Hace 10 años

A-veces-pensamos-640Les quiero compartir que hoy cumplo 10 años de que me encontré con Jesús.  El 22 de Octubre del 2004, pasando por un momento difícil, clamé a Dios y Él me respondió: “Yo Soy el Camino, la Verdad y la Vida; y nadie viene al Padre, sino por mi.”

Ese día comprendí que El Señor del Salmo 23 y de todo el Universo es Jesucristo, le rendí mi vida a Él y entendí lo que significa que Él ha venido a darnos vida, y vida en abundancia. Ese mismo día, muy tarde en la noche, prácticamente en la madrugada, acostada en mi cama, me arrepentí de andar a mi manera y lo reconocí como mi Salvador y Señor.  La Biblia dice que en ese momento nacemos de nuevo, del Espíritu; recibí a Jesús en mi corazón, y su Espíritu Santo me invadió con un gozo y una paz, que la situación difícil por la que pasaba… pasó a ser nada.

Aún así, Dios es tan bueno, que justo al día siguiente, Él mismo contestó mi clamor de una manera que no me esperaba, me sorprendió; y hizo el milagro.
“Gracias Dios, porque tu eres fiel a Tu Palabra.”
Cuando clamamos a Dios, Él nos responde y nos dirige a Su Hijo, a Su Palabra; y nos da una promesa que cumplirá.  Esa noche entendí muchas cosas, y que aunque a Dios nadie lo ha visto jamás, Jesús nos lo da a conocer y podemos pasar de tener una relación distante, a tener una relación personal e íntima con Dios a través de Jesús.
Porque sabes…  Dios no es una energía cósmica, ni una religión; Dios es una persona con quién nos podemos relacionar de hijo a Padre, de amigos y de confidentes.

Hoy cumplo diez años caminando con El Señor, y recuerdo el día en que una amiga me dijo, que estaba yo pasando por una etapa fundamentalista; y hoy puedo decir que no es una etapa, sino que he decidido fundamentar mi vida en Él, en Jesucristo por siempre, Él es el fundamento que muchos han rechazado, pero que para mi ha sido la piedra angular en donde he decidido fundar mi vida y la de mi familia.

Entre más camino con el Señor Jesús, mas me enamoro de Él, porque no solamente he tenido el privilegio de conocerlo como Salvador, Señor, Rey y Pastor;  sino también como Padre, Admirable Consejero, Consolador, Roca Eterna, Refugio en la tormenta, Escudo, Fortaleza, Príncipe de Paz, Sumo Sacerdote, Médico, Verdad, Vida, Luz a mi caminar; ese Amigo que está aún mas cerca que un hermano, porque me ha revelado muchas cosas y mucho más.

Yo te animo, que si aún no has tenido el privilegio de encontrarte con Jesucristo de una manera personal, vayas de rodillas y clames a Él hasta que te responda y se revele a tu vida.  Nunca más serás igual y El dará un propósito claro para tu vida, porque Él es quien te creo, y Él sabe para que.

Sabed que El, el Señor, es Dios;
El nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos;
pueblo suyo somos y ovejas de su prado.
Salmo 100:3

Dios te bendiga.

Y por último, quiero compartir contigo esta canción con la cual me identifico mucho.

 

Esta entrada fue publicada en Mensajes, Milagros, Promesas, Vida Espiritual y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *