Dios perdóname

Dios-perdoname-640

.


Dos palabras tan sencillas, y sin embargo, tan difíciles de pronunciar: “Dios, perdóname”.

¿Qué es lo que impide que reconozcamos que hemos desobedecido a Dios o que vengamos delante de Él, a pedirle perdón?  

1 ¡Oh, qué alegría para aquellos
a quienes se les perdona la desobediencia,
a quienes se les cubre su pecado!
2 Sí, ¡qué alegría para aquellos
a quienes el Señor les borró la culpa de su cuenta,
los que llevan una vida de total transparencia!
3 Mientras me negué a confesar mi pecado,
mi cuerpo se consumió, y gemía todo el día.
Salmo 32:1-3

Muchas veces sentimos que nuestro cuerpo se consume, que no tenemos energía, nos sentimos desgastados y pensamos que son cosas externas las que impiden que tengamos gozo y paz en nuestro diario vivir.  
Buscamos razones para justificar nuestra falta de gozo, y buscamos psicólogos o filosofías que puedan explicarnos porqué es que nos sentimos así, y esperamos que otros nos digan la fórmula para tener sanidad y paz.

David, con un corazón sincero, pudo reconocer el por qué su cuerpo se consumía y comprendió la razón de la angustia que sentía, por la cual gemía todo el día.
Reconoció que había pecado en su vida que no había confesado a Dios.  
Se mantenía callado delante de Dios tratando de ocultar su culpa; y entendía que Dios lo estaba disciplinando.

4 Día y noche tu mano de disciplina pesaba sobre mí;
mi fuerza se evaporó como agua al calor del verano.

Pero en vez de alejarse de Dios, tomó una sabia decisión…

5 Finalmente te confesé todos mis pecados
y ya no intenté ocultar mi culpa.
Me dije: «Le confesaré mis rebeliones al Señor»,
¡y tú me perdonaste! Toda mi culpa desapareció

Y comprendió la importancia de la oración:

6 Por lo tanto, que todos los justos oren a ti, mientras aún haya tiempo,
para que no se ahoguen en las desbordantes aguas del juicio.
7 Pues tú eres mi escondite;
me proteges de las dificultades
y me rodeas con canciones de victoria.

Después de haberle confesado a Dios su pecado, y saberse perdonado, escuchó con mayor claridad la voz del Señor:

8 El Señor dice: «Te guiaré por el mejor sendero para tu vida;
te aconsejaré y velaré por ti.
9 No seas como el mulo o el caballo, que no tienen entendimiento,
que necesitan un freno y una brida para mantenerse controlados».

Solamente Dios puede abrirnos el entendimiento, para que podamos comprender el gran amor que tiene para los que confiamos en Él y lo obedecemos.

10 Muchos son los dolores de los malvados,
pero el amor inagotable rodea a los que confían en el Señor.
11 ¡Así que alégrense mucho en el Señor y estén contentos, ustedes los que le obedecen!
¡Griten de alegría, ustedes de corazón puro!
Salmo 32

No habemos ni uno justo, que tengamos un corazón puro, porque todos hemos pecado; pero cuando lo reconocemos y lo confesamos a Dios; Él nos limpia con su sangre, la que derramó en la cruz, cambia nuestro corazón de piedra por uno limpio y sensible, y el gozo que esto produce, nos hace gritar de alegría, alabarlo y bendecirlo con todo nuestro corazón.

18 Vengan ahora, y razonemos,
Dice el Señor:
“Aunque sus pecados sean como la grana,
Como la nieve serán emblanquecidos.
Aunque sean rojos como el carmesí,
Como blanca lana quedarán.
19 Si ustedes quieren y obedecen,
Comerán lo mejor de la tierra.
20 Pero si rehúsan y se rebelan,
Por la espada serán devorados.”
Ciertamente, la boca del Señor ha hablado.
Isaías 1:18-20

“Gracias Dios, por darnos el don de arrepentimiento para reconocer nuestra independencia y nuestro pecado, gracias por la necesidad que pones en nuestro corazón de venir delante de Tí y pronunciar estas dos palabras: Dios perdóname…; gracias por tu misericordia y perdón inmerecido, y gracias por la abundancia de vida en gozo y paz que Tú, Jesús, has venido a darnos.
Gracias por ser mi Señor.”

 

Esta entrada fue publicada en Aflicciones, Mensajes, Vida Espiritual y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Dios perdóname

  1. Rosa America Santos Vasquez dijo:

    Agradecida de mi Dios por ser tan misericordioso y perdonar mis desobediencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *