El me ama incondicionalmente

Por Ana Maria GT
Sept. 14, 2011

No hay nada que le de mas seguridad al ser humano que saberse perdonado y amado incondicionalmente. He escuchado una frase que me llama la atención que dice: “Amame cuando menos lo merezco”.

Jesús sabe lo mucho que necesitamos sentirnos amados, pero también sabe que no hay ningún ser humano que nos pueda amar todo lo que necesitamos y de forma incondicional. El mostró su grande amor por nosotros, que siendo pecadores, el murió por nosotros pagando las consecuencias que nosotros merecíamos; de una muerte eterna separados de Dios.
Cristo no murió porque nos lo mereciéramos o porque fueramos buenos, el murió, dió su vida, precisamente cuando menos lo merecíamos. Porque no hay un amor mas grande que el que da la vida por sus amigos.

La Biblia dice que fuimos comprados por Jesús, y no con cosas perecederas como el oro y la plata, sino con su propia sangre. Eso es lo que valemos para Dios, la sangre derramada de su Hijo. Fuimos comprados a precio de sangre. Comprados a quién? Eramos esclavos y El nos compró. Eramos ESCLAVOS del pecado que nos asedia, y El nos libertó, estábamos atados en uno o varios pecados, y el nos perdonó cuando nos arrepentimos y creímos en El, nos limpió con su sangre.

Dios quiere que hoy sepamos las Buenas Noticias, que en El hay salvación de la esclavitud del pecado. El te puede libertar de cualquier pecado que te tenga atado, de cualquiera. El es Dios, y para él no hay NADA imposible.

Mirándolos Jesús, dijo: Para los hombres es imposible, pero no para Dios, porque todas las cosas son posibles para Dios. Marcos 10:27

Jesus vino a libertarnos de la esclavitud del pecado. De cual pecado? Repasemos los diez mandamientos que Dios dejó a Moises en las tablas de piedra (Éxodo 20). No habemos ni uno justo, que hayamos cumplido los mandamientos, solamente Jesus. Necesitamos reconocer nuestro pecado.

Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros.
Si confesamos nuestros pecados, El es fiel y justo para perdonarnos los pecados y para limpiarnos de toda maldad.
Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a El mentiroso y su palabra no está en nosotros. 1 Juan 1:8-10

Si reconocemos nuestro pecado y se lo confesamos a Dios, el nos perdona y nos limpia. Porque si vivimos en pecado, no podremos heredar el reino de Dios.

¿O no sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os dejéis engañar: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales,
ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los difamadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios. 1 Corintios 6:9-10

Dios lo habla clarísimo. Y no es porque no nos ame, el nos ama incondicionalmente a pesar de lo que somos. Pero, nos ama tanto!! Que no puede permitir que vivamos una vida muy por debajo del propósito para el cual nos creo, del propósito que El tiene en nuestra vida. Por eso El quiere que nos hagamos concientes de que sin El, sin su poder, el poder del Espiritu Santo, no podemos ser libertados de la esclavitud de pecado.

11Y esto erais algunos de vosotros; pero fuisteis lavados, pero fuisteis santificados, pero fuisteis justificados en el nombre del Señor Jesucristo y en el Espíritu de nuestro Dios. 1 Corintios 6:9-11

Los mandamientos fueron dados solamente para conducirnos a Cristo. Y cuando le abrimos nuestro corazón, su Espíritu Santo viene, y esos mandamientos que estaban inscritos en las tablas de piedra, pasan a estar inscritos en nuestro corazón. Que hermoso mensaje. Y ahora, ya no tenemos que cumplir los mandamientos, los cumplimos porque ya estan tatuados en nuestro corazón.

De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí, son hechas nuevas. 2 Corintios 5:17

 

Esta entrada fue publicada en Aflicciones, Amor, Mensajes. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El me ama incondicionalmente

  1. Maricarmen dijo:

    Que padre lo que escribes Ana, sin duda cada que escribes me dejas reflexionando sobre mi vida, espero que continues escribiendo, y enseñàndome lo que muchas veces paso por alto.
    Gracias!

    • Ani dijo:

      Dios te bendice Maricarmen, es un deleite reflexionar en la Palabra de Dios.

      Pon asi mismo tu delicia en el Señor, y el concederá las peticiones de tu corazón. Salmo 37:4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *