¿A quién iremos?

.

.

Algunas de las principales preguntas que nos hacemos cuando algún familiar muere son: ¿Donde estará nuestro ser querido hoy? ¿A dónde iremos cuando nuestro cuerpo muera? ¿Qué sigue después de la muerte?

Sé que hay muchas respuestas a estas preguntas y cada quién dará su opinión basada en razonamientos personales, filosofías o religiones. Pero hoy me gustaría que meditáramos en este pasaje:

Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna.
Juan 6:68

Creo que todos necesitamos de “alguien” que pueda contestarnos estas preguntas basado en la Verdad. Alguien que haya muerto, regresado a la vida y que nos cuente lo que sigue.
¿Conoces a alguien que haya tenido esa experiencia?  ¿Qué dice?
¿Crees que hay un paraíso y un infierno? ¿Qué es lo que determinará a dónde iremos? ¿Podemos tener la certeza antes de que muramos?

¿Qué fue lo que sucedió en la conversación de Jesús y el malhechor para que Jesús le dijera lo siguiente:?

“en verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso.”
Lucas 23:43 

Si había dos malhechores con Jesús, ¿por qué le dijo solamente a uno de ellos estas palabras? ¿Recuerdas la conversación que tuvieron?

Vemos como uno de ellos, le lanzaba insultos y se burlaba de Jesús:

39 Y uno de los malhechores que estaban colgados allí le lanzaba insultos, diciendo: ¿No eres tú el Cristo? ¡Sálvate a ti mismo y a nosotros!
Lucas 23:39

Pero el otro contestó, y reprendiéndole, dijo: “Ni siquiera temes tu a Dios a pesar de que estas bajo la misma condena? Y nosotros a la verdad, justamente, porque recibimos lo que merecemos por nuestros hechos; pero este nada malo ha hecho.”
Lucas 23:40

Aquí podemos ver dos puntos importantes:
1.- El segundo malhechor reconoció que él había hecho mal, que merecía estar ahí, en la cruz; reconoció su condición de pecador, y sabía que merecía la muerte.
2.- También reconoció que Jesús nada malo había hecho. El sabía que Jesús era santo y que no merecía pagar en la cruz.

Una vez que reconoció su condición, le pidió a Jesús lo siguiente:

42 Y decía: Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. 43 Entonces El le dijo: En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso.
Lucas 23:42-43

En estas últimas palabras, podemos encontrar el tercer punto clave para recibir la respuesta de Jesús.

3.- El malhechor reconoció que Jesús no era de este mundo, sabía que Jesús era el Rey de otro reino, del celestial, y puso toda su confianza en EL, cuando le dijo: “Acuérdate de mi, cuando vengas en TU reino”.

¿Con qué malhechor te identificas? ¿Sabes lo que realmente significa la vida eterna?
¿Te gustaría tener la certeza de saber a dónde irás cuando mueras?

3 Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.
Juan 17:3

¿Tienes a Jesucristo en tu corazón?

12 El que tiene al Hijo tiene la vida, y el que no tiene al Hijo de Dios, no tiene la vida.
13 Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios,  para que sepáis que tenéis vida eterna.
1 Juan 5:12-13

Dios quiere que sepamos antes de morir, como es que podemos heredar la vida eterna.
¿Lo crees?

Si te has burlado de Jesús, has andado a tu manera por tus caminos o has sido incrédulo; hoy te puedes poner a cuentas con Dios. Pídele perdón con todo tu corazón y acepta el sacrificio que Jesús hizo en la cruz para pagar por tu pecado.
El único Dios verdadero se manifestará en tu vida para guiarte a toda la Verdad.
Dios, en nombre de Jesús, te bendiga grandemente.

Cree en el Señor Jesús, y serás salvo, tú y toda tu casa.
Hechos 16:31

 

Esta entrada fue publicada en Confianza, Esperanza, Mensajes, Promesas, Vida Espiritual y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿A quién iremos?

  1. Ani dijo:

    Antes de conocer a Cristo, inclusive yo creía en la reencarnación. Hasta que me encontré con esto:

    27 Y así como está decretado que los hombres mueran una sola vez, y después de esto, el juicio, 28 así también Cristo, habiendo sido ofrecido una vez para llevar los pecados de muchos, aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvación de los que ansiosamente le esperan.
    Hebreos 9:27-28

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *