Como calmar la ansiedad

Una-sola-Palabra-640Todos hemos experimentado en algún momento de nuestra vida la ansiedad. Pero no es ahí en donde debemos quedarnos.

Hoy vamos a ver como, con el simple hecho de cambiar el enfoque, podemos lograr que esa ansiedad se convierta en una paz que sobre pasa todo entendimiento.

Es importante que comprendamos que entre más enfoquemos en el problema o  el dolor, más grande lo veremos; esto nos hará sentir muy ansiosos.
Y sí además, lo compartimos con otros que se compadezcan de nosotros y nos den por nuestro lado, menos vamos a poder salir de esa situación.

Es importante que reconozcamos en dónde estamos poniendo la atención, ¿qué es lo que estamos viendo?

¿Recuerdas el pasaje cuando les llega la tormenta a los discípulos de Jesús?, ellos estaban en la barca muy asustados y ansiosos por lo que les estaba pasando, solo veían la tormenta; y es hasta que deciden llamar a Jesús, que Él les responde calmando la tempestad.
Jesús los ayudó, pero también los reprendió por su poca fe, porque aún de que El Señor iba con ellos en la barca, se atemorizaron por la tormenta.

También vemos el caso de Pedro, lo vemos caminando sobre las aguas mientras tiene puesta su mirada en Jesús; y es solamente cuando duda y voltea a ver a su alrededor, que se hunde.
Cuando nuestra mirada esta puesta en el El Señor, podemos caminar en paz sobre la tormenta sobrenaturalmente.

¿En dónde tienes puesta tu mirada? ¿En tu problema o en Quién es grande y poderoso para ayudarte a resolverlo?  Dios nos da una recomendación para que podamos salir victoriosos de cada situación dificil por la que atravesamos.

2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe…
Hebreos 12:2

Porque es en Él, en quién podemos con toda certeza poner nuestra fe, (Él es quien la inventó!), podemos confiar que los Caminos y Pensamientos de Dios son mas altos que los nuestros y todo obrará para bien.

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.
Romanos 8:28

No hay nada que temer, si Dios está con nosotros… ¿Quién puede estar contra nosotros?

Si mantienes tu mirada en El Señor, en Su Poder, en Su Amor, te darás cuenta que esa ansiedad que a veces sientes se desvanecerá.
Dios quiere que no nos preocupemos por nada, sino que más bien, presentemos nuestras necesidades y peticiones delante de Él y así obtendremos una paz que sobre pasa todo entendimiento.

6 No se preocupen por nada. Más bien, oren y pídanle a Dios todo lo que necesiten, y sean agradecidos. 7 Así Dios les dará su paz, esa paz que la gente de este mundo no alcanza a comprender, pero que protege el corazón y el entendimiento de los que ya son de Cristo.
Filipenses 4:6-7

Para evitar la ansiedad, deja de enfocar en ella; y más bien pon tu enfoque en Dios, en Su Palabra, en Sus Promesas… lee los Evangelios, los Salmos que son medicina para tu cuerpo, escucha alabanzas, adóralo y recuerda que: aunque andes por valle de sombra de muerte, no debes temer, porque El Señor todopoderoso esta contigo.

Solamente tú puedes tomar la decisión de a dónde quieres enfocar y a quién llamar, cuando te sientas angustiado.

Dios es nuestro amparo y nuestra fortaleza,
nuestra ayuda segura en momentos de angustia.
Salmo 46:1

Lleno de angustia
llamé a mi Dios,
y él me escuchó desde su templo,
¡mi oración llegó hasta sus oídos!
Salmo 18:6

Por tanto, te alabaré, oh Señor, entre las naciones,
y cantaré alabanzas a tu nombre.
Salmo 18:49

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *