Ahora mis ojos te ven

He-sabido-640

.

Continuando con el relato bíblico de Job.

En el mensaje: ¿De dónde vienes? vimos algunos pasajes de como Satanás llegó a la vida de Job para destruir sus pertenencias, a sus empleados, a sus hijos y su salud.

¿Qué sucedió después de que esta tragedia llegó a la vida de Job?
Lo que aún hoy en día sucede cuando alguien pasa por ese tipo de tormentas o aflicciones en su vida.

Llegaron sus amigos a intentar darle consuelo, discursos y consejos, también empezaron a cuestionarlo de: por qué sería que le estuviera pasando algo así.
Job, como muchos lo hacemos… escuchó a sus amigos por un tiempo, a final de cuentas: en la multitud de consejos está la sabiduría. Pero, el simple hecho de escuchar a sus amigos no le sirvió de mucho;  esas palabras podían o no haber sido sensatas, y quizá le pudieron dar algo de luz o hundirlo más… no importa.

Lo que sí importa, es que finalmente Job, en ese situación tan tremenda de dolor, buscó a Dios, primero para quejarse, y después para relacionarse con Él y escucharlo.  ¿Qué era lo que Dios tenía que decirle con respecto a su dolorosa situación?   Dios le respondió.

3 Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.
Jeremías 33:3

En su desesperación, Job buscó al Señor con todo su corazón y aunque estuvo discutiendo sinceramente con Él porque no le parecía justo que Dios le hiciera pasar por esa situación, finalmente, comprendió Quién es Dios y quién es el, para siquiera atreverse a cuestionar el proceder de Dios.

En el capítulo 38, podemos leer como por medio de preguntas, Dios le hace entender a Job que solamente Él es Todopoderoso:

¿Dónde estabas tú cuando yo echaba los cimientos de la tierra?
¿Quién le dice a las olas del mar hasta donde llegar?
¿Quién hace llover y hace brotar las semillas de la tierra?
¿Quién ha puesto sabiduría en lo más íntimo del ser o a dado a la mente inteligencia?
¿Quién prepara el alimento para los animales?
¿Das tu al caballo su fuerza?

Y así Dios le hace varias preguntas más… haciendo que Job reconozca que a comparación de Dios, él es insignificante, que había sido orgulloso y se había vanagloriado de su propia justicia.
Ahora comprendía que los caminos y pensamientos de Dios son mucho más altos que los de él y que no es nadie para cuestionar las decisiones de Dios.

Y después de muchos capítulos de conversaciones con sus amigos y con Dios; me encanta como termina el relato en el capítulo 42, Job reconociendo todo el poder de Dios y su ignorancia al no haberse dado cuenta de Quién es Dios realmente.
Antes, solamente de oídas lo conocía, pero ahora tenía una relación con Él y su restauración estaba por llegar.
¿Quién no quisiera poder tener una relación personal con el Dios Todopoderoso?

42 Entonces Job respondió al Señor, y dijo:

2 Yo sé que tú puedes hacer todas las cosas,
y que ningún propósito tuyo puede ser estorbado
.

3 “¿Quién es éste que oculta el consejo sin entendimiento?”
Por tanto, he declarado lo que no comprendía,
cosas demasiado maravillosas para mí, que yo no sabía.

4 “Escucha ahora, y hablaré;
te preguntaré y tú me instruirás.”
5 He sabido de ti sólo de oídas,
pero ahora mis ojos te ven
.

6 Por eso me retracto,
y me arrepiento en polvo y ceniza.

10 Y el Señor restauró el bienestar de Job cuando éste oró por sus amigos; y el Señor aumentó al doble todo lo que Job había poseído.
11 Entonces todos sus hermanos y todas sus hermanas y todos los que le habían conocido antes, vinieron a él y comieron pan con él en su casa; se condolieron de él y lo consolaron por todo el mal que el Señor había traído sobre él. Cada uno le dio una moneda de plata, y cada uno un anillo de oro. 12 El Señor bendijo los últimos días de Job más que los primeros; y tuvo catorce mil ovejas, seis mil camellos, mil yuntas de bueyes y mil asnas. 13 Y tuvo siete hijos y tres hijas. 14 Llamó a la primera Jemina, a la segunda Cesia y a la tercera Keren-hapuc.
15 Y en toda la tierra no se encontraban mujeres tan hermosas como las hijas de Job; y su padre les dio herencia entre sus hermanos.
16 Después de esto vivió Job ciento cuarenta años, y vio a sus hijos y a los hijos de sus hijos, hasta cuatro generaciones. 17 Y murió Job, anciano y lleno de días.

Job 42:1-6, 10-15

Dios permitió que Job pasara por esa situación tan difícil y dolorosa con un propósito, ahora Job no solamente conocía a Dios de oídas, ahora sus ojos lo veían; ahora buscaba Su rostro para tener una relación con Él, y no solamente sus manos para que lo ayudara.

Dios bendijo a Job grandemente, cuando éste quitó su mirada de si mismo, para buscar a Dios y orar por sus amigos.

¿Tienes alguna situación dificil? Deja de ver tu problema, y pon tu mirada en Quién todo lo puede. Busca Su reino y todo lo demás que necesitas, Dios te lo dará como añadidura.
Que este relato de Job pueda fortalecer tu fe y que puedas comprender que El Dios Todopoderoso está de tu lado y quiere bendecirte, búscalo solamente a Él y Él obrará en tu vida y tu situación.
No quites la mirada de Quién inventó la fe, el Todopoderoso, y Él la perfeccionará para que seas completo en Él sin que te falte nada.

2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe…
Hebreos 12:2

 

Esta entrada fue publicada en Aflicciones, Esperanza, Fe, Mensajes, Vida Espiritual. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *