Tu nombre escrito

Tu-Nombre-640Ahora que  Coca Cola ha sacado los envases con nombres personales, me doy cuenta de como está siendo un tema más de que hablar. Las imágenes con los nombres de nuestros amigos circulan por la red y nos sentimos muy apreciados cuando alguien nos envía la imagen del envase con nuestro nombre.

Muchas personas se pasan varios minutos y hasta horas, buscando el envase con su nombre en la tienda; y cuando no lo encuentran, utilizan un editor de imágenes para poner su nombre y mostrarlo a los demás.  Está teniendo tanto auge, que ya Coca Cola está aceptando pedidos de nombres específicos a través de su Página Web.
¡Las personas queremos ver nuestro nombre escrito en una lata de Coca-Cola!

¡Que bueno que tu nombre esté escrito en una lata, es divertido!

Pero, ¿estamos conscientes de que es mucho más importante que nuestro nombre este escrito en El Libro de la Vida?

De esto dependerá en donde pasaremos nuestra eternidad.  ¿Sabes si tu nombre ya está escrito en el Libro de la Vida?

Hoy es un buen día para saberlo.  Primero, ¿Qué es el Libro de la Vida? En algunas versiones de la Biblia, también dice: El Libro de la Vida Eterna.

El Libro de la Vida es el Libro de Jesús, es el Libro del Cordero.

Jesús dijo: “Yo Soy el Camino, La Verdad y La Vida; y nadie viene al Padre sino por mi.”
Juan 14:6

El Libro de la Vida, es el Libro de Jesús.  Y ahí están anotados todos los nombres de las personas que heredarán la vida eterna, los que irán al Cielo.
Son los hombres y mujeres que se han encontrado con Jesús y están firmes en Él, los que han creído en el Evangelio y como consecuencia, lo comparten a otros.

Pablo lo dijo así a la Iglesia que se encontraba en Filipos:

1 Así que, hermanos míos, amados y añorados, gozo y corona mía, estén así firmes en el Señor, amados.
2 Ruego a Evodia y a Síntique, que vivan en armonía (que sean del mismo sentir) en el Señor. 3 En verdad, fiel compañero, también te ruego que ayudes a estas mujeres que han compartido mis luchas en la causa del evangelio, junto con Clemente y los demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el Libro de la Vida.
Filipenses 4:1-2

¿Por qué es importante que nuestros nombres estén escritos en este Libro desde hoy?
Porque todos moriremos algún día, aunque no sabemos cuando, sí sabemos que es seguro; y vendremos a juicio…

27 Y así como está decretado (establecido) que los hombres mueran una sola vez, y después de esto, el juicio, 28 así también Cristo, habiendo sido ofrecido una vez para llevar los pecados de muchos, aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvación de los que ansiosamente Lo esperan.
Hebreos 9:27-28

Y en el juicio se abrirán los libros:

11 Vi un gran trono blanco y a Aquél que estaba sentado en él, de cuya presencia huyeron la tierra y el cielo, y no se halló lugar para ellos. 12 También vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie delante del trono, y los libros (rollos) fueron abiertos. Otro libro (rollo) fue abierto, que es el Libro de la Vida, y los muertos fueron juzgados por lo que estaba escrito en los libros (rollos), según sus obras. 13 El mar entregó los muertos que estaban en él, y la Muerte y el Hades (la región de los muertos) entregaron a los muertos que estaban en ellos. Y fueron juzgados, cada uno según sus obras. 14 La Muerte y el Hades fueron arrojados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda: el lago de fuego. 15 Y el que no se encontraba inscrito en el Libro de la Vida fue arrojado al lago de fuego.
Apocalipsis 20:11-15

La Biblia habla de dos tipos de libros o rollos:
1) El Libro de la Vida: en donde están anotados todos los nombres de las personas que irán al cielo.
2) El Libro de las obras: este libro contiene anotadas todas las obras de los fieles, y dependiendo de lo que hayamos hecho con los talentos y dones que Dios nos ha dado, seremos recompensados (nos dará coronas).

Es muy importante considerar que el libro más importante es el Libro de la Vida, ya que si hemos hecho “muy buenas obras”, pero no estamos anotados en el Libro de la Vida; esas buenas obras de nada nos servirán.

Jesús es quién le confesará a Dios Padre que nuestro nombre ya ha sido escrito, asegúrate de que no sea borrado. Solamente Jesucristo nos puede dar la victoria, lavarnos y darnos vestiduras blancas.

5 El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles.
Apocalipsis 3:5

Si tu nombre aún no está escrito en el Libro de la Vida, es indispensable que te pongas a cuentas con Dios hoy mismo, es necesario venir a Jesucristo y pedirle que escriba tu nombre en El Libro de la Vida, para que puedas heredar la vida eterna en el cielo.

16 Entonces los que temían al Señor se hablaron unos a otros, y el Señor prestó atención y escuchó, y fue escrito delante de El un libro memorial para los que temen al Señor y para los que estiman su nombre. 17 Y ellos serán míos —dice el Señor de los ejércitos— el día en que yo prepare mi tesoro especial, y los perdonaré como un hombre perdona al hijo que le sirve. 18 Entonces volveréis a distinguir entre el justo y el impío, entre el que sirve a Dios y el que no le sirve.
Malaquías 3:16-18

Si tu, ya has tenido el privilegio de haberte encontrado con Jesucristo, te has arrepentido de tu pecado y Él te ha perdonado, cuida esa preciosa salvación, para que tu nombre no sea borrado del Libro de la Vida.

20 He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.
Apocalipsis 3:20

Dios te bendiga!

 

Publicado en Mensajes, Promesas, Vida Espiritual, Vida eterna | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

La Tercer Persona de Dios

Por Ani Garza T
Julio 12, 2014

La tercer persona de DiosHace algunos días tuve la oportunidad de platicar con un adolescente, que me comentaba como después de diez años de estar escuchando de la Palabra de Dios, no había tenido la necesidad de recibir a Jesús en su corazón.
Y cómo ahora, después de haber tomado la decisión de aceptarlo en su vida, se siente en paz y con la plena seguridad de ir al cielo, a encontrarse con Él cara a cara cuando muera o cuando Jesús venga por Su Iglesia.

Entre todo lo que estuvimos platicando, me comentaba que uno de sus hermanos le decía que: aunque también había invitado a Jesús a su corazón, se sentía inquieto por no estar seguro de si Jesús había entrado, ya que no sentía “nada en especial”.

En ese momento, solamente le comenté que Dios le daría esa certeza en Su Tiempo.
Y hoy quiero compartir un mensaje que nos ayudará a comprender si realmente Jesús, en Su Espíritu Santo ha venido a morar en nosotros.
Muchos dicen creer en la Santísima Trinidad, Dios en tres personas: Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo; pero pocos conocen a la persona del Espíritu Santo y sus atributos o funciones.

¿Cómo puedo saber si Dios, en Su Espíritu Santo mora en mi? Creo que es una pregunta que todos nos debemos hacer, pero lo más importante es saber si es el Espíritu Santo quien mora en nosotros, y no algún otro espíritu que nada tiene que ver con el Dios verdadero.

Cuando decidimos recibir a Dios en nuestra vida, poniéndonos a cuentas con Él, confesando nuestros pecados y reconociendo que Jesús pagó por ellos en la cruz, y que resucitó al tercer día y ahora está sentado a la derecha del Padre… es cuando empezamos a relacionarnos con Él.
Cuando decidimos dejar de lado nuestra “religiosidad”, independencia e incredulidad, y reconocemos que Lo necesitamos y clamamos a Él con un corazón sincero, Dios mismo responde.

Cuando recibes a Jesús en tu vida, como Salvador y Señor, pasas a ser el Templo de Su Espíritu Santo y por eso ahora cuidas tu cuerpo: ya no te emborrachas, no fumas, no hablas majaderías y no permites que cualquiera imponga manos sobre ti; y si haces algo de esto, te sientes muy incómodo, porque su Espíritu te incomoda.

19 ¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? 20 Pues por precio habéis sido comprados; por tanto, glorificad a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.
1 Corintios 6:19-20

16 ¿No sabéis que sois templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotros? 17 Si alguno destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá a él, porque el templo de Dios es santo, y eso es lo que vosotros sois.
1 Corintios 3:16-17

¿Sabes que Dios ha decidido venir a morar en ti? ¿Te reconoces como su casa, como el templo en donde Dios habita? ¿Sabes que ahora tienes dueño, porque fuiste comprado a precio de sangre? ¿Estás conociendo la Verdad? 

El Espíritu Santo te guía a la Verdad de La Palabra de Dios.
Y ahora buscas aclarar cualquier situación buscando lo que dice Dios: yendo a la Verdad, a la Fuente de Sabiduría, a la Biblia. Decides poner cualquier libro, filosofía, pensamiento o creencia a la Luz de la Biblia, y no al revés. La Palabra de Dios se convierte en Luz a tu Caminar.

13 Pero cuando El, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y os hará saber lo que habrá de venir.
Juan 16:13

Cuando el Espiritu Santo llega a tu vida, se convierte en tu guía espiritual, te guiará a la Verdad y serás enseñado por ÉL.

Otra de las funciones del Espíritu Santo es que te convence de pecado. Hoy, las nuevas filosofías o movimientos, que no creen en el Dios verdadero, buscan diluir el pecado, y prefieren llamarle errores o ignorancia; auto justificando su conducta al decir que son mucho los que viven así. Pero la Palabra de Dios no cambia, permanece para siempre, y Dios sigue llamando pecado a la incredulidad y a la trasgresión de su ley.
Cuando el Espíritu Santo mora en ti, te convencerá del pecado en tu vida, llevándote al arrepentimiento, en vez de a la auto justificación.

8 Y cuando El venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio; 9 de pecado, porque no creen en mí;
Juan 16:8

Pasas a ser adoptado y te sabes hijo de Dios, y ahora puedes llamarle Padre o Papá.

15 Pues no habéis recibido un espíritu de esclavitud para volver otra vez al temor, sino que habéis recibido un espíritu de adopción como hijos, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! 16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios,
Romanos 8:15-16

6 Y porque sois hijos, Dios ha enviado el Espíritu de su Hijo a nuestros corazones, clamando: ¡Abba! ¡Padre! 7 Por tanto, ya no eres siervo, sino hijo; y si hijo, también heredero por medio de Dios.
Gálatas 4:6-7

El Espíritu Santo, también nos ayuda a orar de acuerdo a la Voluntad de Dios, es el que intercede por nosotros en oración, porque no sabemos orar como conviene.

26 Y de la misma manera, también el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; porque no sabemos orar como debiéramos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles; 27 y aquel que escudriña los corazones sabe cuál es el sentir del Espíritu, porque El intercede por los santos conforme a la voluntad de Dios.
Romanos 8:26-27

Otra de las cosas maravillosas del Espíritu Santo cuando mora en ti, es que te hace saber que tienes un sello, un sello de que le perteneces a Dios. Te sabes sellado por el Espíritu Santo sabiendo que tienes un dueño que cuida de ti, Dios; y que siempre te llevará en la palma de su mano.

21 Ahora bien, el que nos confirma con vosotros en Cristo y el que nos ungió, es Dios, 22 quien también nos selló y nos dio el Espíritu en nuestro corazón como garantía.
2 Corintios 1:21-22

13
En El también vosotros, después de escuchar el mensaje de la verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído, fuisteis sellados en El con el Espíritu Santo de la promesa,
Efesios 1:13

30 Y no entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, por el cual fuisteis sellados para el día de la redención. 31 Sea quitada de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritos, maledicencia, así como toda malicia. 32 Sed más bien amables unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, así como también Dios os perdonó en Cristo.

Efesios 4:30-32

¿Te sabes sellado por el Espíritu Santo?
Si no estas seguro de que tienes el Espíritu Santo en tu vida, puedes pedírselo a Dios, y Él iniciará una obra en ti y la irá perfeccionando hasta el día de Su Venida.

13 Pues si vosotros siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?
Lucas 11:13

Solamente el Espíritu Santo de Dios podrá darte el testimonio de que has pasado a ser hijo y heredero de Dios, y coheredero con Jesucristo.
Una convicción que jamás te podrán quitar.

16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios, 17 y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si en verdad padecemos con El a fin de que también seamos glorificados con El.
Romanos 8:16-17

Dios, en nombre de Jesús, te bendiga y se revele a tu vida con poder.

 

Publicado en Mensajes, Uncategorized, Vida Espiritual | Etiquetado , , | Deja un comentario

Cristo viene

Por Ani Garza T
Julio 9, 2014

Cristo-vieneEstos últimos dias he estado meditando en los tiempos en los que estamos viviendo. Muchas de las profecías dadas en el Antiguo Testamento ya se han cumplido, y ya estamos en la generación en donde lo que sigue es que: Cristo venga por Su Iglesia.

Según el Antiguo Testamento Dios enviaría al Mesías, al Salvador, quién perdonaría nuestro pecado y nos reconciliaría con Él.

Sería Dios mismo viniendo en la persona de Emmanuel, Dios con nosotros, como Hijo, Hijo de una virgen adolescente y por obra del Espíritu Santo.
Dios con nosotros, Dios mismo hecho carne en la persona de Jesús.

Se profetizó que vendría como Hijo, como un bebé indefenso quién nacería en Belén, que crecería en estatura y sabiduría en Nazareth, y que sería crucificado en Jerusalén para pagar por los pecados de los que creen en El. Sería ese Cordero sin mancha, (representado en el Antiguo Testamento) sacrificado, para perdonar y quitar el pecado del mundo.
Se profetizó que como Jonás, estaría tres días en el “vientre” de la tierra, muerto, pero que vencería la muerte resucitando al tercer día.
Jesús capacitaría a sus discípulos, para que llevaran las Buenas Noticias,  el mensaje de Salvación al mundo entero. Después ascendería al cielo en cuerpo y alma para sentarse a la diestra de Dios Padre e interceder por los suyos, los que lo han recibido en su corazón haciéndolo el Único y Suficiente Salvador, Señor y Rey.

Cientos de eventos que habían sido profetizados en el Antiguo Testamento ya se han cumplido. ¿Qué sigue?

El próximo evento es que Jesucristo viene por Su Iglesia, la cual no es alguna “religión” o denominación en particular. Viene por Su Iglesia, por los que han recibido la revelación de parte del Padre de Quién es Jesús. La misma revelación que Pedro, el pescador y discípulo recibió de parte de Dios:

13 Cuando llegó Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? 14 Y ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; y otros, Elías; pero otros, Jeremías o uno de los profetas. 
15 El les dijo*:Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? 16 Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. 17 Y Jesús, respondiendo, le dijo: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo reveló carne ni sangre (persona), sino mi Padre que está en los cielos.
Mateo 16:13-15

Aquí podemos ver como Pedro reconoció quien era Jesús, y Jesús le dijo que esa revelación no puede venir de un ser humano, solamente Dios Padre es el que da la revelación.

Veamos lo que Jesús añadió:

18 Yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca, edificaré mi iglesia;  y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. 
Mateo 16:18

¿Dios Padre te ha dado ya esta revelación? Porque sobre  esta roca, esta gran verdad, este  fundamento de recibir la revelación de Quién es Jesús, Jesús mismo funda Su Iglesia. No sobre alguna persona, cómo algunos creen, sino sobre el fundamento de poder reconocer a Jesús como El Cristo, como el Hijo del Dios Viviente,  en dónde Él es la cabeza de Su Iglesia.

23 Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, siendo El mismo el Salvador del cuerpo.
Efesios 5:23

¿Has recibido ya esta revelación y decido seguir la Voluntad de Dios y a Quién Él envió? Escoge  la Verdad y la Vida, escoge a Jesús, escoge el Camino Angosto que te llevará a encontrarte con Cristo cara a cara y heredar la Vida Eterna con Él por siempre. Solamente en Cristo tenemos la Salvación.

11 Este Jesús es la PIEDRA DESECHADA por vosotros LOS CONSTRUCTORES, pero QUE HA VENIDO A SER LA PIEDRA ANGULAR. 12 Y en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo dado a los hombres, en el cual podamos ser salvos.
Hechos 4:12

Solamente en Cristo obtendremos la Salvación, no hay ningun otro fundamento, aunque muchos lo hayan rechazado, que el que ya esta puesto. Jesucristo es la roca en donde debemos fundamentar nuestra vida.

11 Pues nadie puede poner otro fundamento que el que ya está puesto, el cual es Jesucristo.
1 Corintios 3:11

Cristo viene por su Iglesia, es el próximo evento profetizado y ya todo está casi listo, para Dios un día es como mil años, y mil años como un día. Cristo viene pronto, podría ser en algunos años o podría ser hoy mismo, como ladrón en la noche, sin aviso alguno.
Nadie sabe cuando será Su Venida, solamente el Padre.
¿Cómo será Su Venida?

15 Por lo cual os decimos esto por la palabra del Señor: que nosotros los que estemos vivos y que permanezcamos hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. 16 Pues el Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con la trompeta de Dios, y los muertos en Cristo se levantarán primero. 17 Entonces nosotros, los que estemos vivos y que permanezcamos, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes al encuentro del Señor en el aire, y así estaremos con el Señor siempre.…
1 Tesalonicenses 4:15-17

Todo está casi listo…
Los cuatro imperios de la tierra profetizados en el libro de Daniel (por la estatua de diferente material) y en el Apocalipsis (por las cuatro bestias) antes de la venida de Cristo, ya se han formado y estamos en la última etapa.
Estos son: el imperio de Babilonia, el imperio Medo-Persa, el imperio de Grecia con Alejandro Magno y el último imperio, el Romano, en el cual se está desarrollando el “cuerno pequeño” que obtendrá gran poder y de donde saldrá el Anticristo. El anticristo se pondrá en el lugar de Dios, y querrá unificar a todo el mundo,  firmará un tratado mundial de paz, para que inmediatamente después venga la tribulación y la gran tribulación sobre todos los que están fuera de la Iglesia de Cristo.

Hay mucho de que hablar sobre este interesante tema, pero lo más importante es que te asegures de estar listo para la venida de Cristo. Y no te vayas a quedar a vivir en la gran tribulación.
Pídele a Dios con todo tu corazón que te de el don de arrepentimiento para que puedas recibir a Jesús en tu corazón, como Salvador, Señor y Rey; pídele a Dios Padre el Espíritu Santo para que venga a morar en tí y te guíe a la Verdad de Su Palabra, y Dios se encargará de lo demás.

No seamos incrédulo de la Promesa que Dios nos ha dado y nos quedemos atrás, porque Él la cumplirá y Cristo viene:

9 El Señor no se tarda en cumplir su promesa, según algunos entienden la tardanza, sino que es paciente para con vosotros, no queriendo que nadie perezca, sino que todos vengan al arrepentimiento.
2 Pedro 3:9

Acerquense a Dios, y El se acercará a ustedes.
Santiago 4:8

Dios, en nombre de Jesús, te bendiga y se revele con poder a tu vida!

 

Publicado en Engaño espiritual, Mensajes, Vida Espiritual, Vida eterna | Deja un comentario

Yo Soy el Pan de Vida

Por Ani Garza T
Junio 24, 2014

No-solo-de-pan-640
Hoy en la mañana, en la madrugada, me desperté meditando en un pasaje que hoy quiero compartir. Es un mensaje que Dios ha puesto en mi corazón desde hace algunos meses, y hoy le he pedido sabiduría para poder compartirlo, y también entendimiento para cada persona que lo leerá.



Yo soy el pan de la vida
; el que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mí nunca tendrá sed.

Juan 6:35

Jesús nos ha dejado cientos de enseñanzas, entre ellas, la importancia de comprender la necesidad que todos tenemos de alimentarnos.

Antes de continuar, es importante que comprendamos que solamente el que verdaderamente quiere conocer a Dios, y hacer Su Voluntad, podrá reconocer que las enseñanzas que Jesús nos deja, son de Dios y que Él es verdadero.

Así lo dijo Jesús:

16 Jesús entonces les respondió y dijo: Mi enseñanza no es mía, sino del que me envió. 17 Si alguien quiere hacer su voluntad, sabrá si mi enseñanza es de Dios o si hablo de mí mismo. 18 El que habla de sí mismo busca su propia gloria; pero el que busca la gloria del que le envió, éste es verdadero y no hay injusticia en El.
Juan 7:16-18

Las enseñanzas de Jesús, vienen directamente de quién lo envió, de Dios Padre.
¿Crees esto?

1 En el principio ya existía el Verbo (la Palabra), y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. 2 El estaba (existía) en el principio con Dios.
Juan 1:1-2

¿Quién era la Palabra que existía desde el principio?
Dios.

14 El Verbo (La Palabra) se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos Su gloria, gloria como del unigénito (único) del Padre, lleno de gracia y de verdad.
Juan 1:14

¿Quién se hizo carne, o sea: persona, y habitó entre nosotros?
La Palabra, que es Dios.

¿Cómo se llama Aquél que se hizo carne, y habitó entre nosotros?
El Unigénito del Padre, Jesús.

Dios se hizo carne y habitó entre nosotros en la persona de Jesús. Vino como Hijo, nació de una mujer virgen, de María, por obra del Espíritu Santo.
Juan el Bautista dio testimonio de que Jesús es el Hijo de Dios.

32 Juan también dio testimonio, diciendo: “He visto al Espíritu que descendía del cielo como paloma, y se posó sobre El. 33 Yo no Lo conocía, pero el que me envió a bautizar en agua me dijo: ‘Aquél sobre quien veas al Espíritu descender y posarse sobre El, Este es el que bautiza en el Espíritu Santo.’ 34 Y yo Lo he visto y he dado testimonio de que Este es el Hijo de Dios.”
Juan 1:32-34

Es indispensable creer que Jesús es Dios mismo, que siempre ha existido, desde el principio, y que se hizo carne en la persona de Jesús (cumpliendo las Escrituras), viniendo como Hijo, Hijo de Dios y nacido del vientre de María, concebido por obra del Espíritu Santo.

¿Por qué es tan importante comprender esto?
Porque La Palabra de Dios (Biblia/Escrituras), se hizo carne (persona); y Jesús nos ha mandado a comer de su carne, es decir: alimentarnos de Su Palabra, que es vida, vida espiritual.

Si de verdad queremos poner en práctica lo que Dios dice, debemos creer a Quién Dios ha enviado.

28 Entonces Le preguntaron: “¿Qué debemos hacer para poner en práctica las obras (la voluntad) de Dios?” 29 Jesús les respondió: “Esta es la obra de Dios: que crean en el que Él ha enviado.”
30 Le dijeron entonces: “¿Qué, pues, haces Tú como señal (milagro) para que veamos y Te creamos? ¿Qué obra haces? 31 Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: ‘LES DIO A COMER PAN DEL CIELO.’”32 Entonces Jesús les dijo: “En verdad les digo, que no es Moisés el que les ha dado el pan del cielo, sino que es Mi Padre el que les da el verdadero pan del cielo. 33 Porque el pan de Dios es el que baja del cielo, y da vida al mundo.” 34 “Señor, danos siempre este pan,” Le dijeron.
Juan 6:28-34

35 Jesús les dijo: “Yo soy el pan de la vida; el que viene a Mí no tendrá hambre, y el que cree en Mí nunca tendrá sed. 36 Pero ya les dije que aunque Me han visto, no creen. 37 Todo lo que el Padre Me da, vendrá a Mí; y al que viene a Mí, de ningún modo lo echaré fuera. 38 Porque he descendido del cielo, no para hacer Mi voluntad, sino la voluntad del que Me envió. 39 Y ésta es la voluntad del que Me envió: que de todo lo que Él Me ha dado Yo no pierda nada, sino que lo resucite en el día final. 40 Porque ésta es la voluntad de Mi Padre: que todo aquél que ve al Hijo y cree en El, tenga vida eterna, y Yo mismo lo resucitaré en el día final.”
Juan 6:35-40

Pero los judíos murmuraban entre ellos, porque no entendían lo que Jesús les decía.

41 Por eso los Judíos murmuraban de El, porque había dicho: “Yo soy el pan que descendió del cielo.” 42 Y decían: “¿No es éste Jesús, el hijo de José, cuyo padre y madre nosotros conocemos? ¿Cómo es que ahora dice: ‘Yo he descendido del cielo’?”
43 Jesús les dijo: “No murmuren entre sí. 44 Nadie puede venir a Mí si no lo trae el Padre que Me envió, y Yo lo resucitaré en el día final. 45 Escrito está en los profetas: ‘Y TODOS SERÁN ENSEÑADOS POR DIOS.’ Todo el que ha oído y aprendido del Padre, viene a Mí. 46 No es que alguien haya visto al Padre; sino Aquél que viene de Dios, Él ha visto al Padre. 47 En verdad les digo: el que cree, tiene vida eterna.
Juan 6:41-47

Nadie puede llegar a Jesús sino es porque Dios nos envía, cuando de todo corazón buscamos a Dios, al verdadero, Él siempre nos dirigirá a Su Palabra: a Jesús, para que podamos conocerlo.
Jesús les dice que no es Moisés (o alguna otra persona) quién les da el verdadero alimento, sino Dios Padre es quién envía el verdadero alimento, Su Palabra (refiriéndose a El mismo). Dios nos envía el verdadero Pan, el alimento espiritual; y no el maná, que era simple alimento físico.

48 Yo soy el pan de la vida. 49 Los padres (antepasados) de ustedes comieron el maná en el desierto, y murieron. 50 Este es el pan que desciende del cielo, para que el que coma de él, no muera. 51 Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguien come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que Yo también daré por la vida del mundo es Mi carne.”
Juan 6:48-51

Jesús les estaba diciendo que la manera de no morir (espiritualmente), es decir, tener vida eterna es mediante alimentarnos de su carne (de la Palabra de Dios). También les estaba diciendo que daría su vida, entregaría su cuerpo, para que pudiéramos heredar la vida eterna. Él sabía que pagaría en la cruz por nuestro pecado.
Pero veamos como los judíos se asombraron con toda razón, al escuchar esa palabra, porque como muchos, la tomaron de forma literal; pensando que Jesús esperaba que comieran su cuerpo, como si fueran caníbales.

52 Los Judíos, por tanto, discutían entre sí, diciendo: “¿Cómo puede Este darnos a comer Su carne?” 53 Entonces Jesús les dijo: “En verdad les digo, que si no comen la carne del Hijo del Hombre y beben Su sangre, no tienen vida en ustedes. 54 El que come Mi carne y bebe Mi sangre, tiene vida eterna, y Yo lo resucitaré en el día final. 55 Porque Mi carne es verdadera comida, y Mi sangre es verdadera bebida.
Juan 6:52-55

Y Jesús, aún después de ver como discutían por no entender, les reitera la importancia de comer Su carne, y beber Su sangre; queriéndose asegurar de que entendieran bien lo que les quería decir: en cuanto a la importancia de comer/alimentarse (espiritualmente).

59 Esto dijo Jesús en la sinagoga, cuando enseñaba en Capernaúm.
Y los discípulos tampoco entendieron a lo que Jesús se refería, y por eso se les hacía muy dura esa declaración.
60 Por eso muchos de Sus discípulos, cuando oyeron esto, dijeron: “Dura es esta declaración; ¿quién puede escucharla?” 61 Pero Jesús, consciente de que Sus discípulos murmuraban por esto, les dijo: “¿Esto los escandaliza (los hace tropezar)? 62 ¿Pues qué si vieran al Hijo del Hombre ascender adonde estaba antes?
Juan 6:59-62

Porque Jesús, también sabía que dudarían de su resurrección. Pero en el libro de Hechos 1:9-11, podemos leer como después de los 40 días de Su resurrección, Jesús asciende al cielo en cuerpo y alma.

Pero volviendo al tema… me encanta, la insistencia y la paciencia de Jesús; y como después de hacer tanto énfasis en la importancia de alimentarnos de Él (en el sentido espiritual y no físico), acaba aclarándoles su mal entendido.  ¡Me encanta!

63 El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que Yo les he hablado son espíritu y son vida.
Juan 6:63

Y aún después de ser tan contundente con su declaración, sabe que todavía hay algunos que no creen, y agrega:

64 “Pero hay algunos de ustedes que no creen”.
Juan 6:64

Por supuesto que entendemos que es el Espíritu lo que nos da la vida, las palabras de Jesús: son espíritu y son vida; la carne, para nada aprovecha, hoy la comemos y mañana la desechamos; pero la Palabra de Dios es la que alimenta y fortalece nuestro espíritu (es leche para el infante, el recién nacido espiritual; y alimento sólido para el adulto), La Palabra de Dios es viva y eficaz y cumple el propósito por el cual Dios la envía.

Cuando Jesús dice que: “comamos su carne”, se refiere a que: “nos alimentemos de Su Palabra”, que leamos la Biblia, y que creamos que Él entregó su cuerpo en la cruz para pagar por nuestro pecado, darnos una nueva vida en Él y así podamos heredar la vida eterna.

Cuando Jesús dijo que Él era la Luz, no se convirtió en un foco; sino que se refería a que Su Palabra es Luz a nuestro caminar.  Cuando Jesús dijo que El era la Puerta, no se convirtió en una puerta de madera o de fierro; sino que se refería a que Él es la Única Entrada al Cielo, a la Vida Eterna. Cuando Jesús dijo que El era El Camino, no se convirtió en una carretera; sino que se refería a que andemos en Él.

Dios, por medio de Su Espíritu Santo, nos de la capacidad de discernir Su Palabra, para que podamos comprender cuando nos habla de forma literal o por medio de parábolas y metáforas; y no perdamos sus bendiciones por ignorar las Escrituras.

Lee tu Biblia y permite que Dios te hable, pídele al Espíritu Santo que te ayude a comprenderla. El Espíritu Santo es Quién nos guía a la Verdad de la Palabra de Dios.
Y no permitas que nadie te engañe, al decirte que no la podrás entender.

En el siguiente mensaje estaremos compartiendo el siguiente pasaje:

23 Porque yo recibí del Señor lo mismo que les he enseñado: que el Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó pan, 24 y después de dar gracias, lo partió y dijo: “Esto es Mi cuerpo que es para ustedes; hagan esto en memoria de Mí.”
25 De la misma manera tomó también la copa después de haber cenado, diciendo: “Esta copa es el nuevo pacto en Mi sangre; hagan esto cuantas veces la beban en memoria de Mí.”26 Porque todas las veces que coman este pan y beban esta copa, proclaman la muerte del Señor hasta que El venga.
1 Corintios 11:23-26

Porque El Señor viene, y viene pronto por Su Iglesia. Él entregó su cuerpo y derramó su sangre con un propósito: para que los que creemos en Él, podamos saber que tenemos la vida eterna. Porque El murió y resucitó, venciendo la muerte; y Jesús está vivo, sentado a la derecha del Padre intercediendo por nosotros, y preparando morada en el cielo en la casa de nuestro Padre; viene pronto!

Dios, en nombre de Jesús nos bendiga, y nos abra el entendimiento y nos de mucha hambre para alimentarnos de Su Palabra, porque si nos dedicamos a comer solamente el maná o el pan para nuestro cuerpo físico, moriremos espiritualmente.

63 El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovechalas palabras que Yo les he hablado son espíritu y son vida.
Juan 6:63

 

Publicado en Engaño espiritual, Esperanza, Jesus dijo:, Mensajes, Promesas, Vida Espiritual, Vida eterna | Etiquetado , , | Deja un comentario