Al sacerdote

Por Ana Maria GT
Ene. 12, 2011

Después de recibir un correo con la noticia de que un buen amigo de una amiga, había cumplido 50 años desde que inició con los jesuitas, vinieron a mi sentimientos encontrados que hoy quisiera compartir.

Por un lado, el deseo de felicitar a un hombre que cumple con el compromiso de la decisión que un día tomó para entrar en cierta agrupación. Un compromiso de dejar casi todo, a cambio de pertenecer y seguir las doctrinas y reglas impuestas en algún noviciado desde su adolescencia. Es admirable ver la fortaleza, valentía, lealtad y fidelidad al ver a un hombre cumpliendo un compromiso tan importante y difícil. Decidir dejar padres, hermanos, noviazgo, futuro matrimonio y propia familia para seguir un sueño que exige el dejarlos, no debe ser nada fácil, y menos tomar esa decisión cuando aún no se es adulto.
Por ese lado, felicitaciones a todos los hombres y mujeres que han cumplido los compromisos importantes que han hecho en su vida. Y por el otro lado, también veo la cantidad de hombres y mujeres que abandonan relaciones para irse a un lugar, llámese noviciado o seminario para ir en busca de Dios. No es necesario alejarnos de nuestros familiares, ni dejar el matrimonio y la familia para conocer a Dios.
La Biblia dice que a Dios nadie lo ha visto jamás, pero que Jesucristo, La Palabra de Dios hecha carne es quién nos lo da a conocer. Dios esta a una oración de distancia de un corazón sincero. El Señor dice: “Clama a MI, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes e inaccesibles que tu no conoces.” Para llegar a conocer a Dios, El dice que clamemos a El, y es El quién nos enseñará a través de Su Palabra cosas GRANDES e INACCESIBLES que aún no conocemos.

Muchos hombres (sacerdotes) y mujeres (monjas), creen que es en algún seminario estudiando teología que podrán estar mas cerca de Dios, pero no es eso lo que la Biblia enseña. Para llegar al Padre, solo hay un Camino:

Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí. Juan 14:6

Por lo que no queda duda de que para llegar al Padre, debemos hacerlo por medio de Jesucristo, y si nos apoyamos en alguna agrupación debe ser en alguna que esté basada en La Palabra de Dios, y no en doctrinas de hombres que contradicen la Biblia.

Hay cosas importantes en las que Dios me ha hablado a través de la Biblia. Entre otras, la parte en donde dice que no es bueno que el hombre este solo, y por eso creo a la mujer para que fuera compañera y ayuda idónea de cada varón, es el complemento del hombre en lo físico, emocional y espiritual. Lo mismo para la mujer, Dios nos ha creado para ser ayudas idóneas del compañero que Dios traerá a nuestra vida.
Mismo Pedro, supuesto primer Papa era casado, y en Proverbios 18:22 “El que halla esposa halla algo bueno y alcanza el favor del Señor.” Y si, Pablo, gran hombre de Dios, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, no se casó para dedicarse a compartir de Jesus, La Palabra, pués fué él quién inspirado por el Espíritu Santo escribió mas de la mitad del Nuevo Testamento. Pero él mismo reconoció que ese estado en el que él estaba, sin casar, era un don de Dios que no todos los reciben. Y fue él quién dijo:

A los solteros y a las viudas digo que es bueno para ellos si se quedan como yo. Pero si carecen de dominio propio, cásense; que mejor es casarse que quemarse.
1 Corintios 7:8-9

Cuantos hombres y mujeres que entran en el noviciado carecen de dominio propio y se queman con su sexualidad? Por eso no es de extrañarse la fornicación, homosexualidad y pederastía que ocurre entre algunos sacerdotes y monjas. Cada vez salen a la luz mas sacerdotes u obispos que dejan el sacerdocio porque les “aparecen” hijos. Dios dice que “honroso sea en todos el matrimonio”, y Pablo le dice a Timoteo que no es de Dios la doctrina que prohíbe el casarse.

1Pero el Espíritu dice claramente que en los últimos tiempos algunos apostatarán de la fe, prestando atención a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios,
2mediante la hipocresía de mentirosos que tienen cauterizada la conciencia;
3prohibiendo casarse y mandando abstenerse de alimentos que Dios ha creado para que con acción de gracias participen de ellos los que creen y que han conocido la verdad.
4Porque todo lo creado por Dios es bueno y nada se debe rechazar si se recibe con acción de gracias;
5porque es santificado mediante la palabra de Dios y la oración.
1 Timoteo 4:1-5

No es en un seminario, como muchos creen, en donde se prohibe el casarse, donde uno estará mas cerca de Dios. No es graduarse como sacerdote de alguna institución religiosa lo que logrará el tener un mayor acercamiento con Dios. Dios, en Su Palabra nos dice como es que pasamos a ser adoptados hijos, pudiéndole llamar Padre, es decir, pudiendo tener una relación directa con Él, sin la necesidad de un sacerdote intermediario.
Y esto es cuando recibimos a Jesús en nuestro corazón, cuando ponemos nuestra fe en Jesucristo, la Palabra de Dios hecha carne, que entonces pasamos a ser hijos de Dios, herederos de todas sus promesas y coherederos con Jesucristo. El Confesar la Palabra, Meditar en ella y Hacer lo que en ella esta escrito, fortalecerá nuestra relación con Dios.

No es por medio de entrar en un noviciado y graduarnos en un seminario que pasaremos a ser sacerdotes o monjas teniendo un lugar privilegiado sobre los demás. Cuando recibimos la Luz, a Jesus, y obedecemos La Palabra, Dios nos dice que pasamos a ser Real Sacerdocio:

Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido para posesión de Dios, a fin de que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; pues vosotros en otro tiempo no erais pueblo, pero ahora sois el pueblo de Dios; no habíais recibido misericordia, pero ahora habéis recibido misericordia.
1 Pedro 2:9-10

Dios nos llamó de las tinieblas a su luz admirable con un propósito, y en mi caso, como el de muchos, no fue en el seminario, sino leyendo y meditando Su Palabra que Dios vino a mi vida y me dijo: “Sigueme… que tengo planes de bendición para ti, un futuro y una esperanza.” Yo, al igual que Mateo, Pedro, Andrés, Zaqueo, Juan, Saulo y muchos otros decidí seguirlo. Y aquí estoy, pidiéndole al Señor que cumpla su propósito en mi. El me llamó estando casada, y Dios no toma en cuenta el estado civil para llamarnos. No es necesario quedarse soltero o soltera para servir al Señor.

Dios no quiere que nadie se pierda, sino que todos procedamos al arrepentimiento. Cada quien daremos cuenta de nuestra propia vida, y Jesucristo sigue siendo el Sumo Sacerdote. El quiere que nos pongamos a cuentas con Él, y que sepamos que todos pasamos a ser hijos, linaje escogido, real sacerdocio, nación santa y somos un pueblo adquirido por Dios para que anunciemos todas las maravillosas virtudes de Jesucristo quién nos llamó de las tinieblas a su luz admirable.

Si Dios te ha llamado a permanecer sin casarte, tienes el don y dominio propio, que bendición, podrás servir al Señor buscando agradarlo y no serás distraído por atender a tu cónyuge y familia.

10Los discípulos le dijeron: Si así es la relación del hombre con su mujer, no conviene casarse. 11Pero El les dijo: No todos pueden aceptar este precepto, sino sólo aquellos a quienes les ha sido dado.
12Porque hay eunucos que así nacieron desde el seno de su madre, y hay eunucos que fueron hechos eunucos por los hombres, y también hay eunucos que a sí mismos se hicieron eunucos por causa del reino de los cielos. El que pueda aceptar esto, que lo acepte.
Mateo 19:10-12

Pero si te has enamorado y tienes la necesidad de un cónyuge, escucha a Dios decirte hoy que es mejor que te cases a que te quemes. Cualquiera que sea la decisión que tomes, para Dios esta bien, pero que no sea porque te ha sido impuesta.

32 Yo quisiera librarlos a ustedes de preocupaciones. El que está soltero se preocupa por las cosas del Señor, y por agradarle; 33 pero el que está casado se preocupa por las cosas del mundo y por agradar a su esposa, 34 y así está dividido. Igualmente, la mujer que ya no tiene esposo y la joven soltera se preocupan por las cosas del Señor, por ser santas tanto en el cuerpo como en el espíritu; pero la casada se preocupa por las cosas del mundo y por agradar a su esposo.
35 Les digo esto, no para ponerles restricciones, sino en bien de ustedes y para que vivan de una manera digna, sirviendo al Señor sin distracciones.
36 Si alguno cree que debe casarse con su prometida, porque ya está en edad de casarse, y si piensa que eso es lo más indicado, que haga lo que crea conveniente; cásese, pues no es pecado. 37 Y si otro, sin sentirse obligado, y con toda libertad para actuar como quiera, se hace en su corazón el propósito firme de no casarse, hará bien. 38 Así que, si se casa con su prometida, hace bien; pero si no se casa, hace mejor.
1 Corintios 7:32-36

Y si alguien aspira a ser obispo:

1Palabra fiel es ésta : Si alguno aspira al cargo de obispo, buena obra desea hacer.
2Un obispo debe ser, pues, irreprochable, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, de conducta decorosa, hospitalario, apto para enseñar,
3no dado a la bebida, no pendenciero, sino amable, no contencioso, no avaricioso.
4Que gobierne bien su casa, teniendo a sus hijos sujetos con toda dignidad
5(pues si un hombre no sabe cómo gobernar su propia casa, ¿cómo podrá cuidar de la iglesia de Dios?);
6no un recién convertido, no sea que se envanezca y caiga en la condenación en que cayó el diablo.
7Debe gozar también de una buena reputación entre los de afuera de la iglesia , para que no caiga en descrédito y en el lazo del diablo.
1 Timoteo 3:1-7

 

Esta entrada fue publicada en Mensajes. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Al sacerdote

  1. Nicolás dijo:

    Esta vez creo que me la has dejado fácil. La última cita de Corintios tiene las respuestas, así como las palabras del Señor en Mateo 19, 10-12.

    San Pablo dice que nadie que esté casado puede servir a Dios plenamente, pues se empeña en servir al mundo, a su esposa, a su familia, en definitiva. El compromiso del Sacerdote es servir plenamente a Dios. Si el que está casado no puede servir plenamente a Dios, entonces un Sacerdote casado no tiene razón de ser, pues no sirve plenamente a Dios. Dios no quiere tibios, a los tibios los vomitará y los expulsará de su boca. Dios necesita de hombres y mujeres que puedan entregar toda su vida para el servicio de su Palabra y de sus Misterios. Es necesario que los Sacerdotes y Servidoras de Dios sean castos, guarden ese voto, así como guardan el voto de obediencia y de pobreza.

    Lo que las personas no entienden es que el Sacerdocio no es algo que se elija voluntariamente, sino que es una vocación, un llamado especial de Dios al Ministerio Sacerdotal. Tal como llamó a Elías, a Jonás, a Moisés, a los profetas. Ahora bien, sabemos también que Dios no pide más de lo que podemos dar ni exhige más de lo que podemos ofrecer. Si Dios nos pide ser Sacerdotes, entonces es que Dios conoce nuestros corazones y sabe que seremos capaces de llevar nuestro compromiso con sinceridad y valentía. Si nosotros no tenemos las condiciones para ser Sacerdotes, para servir plenamente a Dios, entonces Dios lo sabe, lo respeta, conoce cuáles son nuestras limitaciones, y jamás se le ocurriría pedirnos convertirnos en Sacerdotes.

    ¿Por qué, entonces, tantos y tantos Sacerdotes se han extraviado y han demostrado no tener lo necesario? La respuesta es sencilla, ¿no? Porque muchos no han sabido seguir la voluntad de Dios o se han confundido (que no es algo atípico, siendo que en nuestro corazón nacen mil voces al unísono, es altamente probable que podamos confundir la voz de Dios con la voz de otros hombres, y más aún si se trata de hombres de poca oración). Esas personas que se ordenaron Sacerdotes y terminaron descubriendo que no podían cumplir con su compromiso nunca fueron llamadas por Dios y no fueron obligados a tomar el Orden Sacerdotal. Nadie nos obliga a nada, es Dios quien nos llama.

    Lo que nos permite pasar a la carta a Timoteo. En la Iglesia Católica nadie obliga a nadie a no casarse, ¿de dónde sacaron eso? Es más, aquí fomentamos las uniones amparadas en el Sacramento del Matrimonio. Misma historia de antes. Nadie te obliga a hacerte Sacerdote. Se da por hecho que si Dios nos pide ser Sacerdotes es que Dios sabe que podremos afrontar todos los compromisos que eso requiere. Si nadie te obliga a ser Sacerdote, nadie te obliga a no casarte. Precisamente, si te casas, constituyes una familia, y esa es tu Iglesia, en que enseñas a tus hijos a amar y a cumplir la voluntad de Dios, y para eso no fue necesario hacerte Sacerdote.

    Jesús dice eso mismo. Muchos optaron por el selivato a causa del Reino de los Cielos. No a todos se les ha otorgado esta gracia. Precisamente. Si a mí me han otorgado la gracia de la castidad y Dios me pide ser Sacerdote, ¿por algo será, no? Pero si Dios no me concedió esa gracia, es que el plan de Dios para mí, su voluntad, es que tenga una familia, que me case con la perona que Él ponga en mi camino para formar una familia cristiana. Como laico, puedes servir a Dios y a su Reino, y asquí sí que no es necesario el selivato (aunque sí guardar la castidad aún en el mismo matrimonio).

    De más está decir que el seminario no sirve para llenarse la cabeza de conocimientos abstractos. Esto es cierto, y sería de imbécil no reconocerlo, pero en mi Iglesia hay un problema, el del positivismo. En efecto, muchas personas se quedan sólo con la doctrina o con los libros e ignoran lo principal y fundamental (la esencia del mensaje de Cristo que es vivir dando nuestra vida por amor a Dios). Pero eso no quiere decir que los seminarios sean inútiles. Se enseña teología, y la teología es importante. Se enseña filosofía, y la filosofía es importante. Sin la filosofía la teología no habría alcanzado la cúspide que ha alcanzado. Martín Lutero, el fundador de la reforma protestante, fue uno de los más grandes teólogos (confundido, sí, pero un gran teólogo al fin). En nuestra Iglesia no existe doctrina humana alguna. Toda nuestra enseñanza se basa exclusivamente en la Palabra. Los grandes Santos, los que supieron renunciar a todo y vivir por Cristo, con Cristo y en Cristo, aquellos que encontraron la pureza y la sabiduría en la meditación silenciosa de la Palabra, en la oración profunda, en la contemplación de el Jesús victorioso de la cruz, en la que venció a Satanás y a la muerte y nos demostró la forma en que debíamos vivir para ganar la batalla… Repito. Son estos grandes Santos los que, inspirados por el Espíritu Santo, en comunión con la enseñanza de los Apóstoles (los que estuvieron al lado de Jesús durante su vida pública), los que supieron interpretar correctamente las Escrituras y los que emitieron un juicio acertado sobre las enseñanzas del Maestro. Ellos renunciaron al pecado, ellos transformaron sus vidas. Aquel que se sienta con la facultad de cuestionar las vidas y las enseñanzas de estos hombres, aquellos que crean que están libre de pecados, aquellos que crean que serán ceñidos con el cinturón de la pureza o preservados de la corrupción de la muerte, que aquellos se atrevan a decir una palabra en contra de lo que han dicho los Santos, los padres y doctores de la Iglesia.

    El Señor nosbendiga y nos guarde. Ilumine su rostro sobre nosotros y se apiade de nosotros. El Señor nos bendiga y nos conceda la paz.

  2. jose dijo:

    mateo.19,12. hay hombres que han nacido eunucos . otros fueron mutilados por los hombres , HAY OTROS TALES QUE SE HICIERON POR EL REINO DE LOS CIELOS . ¡¡¡¡ ENTIENDA EL QUE PUEDA ¡¡¡¡¡¡. 1era cor. 7,7-9. me gustaria que todos fueran como yo , pero cada uno recibe de dios su propia gracia , unos de una manera otros de otra , pero si no logran contenerse que se casen, pues mas vale casarse que estarse quemando .1cor. 7.32-33 . yo quisiera verlos libres de preocupaciones . el que no se ha casado se preocupa por las cosas del señor y de como agradarle , no asi el casado , pues se preocupa de las cosas del mundo y de como agradar a su esposa .,,,,,,,,,,,,,,,,,,,, LA SANTA IGLESIA CATOLICA esta formada de pecadores y de muchos errores , pero no deja de ser SANTA , PORQUE ES FUNDADA POR JESUS ……………….PADRE QUE TODOS SEAN UNO COMO TU Y COMO YO , DIOS quiere unidad y no divicion , el que este libre de pecado tire la primera piedra. DTB. 🙂

    • Ani dijo:

      Asi es José, solamente algunos tienen el don para mantenerse castos, por eso no debe prohibirse el casarse, y todos estamos llamados a servir al Señor independientemente de nuestro estado social.
      Por otro lado, es cierto que Jesus dijo que el que este libre de pecado, que tire la primera piedra; pero lo mas importante es lo que le dijo a la mujer: “Ni yo te condeno, ve yno peques mas . Dios siga dándonos más hambre de conocerlo mejor a través de Su Palabra. Dios te bendice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *