El enemigo viene y la arrebata

El enemigo viene y la arrebata
Por Ana Maria GT
Sept. 21, 2010

Te has preguntado porque a esa persona que le compartiste de Dios, o la llevaste a la Iglesia y estuvo tan entusiasmado con la Palabra ahora esta tan apartado del Camino del Señor? Volviendo a lo mismo de donde paracía Dios lo había sacado y dejándose llevar por la corriente del mundo.

Jesus da una explicación clara de esta situación en la parábola del sembrador. Cuando viene el sembrador, trayendo la semilla que es la Palabra de Dios, esta puede caer en cuatro tipos de tierra, donde la tierra representa el corazón (Marcos 4).
– La que cae junto al camino, es la palabra que es escuchada, pero después viene satanás y arrebata la Palabra. Antes de que la semilla de raíz, si la persona es expuesta otra vez a lugares en donde se mueve el enemigo, este arrebatará la semilla. Los lugares que visita, las amistades que frecuenta, los libros que lee, o lo que ve en internet o la televisión son medios por el cual el enemigo puede entrar a nuestra vida y arrebatar la Palabra sembrada.
– La parte que cae en pedregales, donde no hay tierra suficiente para echar raíz, representa a los que escuchan la palabra con gozo; pero como no tienen raíz y son temporales cuando se levanta la tribulación o persecución por causa de la palabra, se escandalizan y se apartan.
– Otra parte cae entre espinos que ahogan la palabra y no da fruto. Esta es la que cae en corazones en donde el engaño de las riquezas y la codicia ahogan la palabra y tampoco da fruto.
– La parte que cae en buena tierra, son los que con un corazón bueno y sensible, oyen la palabra, la reciben y dan fruto al treinta, sesenta o ciento por uno.

La semilla es la misma, el sembrador también, pero es del tipo de tierra de lo que depende si esta dará o no fruto. Dios nos ha mandado sembrar a tiempo y fuera de tiempo, solamente él conoce la tierra. Algunos siembran, otros riegan la semilla con oración y a otros les toca cosechar. Pero es solamente Dios el que da el crecimiento.

Si hemos encontrado que la palabra aún no ha caído en buena tierra, sigamos orando para que el Señor le de una removida a esa tierra endurecida donde la semilla no entra. Pidámosle que la prepare, que la fertilice, para que cuando llevemos la semilla, la tierra este lista y preparada para recibirla y pueda echar raiz, crecer y dar mucho fruto.

Mientras el corazón siga expuesto en las cosas del mundo y no en las de Dios, mientras se sigan abriendo puertas al enemigo, el seguirá arrebatando la Palabra. Y no solamente la arrebata, sino que viene y siembra cizaña. La cizaña es muy parecida al trigo, no se puede diferenciar a simple vista. El enemigo es el engañador, padre de la mentira, quién viene a presentar lo falso como verdadero. Lo falso no es lo opuesto a lo verdadero, como muchos creen. Lo falso es lo mas parecido a lo verdadero, pero sigue siendo falso!! Una bolsa falsa de marca, un reloj ROLEX falso, etc., son prácticamente idénticos a los verdaderos, pero siguen siendo falsos y engañando a los que no conocen lo verdadero.

Por esto es muy importante que conozcamos lo Verdadero, la Verdad de Jesucristo, de Su Palabra, para que cuando venga lo falso, que es muy parecido a lo verdadero lo podamos identificar. Jesucristo dijo: “Yo soy el Camino, LA VERDAD, y La Vida”. Quieres conocer y tener la Verdad?, recibe a Jesucristo, si lo tienes a EL, tienes la Verdad; y no volverás a ser engañado facilmente. Mayor es el que esta en nosotros, Jesus, que el que esta en el mundo queriendo venir a arrebatar la Palabra.

 

Esta entrada fue publicada en Engaño espiritual, Mensajes. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El enemigo viene y la arrebata

  1. Olga dijo:

    Esta pregunta me le he hecho muchas veces???? Como sembrador de semilla, uno piensa que con esto ya es suficiente…..pero no lo es, creo firmemente que debemos seguir orando por aquellos en los que hemos plantado esa semilla porque aunque a otro le toque la siega y a otro ver la cosecha…..el enemigo siempre esta presente de diferentes formas……pero si tenemos la paciencia y perseverancia en orar por estas personas…Dios nos va a escuchar y les ayudara a cerrar puertas que no debieron abrir…..No desistas en orar por ellos y por ti mismo para que siempre permanezcas en el amor del Señor!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *