas cuando Jesús les pregunta a sus discípulos que: quién decía la gente que era Él?  La gente sigue diciendo hoy, que Jesús es un profeta o un buen maestro; pero solamente algunos han comprendido Quién es Jesús verdaderamente.

¿Recuerdas lo que Jesús contesta cuando Simón Pedro lo reconoce como el Hijo del Dios Viviente, El Mesías, El Cristo, El Salvador?

Y Jesús, respondiendo, le dijo: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo reveló carne ni sangre (persona), sino mi Padre que está en los cielos.
Mateo 16:17

Jesús aquí vuelve a confirmar que la Revelación para reconocerlo, solamente puede venir del Padre y no de ninguna persona. Y hoy muchos ya han recibido esa revelación, a los que Jesucristo les llama Su Iglesia; en donde Él es el fundamento.
Él es la Piedra Angular que muchos rechazaron y siguen rechazando.

Cuando de verdad y de corazón buscamos a Dios, Él nos dirigirá a Jesús, a Su Palabra la Biblia; y una vez que te Encuentras con Él, no habrá nada ni nadie que te haga dudar de que Su Palabra es La Verdad.  Jesús es La Verdad.
Ya no caeremos en el engaño de las personas y de algunos sacerdotes, que nos dicen que no conviene leerla porque podemos malinterpretarla. La Biblia no se malinterpreta, porque se discierne espiritualmente, y solamente quién ha recibido el Espíritu Santo, que Jesús nos prometió a quienes creyeramos en Él, la puede comprender.

3 Pero cuando El, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y os hará saber lo que habrá de venir.
Juan 16:3

Es el Espíritu Santo Quién nos guía a la Verdad de la Palabra de Dios, y además, nos trae revelación de lo que viene. Gracias Dios.

Personas no convencen a personas de Jesús, solamente Dios puede traer esa revelación, y muchas veces a nosotros los que creemos, solamente nos queda orar para que Dios se revele a la vida de nuestros familiares, amigos y compañeros de trabajo.

Continuemos con la explicación que Jesús da referente a que: Él es el Pan de Vida …

48 Yo soy el pan de la vida. 49 Los padres (antepasados) de ustedes comieron el maná en el desierto, y murieron. 50 Este es el pan que desciende del cielo, para que el que coma de él, no muera. 51 Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguien come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que Yo también daré por la vida del mundo es Mi carne.”

En el siguiente verso, vemos como algunas personas interpretan literalmente que hay que comernos a Jesús (en la ostia)…  también los judíos malentendieron…

52 Los Judíos, por tanto, discutían entre sí, diciendo: “¿Cómo puede Este darnos a comer Su carne?” 53 Entonces Jesús les dijo: “En verdad les digo, que si no comen la carne del Hijo del Hombre y beben Su sangre, no tienen vida en ustedes. 54 El que come Mi carne y bebe Mi sangre, tiene vida eterna, y Yo lo resucitaré en el día final. 55 Porque Mi carne es verdadera comida, y Mi sangre es verdadera bebida.

56 El que come Mi carne y bebe Mi sangre, permanece en Mí y Yo en él. 57 Como el Padre que vive Me envió, y Yo vivo por el Padre, asimismo el que Me come, él también vivirá por Mí. 58 Este es el pan que descendió del cielo; no como el que los padres (antepasados) de ustedes comieron, y murieron; el que come este pan vivirá para siempre.”

59 Esto dijo Jesús en la sinagoga, cuando enseñaba en Capernaúm.

60 Por eso muchos de Sus discípulos, cuando oyeron esto, dijeron: “Dura es esta declaración; ¿quién puede escucharla?” 61 Pero Jesús, consciente de que Sus discípulos murmuraban por esto, les dijo: “¿Esto los escandaliza (los hace tropezar)? 62 ¿Pues qué si vieran al Hijo del Hombre ascender adonde estaba antes?

A los mismos discípulos se les hizo dura esa palabra, ¿cómo que comer su carne? han de haber pensado… ¿quiere que comamos su carne, literal?
A lo que Jesús les contesta:

63 El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que Yo les he hablado son espíritu y son vida.

Jesús les insistió mucho de la importancia de que se alimentaran del Pan de Vida, de Él, pero no de manera literal… y aquí se los aclara: la carne para nada aprovecha, LAS PALABRAS QUE YO LES HE HABLADO son espíritu y son vida.

Y después agrega…

64 Pero hay algunos de ustedes que no creen.” Porque Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían, y quién era el que Lo iba a traicionar (entregar). 65 También decía: “Por eso les he dicho que nadie puede venir a Mí si no se lo ha concedido el Padre.”
Juan 6:41-65

Es triste ver como las personas siguen sin creer que la Palabra de Jesús es la que nos da vida y vida eterna, Jesús ES la Palabra de Dios hecha carne/persona;  es de Su Palabra de lo que debemos alimentarnos;  y en vez de alimentar el espíritu, prefieren comerse un pedazo de pan, “convirtiéndolo” en la carne de Cristo,  que simplemente se va al estómago y que para nada aprovecha.

Solamente Dios Padre podrá traer la Revelación de Quién es Jesús en Su Tiempo perfecto. Confiemos y esperamos en Él, un día Él nos alcanzó sin merecerlo y nos dió entendimiento; y la buena obra que ha iniciado en nosotros y los demás, la terminará hasta el día de su venida. Cristo viene pronto por su Iglesia.
Es a Dios a quién necesitamos…

Me buscarán y me encontrarán, cuando me busquen de todo corazón.
Jeremías 29:13

[moodthingy]

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *