Pregúntale a Dios

Por: Ani Garza T
Dic. 3, 2011

.

.

¿Cuántas veces nos metemos en aprietos o problemas por tomar decisiones equivocadas? ¿Cuántas veces decimos o hacemos cosas que no están bien y perdemos la paz? Aún queriendo hacer lo correcto. ¿Te ha pasado?

Jesus dijo: “Yo soy la luz del mundo, el que me sigue no andará en tinieblas.” Si no estamos en Cristo, si no lo seguimos, andamos en tinieblas, sin poder ver claro, y una y otra vez tomaremos decisiones a obscuras que nos llevarán a toparnos con pared.
Cuando no conocemos la Palabra de Dios, que es luz a nuestro caminar, seguiremos tomando malas decisiones sin darnos cuenta de las consecuencias que llegarán.

Pero hoy quiero dirigirme no a las personas que aún no han tenido el privilegio de encontrarse con el Señor, sino para los que ya hemos decidido caminar con Él y aún así pasamos por situaciones difíciles en nuestra vida; ya sea por malas decisiones que nosotros tomamos o por las decisiones que toman otras personas y nos afectan.

Hoy solamente quiero recordarte lo que Dios nos ha dejado a sus hijos, los que hemos recibido a Jesús, es algo muy especial y valioso, que esta con nosotros siempre y que las personas que están en el mundo no conocen. ¿Sabes que es?  Es una promesa que Jesús nos ha dejado a los que hemos decidido amarlo y seguir sus mandamientos:

Si me amáis, guardaréis mis mandamientos. Y yo rogaré al Padre, y El os dará otro Consolador para que esté con vosotros para siempre; es decir, el Espíritu de verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque ni le ve ni le conoce, pero vosotros sí le conocéis porque mora con vosotros y estará en vosotros.
Juan 14:15-17

Así es, Dios nos ha dejado al Espíritu Santo quién nos Consuela cuando pasamos por situaciones difíciles de dolor en nuestra vida. Es por medio del Espíritu Santo que podemos comprender que Dios tiene un propósito mayor por el cual nos ha permitido pasar por esa situación, y aún así, podemos estar en paz. Solamente por medio del Espíritu Santo es que podemos conocer y comprender lo que es de Dios.
Porque, ¿quién conoce las cosas de los hombres? Sino los hombres mismos. Y,  ¿quién conoce las cosas de Dios? Solamente el Espíritu Santo que Dios ha hecho morar en nosotros. El Espíritu Santo es quién puede consolarnos, así es que si estás pasando por alguna situación de dolor, ve a quién te puede consolar.

Quizá te sientas así porque ahora no sabes que hacer; recuerda también que Dios es el Admirable Consejero, y si lo que necesitas es tomar una buena decisión para enfrentar lo que sigue, entonces: Pregúntale a Dios.  Es Dios quién te puede dar al mejor consejo; es su especialidad.

Dios es muy claro en Su Palabra y te responderá con la Verdad, no necesariamente con lo que te gustaría escuchar; pero sí con lo que traerá bendición y paz a tu vida.  Busca a Dios para que sea El quién te guíe a tomar la mejor decisión, lo que es correcto y verás como obtendrás la victoria por medio de Él, quien te ama de verdad.

Dios espera que vayamos a Él en todo momento, porque Él tiene el mejor consejo y la respuesta que necesitamos en cada instante de nuestra vida.
No te preocupes por nada… solamente presenta tus peticiones delante de Él:

6 No se preocupen por nada. Más bien, oren y pídanle a Dios todo lo que necesiten, y sean agradecidos. 7 Así Dios les dará su paz, esa paz que la gente de este mundo no alcanza a comprender, pero que protege el corazón y el entendimiento de los que ya son de Cristo.
Filipenses 4:6-7

Confía en Dios:

Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado.
Isaias 26:3

No te inquietes, decide pasar  tiempo de intimidad con Dios presentándole tus peticiones con acción de gracias, y Él te responderá, te dará una respuesta clara, porque El es luz a tu caminar.

Confía en el SEÑOR con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento. Reconócele en todos tus caminos, y El enderezará tus sendas.
No seas sabio a tus propios ojos, teme al SEÑOR y apártate del mal.
Proverbios 3:5-7

Pide el Consejo del Señor y ponlo por obra; y verás el favor de Dios obrando sobre tu vida.

No seas vencido por el mal, sino vence con el bien el mal.
Romanos 12:21

No digas: Yo pagaré mal por mal; espera en el Señor, y El te salvará.
Proverbios 20:22

El que extravía a los rectos por el mal camino, en su propia fosa caerá; pero los íntegros heredarán el bien.
Proverbios 28:10

Amados, nunca os venguéis vosotros mismos, sino dad lugar a la ira de Dios, porque escrito está: Mia es la venganza, yo pagare, dice el Señor.
Romanos 12:19

Y cuando estéis orando, perdonad si tenéis algo contra alguien, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone vuestras transgresiones.
Pero si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos perdonará vuestras transgresiones.
Marcos 11:25-26

¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El celosamente anhela el Espíritu que ha hecho morar en nosotros?
Pero El da mayor gracia. Por eso dice: Dios resiste a los soberbios pero da gracia a los humildes.
Santiago 4:5-6

Y no es embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución, sino sed llenos del Espíritu.
Efesios 5:18

Te encargo solemnemente, en la presencia de Dios y de Cristo Jesús, que ha de juzgar a los vivos y a los muertos, por su manifestación y por su reino:
Predica la palabra; insiste a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con mucha paciencia e instrucción.
Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino qué teniendo comezón de oídos, acumularán para sí maestros conforme a sus propios deseos;
y apartarán sus oídos de la verdad, y se volverán a mitos.
Pero tú, sé sobrio en todas las cosas, sufre penalidades, haz el trabajo de un evangelista, cumple tu ministerio.
2 Timoteo 4:1-5

Jesus les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.
El que crea y sea bautizado será salvo; pero el que no crea será condenado.
Y estas señales acompañarán a los que han creído: en mi nombre echarán fuera demonios, hablarán en nuevas lenguas; tomarán serpientes en las manos, y aunque beban algo mortífero, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán las manos, y se pondrán bien.
Marcos 16:15-18

Dios tiene una respuesta clara y el mejor consejo a cada una de nuestras inquietudes. Él ya ha dejado los mejores consejos escritos en Su Palabra, en la Biblia.
Estos han sido algunas consejos que Dios me ha dado en esta semana.
Espero que sean también respuestas a algunas de las situaciones por las que estas pasando.

Porque ¿busco ahora el favor de los hombres o el de Dios? ¿O me esfuerzo por agradar a los hombres? Si yo todavía estuviera tratando de agradar a los hombres, no sería siervo de Cristo.
Gálatas 1:10

 

Publicado en Aflicciones, Confianza, Mensajes | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

La venganza

.

.

¿Te ha pasado que alguien hace algo o deja de hacer algo, que te lastima profundamente? Y aunque sabes que “debes dejar pasar la ofensa”, no dejas de darle vueltas en tu cabeza.

A mi me ha pasado algunas veces, y lo primero que pienso es: “en la siguiente oportunidad voy a hacerle exactamente lo mismo; nada mas, para que sepa lo que se siente.”
Y empezamos a saborear el como será esa dulce venganza.

Cuando no tenemos una relación con Dios, es de lo mas fácil dejar que ese pensamiento se anide en nuestra mente para después llevarlo acabo.
Y no solamente no nos sentimos mal de haberlo hecho, sino que además, lo disfrutamos.

Pero para los que conocemos a Dios, sabemos perfectamente bien lo que Él nos dice cuando pensamos así:

30 Pues conocemos al que dijo: Mia es la venganza, yo pagare.
Y otra vez: El Señor juzgara a su pueblo.

Hebreos 10:30

Y aún así, a veces insistimos en darle esa ayudadita a Dios para que la persona, entienda más fácil y mas pronto la lección.
Seguimos dándole vueltas al asunto, hasta que nos empezamos a sentir mal y mejor decidimos ir de rodillas para pedirle a Dios que nos de permiso para vengarnos un poquito.
Pero Dios, que es firme a Su Palabra nos vuelve a decir:

19 Amados, nunca os venguéis vosotros mismos, sino dad lugar a la ira de Dios, porque escrito está: Mia es la venganza, yo pagare, dice el Señor.
Romanos 12:19

Y por sí esto fuera poco, además agrega:

20 Pero si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; y si tiene sed, dale de beber, porque haciendo esto, carbones encendidos amontonaras sobre su cabeza.
21 No seas vencido por el mal, sino vence con el bien el mal.

Romanos 12:20

Y aún así, ahí seguimos, queriendo negociar con Dios, esperando que nos de otra Palabra para que podamos justificar el actuar  mal, pero con su permiso.
Hoy quiero decirte, que Dios no nos dará permiso para actuar de esa manera. Aunque Él respeta nuestra decisión, ya que nos creo con libre albedrío, está en nosotros decidir una de dos opciones:
1.- obedecer a Dios y no tomar venganza
2.- hacerlo a nuestra manera

Y sabes, una y otra vez he comprobado que en nuestras propias fuerzas es muy difícil tomar una buena decisión cuando estamos molestos, enojados o sentidos. Pero lo mejor de todo, es que Dios sabe por lo que luchamos; y cuando le confesamos con sinceridad lo que sentimos, Dios nos ayuda.
El Espíritu Santo que Él ha hecho morar en nosotros cuando recibimos a Jesús, nos incomoda tanto, que no nos permite obrar mal.
Y yo no sé como Le hace, pero acomoda las cosas de tal manera, que ya no aparece alguna oportunidad para llevar a cabo la venganza.
¿Te ha pasado esto?

Cuando Dios obra, y se atraviesa en esa oportunidad, caemos en cuenta de que no venía al caso la venganza que estábamos tramando, se nos quita la intención de lastimar a la otra persona y nos sentimos mal de haberlo pensado.
Seguimos meditando en lo que Dios nos dice, y recordamos el siguiente pasaje:

28 Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito.
Romanos 8:28

Confiamos en que Dios tiene un motivo para cada cosa que permite y que aún esa situación, Dios la utilizará para ayudarnos a cumplir el Propósito para el cual nos ha llamado.

Si hoy estas pasando por alguna situación en dónde alguien te ha lastimado, y estas pensando pagarle igual; llévale tu carga y dolor al Señor y con sinceridad exprésale lo que sientes, y verás como Él, de una manera sobrenatural estorbará o impedirá que lleves a cabo esa venganza, y a cambio traerá paz a tu vida.
No será con tus propias fuerzas, sino que Él se atravesará para que puedas cumplir con Su Palabra, y Su Espíritu Santo te guiará a hacer lo correcto.
Lo único que necesitas es ser sincero y reconocer ese mal pensamiento; llevarlo a los pies de Cristo y Él te animará a pagar con bien.

Para los que amamos a Dios y se lo demostramos al obedecerlo, TODO obra para bien.

Espera en el Señor, confía en sus sabios consejos y Él te dará su favor y hará algo para bendecirte, que te sorprenderá.

Dios te bendiga, y puedas declarar:

“El gozo del Señor, ¡es mi fortaleza!”

 

Publicado en Aflicciones, Mensajes, Valores, Vida Espiritual | Etiquetado , , , | Deja un comentario

La mentira es mentira

.

.

La mentira sigue siendo mentira aunque muchos crean en ella.  Hay personas que realmente creen, que si la mayoría de las personas empieza a pensar de tal manera, eso se convertirá en verdad.

Y ahora, hay cientos de falsas doctrinas siendo enseñadas por maestros que no disciernen la verdad de la mentira, que tienen cientos de seguidores queriéndose fusionar en ese pensamiento.  Jesús los llamó: “ciegos guías de ciegos”.

Cuando no conocemos la Verdad, es muy fácil llegar a creer que porque la mayoría esta creyendo en algo, eso lo hace una verdad. Y vemos ahora a tantos jóvenes confundidos: negando hasta la existencia de Dios, rebelándose a los padres con la bandera de que “sus ideas” merecen ser respetadas. Y en vez de escuchar el consejo de sus padres y la sabiduría de Dios, prefieren escuchar a los falsos maestros que les hablan de su “derecho de hacer” lo que les pegue en gana, siempre y cuando no dañen a nadie; sin darse cuenta el daño que se están haciendo a ellos mismos.
Y sí, finalmente están escogiendo su actuar; pero sin darse cuenta de que no podrán escoger las consecuencias que sus malas decisiones traerán a sus vidas.

¿Cómo podemos discernir la verdad de la mentira? Conociendo la Verdad. Solamente cuando lleguemos a conocer la Verdad, entonces será fácil identificar lo que es mentira.
Desgraciadamente también muchos han caído en la falsa creencia de que no existe la Verdad Absoluta; y de que más bien, todo es relativo dependiendo del: tiempo en que vivimos, el lugar y la cultura; y con esa creencia, muchos están decidiendo por si mismos lo que es verdad y es mentira, lo que es bueno y lo que es malo, según sea su conveniencia.

Pero Dios ha dejado muy claro lo que es La Verdad:

Yo soy el Camino, La Verdad y la Vida; y nadie viene al Padre sino por mi.
Juan 14:6

Su Palabra es Verdad. Jesús es la misma Palabra de Dios hecha carne, para dar testimonio de que todo lo que Dios ha dicho y nos ha dejado escrito en la Biblia ES Verdad, y todo lo que ahí esta escrito se ha cumplido, se está cumpliendo y se cumplirá.

17 No penséis que he venido para abolir la ley o los profetas; no he venido para abolir, sino para cumplir. 18 Porque en verdad os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, no se perderá ni la letra más pequeña ni una tilde de la ley hasta que toda se cumpla.
Mateo 5:17-18

Y aunque muchos dicen que las cosas cambian, y que todo cambia o evoluciona; Dios también ha dejado muy claro que Su Palabra no cambia.

8 Sécase la hierba, marchítase la flor,
mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre.
Isaías 40:8

35 El cielo y la tierra pasarán, mas mis palabras no pasarán.
Mateo 24:35

Él ha dejado principios que no cambian; y aunque las personas quieran cambiar esos principios y hacer nuevas leyes, dogmas, doctrinas o teorías; Dios no lo hará, y seremos juzgados por lo que Él ha dicho, y no por lo que un grupo grande de personas diga o haga.

13 Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y amplia es la senda que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella. 14 Porque estrecha es la puerta y angosta la senda que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.
Mateo 7:13-14

Dios ha puesto delante de nosotros dos caminos:

15 Mira, yo he puesto hoy delante de ti la vida y el bien, la muerte y el mal; 16 pues te ordeno hoy amar al Señor tu Dios, andar en sus caminos y guardar sus mandamientos, sus estatutos y sus decretos, para que vivas y te multipliques, a fin de que el Señor tu Dios te bendiga en la tierra que vas a entrar para poseerla. 17 Pero si tu corazón se desvía y no escuchas, sino que te dejas arrastrar y te postras ante otros dioses y los sirves, 18 yo os declaro hoy que ciertamente pereceréis.
Deuteronomio 30:15-18

No nos dejemos engañar por falsas doctrinas, Dios es claro en Su Palabra y Él tiene planes de bendición para nosotros, decidamos escuchar su voz y andar en sus caminos.

11 “Porque yo sé los planes que tengo para vosotros” —declara el Señor— “planes de bienestar y no de calamidad, para daros un futuro y una esperanza. 12 “Me invocaréis, y vendréis a rogarme, y yo os escucharé. 13 “Me buscaréis y me encontraréis, cuando me busquéis de todo corazón.”
Jeremías 29:11-13

 

Publicado en Engaño espiritual, Esperanza, Mensajes, Nueva Era | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Dios es Padre

Todos-somos-criaturas-640En más de una ocasión he escuchado a personas dirigirse a Dios como Dios-Padre-Madre. Y lo primero que me pregunto al escucharlas es: ¿A qué Dios se refieren? Porque el Dios que he tenido el privilegio de conocer, el de la Biblia es: Padre, Hijo (Jesús) y Espíritu Santo.

Jesús oraba al Padre, Él decía que no había venido a hacer su voluntad, sino la del Padre que lo envió.  Y cuando los discípulos le pidieron a Jesús que les enseñara a orar, Jesús, como modelo de oración les enseñó el Padre Nuestro.

Entonces, ¿por qué algunas personas quieren referirse a Dios como: madre?
Falsas doctrinas que vienen de la corriente de la nueva era, en donde pretenden enseñar a: que cada quién se cree un dios a su manera, rechazando al único Dios verdadero que es el de la Biblia.

Meditemos en algunos pasajes, para que podamos sembrar el principio de Quién es realmente Dios y cómo debemos referirnos a Él.

6 un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos, por todos y en todos.
Efesios 4:6

42 Jesús les dijo: “Si Dios fuera su Padre, Me amarían, porque Yo salí de Dios y vine de El, pues no he venido por Mi propia iniciativa, sino que El Me envió.
Juan 8:42

9 Jesús le dijo: “¿Tanto tiempo he estado con ustedes, y todavía no Me conoces, Felipe? El que Me ha visto a Mí, ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: ‘Muéstranos al Padre’?
Juan 14:9

¿Cómo le llamo Jesús a Dios en la peor aflicción de su vida?

42 diciendo: “Padre, si es Tu voluntad, aparta de Mí esta copa; pero no se haga Mi voluntad, sino la Tuya.”
Lucas 22:42

Entonces, ¿Podemos llamar a Dios: Madre? No, no lo podemos llamar Madre, porque Jesús nos enseñó a llamarlo Padre, y Jesús es Dios mismo hecho carne para mostrarnos el Camino para relacionarnos con Él.

Ustedes, pues, oren de esta manera:
Padre nuestro que estás en los cielos,
Santificado sea Tu nombre.
Mateo 6:9

Y para poder llamar a Dios: Padre; es necesario que seamos adoptados sus hijos mediante la forma en la que Él ha establecido; y así poder llamarlo: Padre, Papá, Abba o Papi y ser herederos de todas sus promesas.

12 Pero a todos los que Lo recibieron (Jesús), les dio el derecho (el poder) de llegar a ser hijos de Dios, es decir, a los que creen en Su nombre.
Juan 1:12

26 pues todos sois hijos de Dios mediante la fe en Cristo Jesús.
Gálatas 3:26

15 Pues no habéis recibido un espíritu de esclavitud para volver otra vez al temor, sino que habéis recibido un espíritu de adopción como hijos, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!
Romanos 8:15

Si hoy tienes alguna necesidad, y requieres que Dios Todopoderoso te ayude: clama a Él, reconcilia te confesando tu pecado y recibe a su Hijo Jesús, quién pago en la cruz y así seas adoptado hijo, y creyendo, puedas recibir toda la ayuda de tu Padre que está en el Cielo.

13 Y todo lo que pidáis en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.  14 Si me pedís algo en mi nombre, yo lo haré.
Juan 14:13-14

 

Publicado en Engaño espiritual, Mensajes, Nueva Era, Promesas, Sabiduría | Etiquetado , , | Deja un comentario