Alcanzar la Salvación

Por: Ani Garza T
Nov. 19, 2013

Alcanzar SalvaciónPorque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. 
Efesios 2:8-9

Este es uno de los pasajes que más ha impactado mi vida.  Es por su amor y por su gracia que recibimos la Salvación, la Vida Eterna. La Biblia dice que no es por obras (para que nadie se gloríe).  Así es que no hay nada más que hacer, sino CREERLE a Dios y recibir este regalo maravilloso e inmerecido.  “Consumado es”, dijo Jesús.

La Salvación es un regalo, y aunque es gratis para nosotros, no es barato…. Costó la Sangre de Nuestro Señor Jesucristo.

18 Ustedes saben que no fueron redimidos (rescatados) de su vana manera de vivir heredada de sus padres con cosas perecederas como oro o plata, 19 sino con sangre preciosa, como de un cordero sin tacha y sin mancha: la sangre de Cristo. 20 Porque El estaba preparado desde antes de la fundación del mundo, pero se ha manifestado en estos últimos (en el fin de los) tiempos por amor a ustedes. 21 Por medio de El son creyentes en Dios, que Lo resucitó de entre los muertos y Le dio gloria, de manera que la fe y esperanza de ustedes sean en Dios.
1 Pedro 1:18-21

Una vez que hemos creído, que hemos recibido el regalo de Dios, que es Jesucristo… podemos entonces dejar la manera vana en la que vivíamos, para cumplir el propósito para el cual fuimos creados.

10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para hacer buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas.
Efesios 2:10

Las buenas obras que ahora hacemos, son consecuencia de que nos hemos encontrado con Cristo; y además estamos conscientes, de que es Dios, quién las prepara para que nosotros los creyentes andemos en ellas.  Qué hermoso saber esto, porque todo lo que somos, los talentos que tenemos y lo que hacemos, se lo debemos a Él, a nuestro Creador y Salvador.

En el momento que decidimos recibir este regalo, pasamos a ser nuevas criaturas, Dios nos da una nueva vida y un propósito contrario al que teníamos antes de conocerlo.
Y ahora lo que hacemos, no es para vanagloriarnos, sino para darle todo el honor y toda la gloria a Él.

17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí, son hechas nuevas.
2 Corintios 5:17

Ahora pensamos diferente, actuamos diferente, lo viejo queda atrás y todo es hecho nuevo… porque hemos comprendido el amor incondicional y paciencia que Dios ha tenido con nosotros. Ahora queremos estar dentro de su plan, cumplir su propósito, y andar por las obras que Él ya ha dispuesto para nosotros.

Qué diferente es: hacer o andar en las buenas obras en Cristo, porque Él ya de antemano las preparó, para que su nombre sea glorificado; a, querer hacerlas para ganar puntos delante de Dios…  la Biblia dice, que nuestras “buenas” obras o nuestra justicia, sin estar en Cristo (sin haber sido limpiados), son como trapos de inmundicia.

Todos nosotros somos como el inmundo,
y como trapo de inmundicia todas nuestras obras justas;
todos nos marchitamos como una hoja,
y nuestras iniquidades, como el viento, nos arrastran.
Isaías 64:6

No podemos engañar a Dios haciéndole creer que somos buenos por las obras que hacemos.  Si no nos hemos reconciliado con Él, mediante el Único Camino que Él ha dispuesto, todo lo que hacemos es en vano.  Porque todo es de Dios, en Él y para Él…

18 Y todo esto procede de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por medio de Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; 19 a saber, que Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, no tomando en cuenta a los hombres sus transgresiones, y nos ha encomendado a nosotros la palabra de la reconciliación.
Efesios 2:18-19

 La única manera de reconciliarnos con Dios, es por medio de Cristo y no por nuestras “buenas obras” o por “cumplir” en una religión.

Y una vez reconciliados, nuestro corazón es transformado… y pasamos a ser embajadores de Cristo aquí en la tierra; para llevar a otros las buenas noticias de que podemos ser reconciliados con Dios si nos arrepentimos de nuestro pecado y recibimos su perdón por medio de Jesucristo, quién pagó en la cruz, lo que nosotros merecíamos.  
“Gracias mi Señor, Jesús”.

20 Por tanto, somos embajadores de Cristo, como si Dios rogara por medio de nosotros; en nombre de Cristo os rogamos: ¡Reconciliaos con Dios! 21 Al que no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en El.
Efesios 20

Hoy es el día de reconciliarnos con Dios, y recibir Su Regalo de Salvación, a su Hijo Jesucristo… a quién envió como un bebé indefenso, pero creció en estatura y sabiduría, murió en la cruz para pagar por nuestro pecado, resucitó (venciendo la muerte), y ahora está sentado a la diestra de Dios Padre intercediendo por los suyos.  Esta vivo.

Si tenemos religión, pero no tenemos a Cristo… estamos perdidos.

¿Ya eres de Cristo? ¿Te sabes redimido/comprado por su sangre? ¿Te sabes sellado con su Espíritu Santo? ¿Estás seguro que tienes la Salvación y la Vida Eterna?

21 Ahora bien, el que nos confirma con vosotros en Cristo y el que nos ungió, es Dios, 22 quien también nos selló y nos dio el Espíritu en nuestro corazón como garantía.
2 Corintios 1:21-22

13 Estas cosas les he escrito a ustedes que creen en el nombre del Hijo de Dios, para que sepan que tienen vida eterna. 14 Esta es la confianza que tenemos delante de Él, que si pedimos cualquier cosa conforme a Su voluntad, El nos oye. 15 Y si sabemos que El nos oye en cualquier cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que Le hemos hecho.
1 Juan 5:10-15

Dios quiere que sepamos que tenemos la vida eterna con Él al creer en Su Hijo Jesucristo.  Y creer en Jesucristo es creer en la Palabra de Dios, en la Biblia.  Jesucristo ES la Palabra de Dios hecha carne.  Es imposible decir que creemos en Jesucristo, pero no creer en algunas cosas de las que dice la Biblia.  Ya que la Biblia es la que da testimonio de quién es Jesús.

Lee tu Biblia, y busca una congregación donde se alabe a Dios (Él sigue buscando adoradores que le adoren en espíritu y en verdad), que se exalte el nombre de Jesucristo, y que se predique la leche pura de la Palabra.

 Dios te bendiga!

 

Esta entrada fue publicada en Mensajes, Vida Espiritual, Vida eterna y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *