Dios sigue buscando…

Por Ana Maria GT
Junio 13, 2011

Dios sigue buscando adoradores, que le adoren en espíritu y en verdad.

Pero la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque ciertamente a los tales el Padre busca que le adoren. Dios es espíritu, y los que le adoran deben adorarle en espíritu y en verdad. Juan 4:23-24

El adorar a Dios no es algo que a alguien se le haya ocurrido, es algo que verdaderamente Dios busca que hagamos, eso le agrada a él. Al adorar y alabar a Dios, Él viene y hace habitación o morada entre nosotros, se manifiesta con poder sanando corazones heridos, enfermedades físicas, contestando peticiones y haciendo milagros de todo tipo.

Dios habita en medio de la alabanza de su pueblo. Salmo 22:3

Cosas grandes suceden cuando el pueblo de Dios, nos reunimos a adorarlo, alabarlo y bendecirlo. El Espíritu Santo desciende con poder tocando corazones, quebrantándolos, transformándolos, Él tiene el poder para convertir cualquier corazón de piedra por uno de carne. Dios trae restauración a las vidas personales, matrimonios, familias, El es quien vuelve los corazones de los hijos a los padres, y de los padres a los hijos. El Espiritu Santo viene trayendo convicción de pecado y dando el don de arrepentimiento. Cuando alabamos y adoramos a Dios los enemigos se dispersan, el rey David lo sabía muy bien, y el rey Josafat también (2 Crónicas 20). Los problemas y las batallas se ganan adorando a Dios. Cuando venían los enemigos contra Josafat, el no ordenó al pueblo que peleara; sino que todos se pusieran a adorar y a alabar a Dios. Ganaron la batalla porque Dios les dió la victoria, y los enemigos terminaron matándose entre sí. En El somos mas que vencedores por su amor incondicional.

Dios busca que lo adoremos en espíritu y en verdad. Esto quiere decir que solamente las personas que han nacido de nuevo (Juan 3), del Espíritu Santo, pueden adorar a Dios. Quienes no han nacido de nuevo y no tienen de su espíritu, no pueden adorar a Dios, no les nace hacerlo, como dicen. Porque Dios es espíritu, y la manera que nos conectamos con Él, es con el Espíritu Santo que Él ha hecho morar en nosotros, los que creemos en su Hijo Jesús. Los muertos (espirituales), no alaban a Dios.

Los muertos no alaban al Señor, ni ninguno de los que descienden al silencio. Pero nosotros bendeciremos al Señor desde ahora y para siempre. Aleluya! Salmo 115:17-18

Dios también busca que lo adoremos en verdad, sin fingir, desde nuestro corazón sincero y limpio, limpiado por su sangre. De Dios nadie se burla, y todo lo que sembremos eso también segaremos. Busquemos adorar a Dios con un corazón sincero, levantando manos limpias, dedicando un tiempo especial de adoración y alabanza con otros creyentes, y reconozcamos su presencia en medio de la alabanza de su pueblo; porque en su presencia hay plenitud de gozo. Y donde dos o tres estamos reunidos en Su Nombre, Jesús esta ahí, en su Espíritu Santo.

En su presencia, obtenemos la paz que sobrepasa todo entendimiento por confiar y estar a cuentas con ÉL, sabiendonos perdonados por lo que Jesucristo hizo en la Cruz, tomando nuestro lugar, dándonos una nueva vida, y el privilegio de llamarlo Abba, Papá, Padre! Deleitate en alabarlo!

1Aclamad con júbilo al SEÑOR, toda la tierra.
2Servid al SEÑOR con alegría;
venid ante El con cánticos de júbilo.
3Sabed que El, el SEÑOR, es Dios;
El nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos;
pueblo suyo somos y ovejas de su prado.
4Entrad por sus puertas con acción de gracias,
y a sus atrios con alabanza.
Dadle gracias, bendecid su nombre.
5Porque el SEÑOR es bueno;
para siempre es su misericordia,
y su fidelidad por todas las generaciones.
Salmo 100

 

Esta entrada fue publicada en Confianza, Mensajes, Vida Espiritual. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *