Como Evitar el Conflicto

Como evitar el conflicto
Por Ana Maria GT
Sept. 2, 2010

El mensaje de hoy nos dará la fórmula para evitar los conflictos y tener una mucho mejor relación con todas las personas, en especial las que estan mas cerca de nosotros. Antes de empezar, me gustaría que te pusieras a pensar en los conflictos que has tenido o estas teniendo. Ya sea con tu amigo, tu pareja, hermanos, papás, suegra, cuñados, vecinos, jefe, maestro, policia, etc…. Recuerda algunos de los conflictos que has tenido y piensa como se provocaron y que es lo común en todos.

Santiago sabiamente inspirado por el Espiritu Santo pregunto:
1¿De dónde vienen las guerras y los conflictos entre vosotros? ¿No vienen de vuestras pasiones que combaten en vuestros miembros? (Santiago 4:1)

Exacto! Vienen de nuestras pasiones egoístas que nos hacen enojar cuando queremos algo y no lo podemos obtener. Si te pones a pensar, en todos los conflictos que has participado, lo común eres TU. TU estas metido en cada conflicto… quieres algo, y al no poderlo obtener te molestas, te irritas, te enojas, o te deprimes. Y una de dos, o reaccionas con enojo gritando y ofendiendo, o con silencio manejando tus propios monólogos internos dandote tu mismo la razón de la situación. Inclusive mucha veces manejamos hasta testigos mentales que nos apoyan dándonos la razón en el problema.

Sigamos leyendo lo que nos dice Santiago:
2Codiciáis y no tenéis, por eso cometéis homicidio. Sois envidiosos y no podéis obtener, por eso combatís y hacéis guerra. No tenéis, porque no pedís. (Santiago 4.2)

Codiciamos, queremos algo y al no obtenerlo, ofendemos, matamos con nuestra lengua, usamos palabras hirientes para matar a la persona que no nos da lo que queremos. No lo obtenemos, porque no sabemos pedirlo. Entonces nos ponemos a pensar en todo lo que creemos necesitar para pedirlo esperando que nos lo den. Y ya me imagino la lista que estas haciendo en tu mente. Quiero mas amor, abrazos, dinero, regalos, permisos, tiempo, ayuda, palabras de admiración, reconocimiento, que piense como yo, un mejor puesto, atención, etc…. Y ya cuando creemos que “sabemos” lo que queremos y decidimos pedir, veamos lo que sigue diciendo Santiago.

3Pedís y no recibís, porque pedís con malos propósitos, para gastarlo en vuestros placeres. (Santiago 4:3)

No es asi la mayoria de las veces? Lo que queremos solamente demuestra lo egoístas que somos, queremos una satisfacción personal. Enfocamos en las cosas terrenales, de este mundo y no en las de Dios.

4¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad hacia Dios? Por tanto, el que quiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. (Santiago 4:4)

Queremos las cosas del mundo o queremos las cosas de Dios? Cuando somos de Dios, porque le hemos entregado nuestra vida, nuestro corazón, nuestra alma; EL espera que le seamos fieles. Y nos dice una Palabra muy fuerte “Almas Adúlteras” cuando seguimos coqueteando con las cosas del mundo.

Una vez que hemos rendido nuestra vida a Cristo, y El ha hecho morar el Espiritu Santo en nosotros, EL nos anhela celosamente. Nos quiere para Él y nada más. El es nuestro dueño, recuerda que fuimos comprados a precio de sangre. El nos anhela…. espera que vivamos para El, por el Espiritu, y no para nosotros por la carne.

5¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El celosamente anhela el Espíritu que ha hecho morar en nosotros? (Santiago 4:5)

Es hasta que dejemos de pensar en nosotros mismos, que dejemos de ser egoístas y orgullosos, que menguemos a nosotros para que El crezca; que podremos evitar o disminuir considerablemente los conflictos. Me encanta el pasaje en Colosenses que dice: “Y todo lo que hagais, hacedlo de corazón como para el Señor, y no para los hombres”. Cuando dejemos de vivir para nosotros y empezemos a vivir para Él, muchos de los conflictos que tenemos porque no nos dan lo que queremos se terminarán. Me encanta también el pasaje donde Pablo dice: “Ya no soy yo, sino que Cristo vive en mi.” Cuando será el tiempo que podamos decir esto verdaderamente?

Veamos como continúa Santiago su mensaje:

6Pero El da mayor gracia. Por eso dice: DIOS RESISTE A LOS SOBERBIOS PERO DA GRACIA A LOS HUMILDES. 7Por tanto, someteos a Dios. Resistid, pues, al diablo y huirá de vosotros. 8Acercaos a Dios, y El se acercará a vosotros. Limpiad vuestras manos, pecadores; y vosotros de doble ánimo, purificad vuestros corazones. (Santiago 4:6-8)

Acerquémonos a Dios, y El se acercará a nosotros. Enfoquemos en las cosas de Dios y no en las de nosotros, “si el grano de trigo no muere, no puede dar fruto….” ; y la próxima vez que estemos a punto de entrar en un conflicto o estemos en medio de él, preguntemonos…. “Que es lo que realmente quiero que no me estan dando? Es para satisfacer mis deseos egoístas, o es para la honra y gloria de Dios y para extender su Reino? “ Esta simple pregunta ayudará a evitar o disminuir considerablemente los conflictos que tenemos, y la mayoria de las veces con las personas que mas queremos.

[Este mensaje fue inspirado por la Palabra de Dios, y una conferencia de Andy Stanley en la “Hillsong Conference 2010”]

 

Esta entrada fue publicada en Aflicciones, Mensajes. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *