El ES omnipresente

Por Ana Maria GT
Agosto 15, 2011

Si Dios es omnipresente, entonces porque no lo puedo ver? Es una pregunta que he escuchado mas de una vez. Y antes de contestarla, veamos que mas es Dios. Dios ES omnipresente (esta en todos lados), es omnipotente (todo lo puede) y es omniciente (todo lo conoce). Dios es el UNICO que tiene estas tres características.

El conoce todo de nosotros, y nada le pasa desapercibido, por eso podemos descansar en El, porque sabemos que tiene cuidado de nosotros.

Oh SEÑOR, tú me has escudriñado y conocido.
Tú conoces mi sentarme y mi levantarme;
desde lejos comprendes mis pensamientos.
Tú escudriñas mi senda y mi descanso,
y conoces bien todos mis caminos.
Aun antes de que haya palabra en mi boca,
he aquí, oh SEÑOR, tú ya la sabes toda.
Salmo 139:1-4

El esta en todos lados, no hay lugar a donde podamos ir para apartarnos de su presencia. A donde quiera que vayamos, ahí esta Él.

Por detrás y por delante me has cercado,
y tu mano pusiste sobre mí.
Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí;
es muy elevado, no lo puedo alcanzar.
¿Adónde me iré de tu Espíritu,
o adónde huiré de tu presencia?
Si subo a los cielos, he aquí, allí estás tú;
si en el Seol preparo mi lecho, allí estás tú.
Si tomo las alas del alba,
y si habito en lo más remoto del mar,
aun allí me guiará tu mano,
y me asirá tu diestra.
Salmo 139:5-10

Por qué no podemos ver a Dios si esta en todos lados? Porque aunque Dios es omnipresente, no siempre se MANIFIESTA. Cuando Dios se encarnó en la persona de Jesús, miles de personas pudieron verlo, y presenciar sus sanidades, milagros, provisión, restauración, perdón y enseñanzas de una forma personal. Pero cuando Jesús ascendió al cielo, en cuerpo y alma; después de cuarenta días de su resurección, El envió al Espiritu Santo (el mismo que levantó a Jesus de entre los muertos) a morar en nosotros los que creemos en Jesus. Dios es Espíritu, y aunque no lo podemos ver con los ojos físicos, si lo podemos ver con los ojos espirituales cuando se manifiesta. Si crees en Dios, pero aún no se a manifestado en tu vida, aprendamos hoy lo que Jesús nos enseña.

21El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama será amado por mi Padre; y yo lo amaré y me manifestaré a él. Juan 14:21

Para que Jesus se manifieste en nuestra vida es necesario que lo amemos demostrando que guardamos su Palabra. Y para poder amarlo, necesitamos conocerlo de una forma personal. Jesús solamente se manifiesta a los que hemos decidido seguirlo, ser sus discípulos. Judas le preguntó que por qué se manifestaría solamente a sus discípulos y no a los demás…

Judas (no el Iscariote) le dijo: Señor, ¿y qué ha pasado que te vas a manifestar a nosotros y no al mundo?
Jesús respondió, y le dijo: Si alguno me ama, guardará mi palabra; y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos con él morada.
El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que oís no es mía, sino del Padre que me envió.
Estas cosas os he dicho estando con vosotros.
Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, El os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que os he dicho. Juan 14:22-26

Jesús nos advirtió que cuando El se fuera al cielo, Dios Padre enviaría al Consolador, al Espírtu Santo, para recordarnos todas las cosas que Jesus (Su Palabra) ya nos había dicho. Y una de esas cosas era que si guardábamos Su Palabra, creyendo en El, se manifestaría a nosotros, por medio de su Espíritu Santo.

Dios pone una condición para manifestarse en nuestra vida. Si sabemos que Dios esta en todos lados, pero no podemos verlo, decidamos hacernos discípulos, seguidores de Jesús, y podremos verlo manifestarse en nuestras vidas. Y una vez que Jesús se manifiesta en tu vida, no hay manera que vuelvas a querer andar a tu manera o siguiendo filosofías de moda que van y vienen.

Si crees haber llegado a Dios o a la Luz por otro camino que no sea Jesús, arrepiéntete y vuélvete al Verdadero.

Y no es de extrañar, pues aún Satanás se disfraza como ángel de luz. 2 Corintios 11:14

Si realmente quieres una relación con el Dios todopoderoso, el verdadero, y que se manifieste en tu vida, debe ser a su manera.

Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí. Juan 14:6

 

Esta entrada fue publicada en Mensajes, Poder, Sabiduría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *